domingo, enero 31, 2016

"¿DÓNDE APRENDO?"

Pulsando AQUÍ llegará a un apartado en donde he reunido las direcciones de las páginas en la Red que me han parecido más claras y didácticas  para AQUELLOS QUE QUIEREN INICIARSE EN EL BDSM .
elfarosm@hotmail.com

jueves, enero 21, 2016

ENTREVISTA A EL FARO



La página http://aldeasado.com.ar ha publicado la entrevista a El Faro, realizada por la uruguaya Ana Karen Blanco, escritora de decenas de artículos y relatos sobre Spanking, ganadora de varios premios literarios y autora de la maravillosa novela de temática BDSM "Sin mirar atrás".

"Las personas atropelladas como yo solemos equivocarnos bastante, tanto en nuestras acciones como en muchas de las conclusiones a las que llegamos, sobre todo si se trata de ciertas actitudes.El día que descubrí el blog El Faro me gustó mucho el título, hasta que supe que era debido al nombre de su autor. En aquel momento pensé que debía ser una persona engreída con un nick presuntuoso. Hasta que comencé a leer sus artículos y entonces debí tragarme mis pensamientos.
Busqué en el diccionario de la R.A.E. la palabra FARO y esto fue lo que encontré:
Faro
Del lat. pharus,  isla cercana al puerto de Alejandría, en la que se construyó el más famoso faro de la Antigüedad.
1. m. Torre alta en las costas, con luz en su parte superior, para que durante la noche sirva de señal a los navegantes.
2. m. Farol con potente reverbero.
3. m. Cada uno de los focos delanteros de los vehículos automotores.
4. m. Aquello que da luz en un asunto, lo que sirve de guía a la inteligencia o a la conducta.

Leyendo los artículos de este blog me di cuenta que la cuarta definición es la correcta, tanto para el nombre del blog como para su autor, porque es uno de los mejores sitios en la red para las personas que recién comienzan o/y para aquellos que tienen preguntas sobre prácticas, relacionamiento, dudas, sentimientos de culpa o tantos otros temas dentro del BDSM.El Señor El Faro actúa como tal, dando luz y guiando a los practicantes noveles o a quienes ya no lo son tanto.No sé qué les pasará a ustedes, pero cuando yo debo enfrentarme a una personalidad como la de esta cita me siento bastante apabullada, sabiendo de antemano que no estaré a la altura del entrevistado y deseando que al menos las preguntas sean dignas. Para eso quise conocerlo, saber un poco más de Él y me recibió con una generosidad infinita, haciendo gala de Su caballerosidad y don de gente. El Señor El Faro es el tipo de Dominante que impone respeto aún sin estar físicamente presente, alguien a quien no le hace falta hablar para ejercer Su Rol. Tiene el rostro de la experiencia, la sonrisa bien dispuesta y franca detrás de su barba. Sus ojos escudriñan todo, no dejan pasar ningún detalle, y hasta pareciera que se puede escuchar a su cerebro colocar la información obtenida en el archivo correspondiente, todo calculado con precisión militar.
Hay una frase que dice: “Los silencios también hablan”. Yo les aseguro que delante de este Señor, los silencios –que no eran más que pausas en una conversación- me parecieron gritos estridentes, y creo que acertaría si dijera que Él no solo lo sabía, sino que como buen Sádico gozaba con mi nerviosismo. ¿Y qué se le puede preguntar a semejante personaje? ¿Cuáles serán sus respuestas? Los invito a que me acompañen en esta aventura disfrazada de entrevista.



P:Antes que nada, permítame agradecerle por acceder a esta entrevista para la nueva web de Aldea Sado". Mi primera pregunta: ¿Qué es para Usted el BDSM? ¿Un estilo de vida, un juego meramente sexual, sexo con aditamentos, violencia de género camuflada…?

R:Para mí el BDSM tiene ante todo la utilidad de aportar equilibrio emocional a quien lo practica, además de ser un espacio lúdico.

Para las sumisas que he tenido e incluso en la mayoría de las que he tutelado, he intentado que el BDSM sea algo más que un área lúdica. El BDSM puede aportar alegría, bienestar y equilibrio a la persona que lo practica, tanto en el Amo como en la sumisa, e incluso constituir un instrumento de crecimiento personal muy valioso. Todo ello dentro de lo que he venido en llamar “Dominación Positiva”, que está contenida en un artículo de mi blog que a su vez describe mi estilo de Dominación: “LA ESPIRAL POSITIVA-NEGATIVA”. Yo personalmente he crecido mucho en los años que llevo de práctica del BDSM. Y esto ocurre porque la práctica del BDSM, cuando se hace bien, libera y satisface unas necesidades evidentes y profundas pero que normalmente suelen ser reprimidas y escondidas socialmente, todo ello contribuye a un mayor equilibrio emocional de la persona que los practica, con la única condición de hacerlo bien, con las debidas garantías y respeto. Unas garantías que las reglas y normas orientativas del BDSM aportan.

En cuanto al BDSM como un estilo de vida, si bien soy un Dominante que Me gusta Dominar de una manera que se aproxime a un 24/7, en mí no llega a constituir un estilo de vida, un modo de vida. La vida tiene muchas cosas maravillosas además del BDSM…


P:En su blog nos ha dicho cómo llegar a “ser” sumisa. Ahora, para El Faro… ¿cómo sería, qué características debería tener LA sumisa, SU sumisa?.

R:Ante todo lo que más me atrae de una sumisa es la calidad de su sumisión. Prefiero ante todo la sumisa con mucha vocación de serlo y si es posible con cierta tendencia masoquista. Ahora bien, una sumisa no es un ente abstracto, lleva consigo toda una vida, una personalidad y el que tenga tendencia sumisa es sólo una parte de su manera de ser. Si has de convivir con tu sumisa, has de considerar su carácter de manera global; por muy sumisa que sea, su sumisión será sólo una de sus características deseables.

En mi manera de Dominar los afectos son muy importantes. Siempre digo que una sumisa ama desde el mismo momento que lo es, pues para mí la sumisión es un acto de Amor, por una razón muy sencilla: una sumisa se somete para sentirse sometida, pero al mismo tiempo desea contribuir al bienestar del Amo con su sumisión; en su sumisión se “une” a él de manera que las alegrías o tristezas de él, también lo son de ella. A ese tipo de “unión” en la cual el bienestar del otro es tanto o más importante que el de uno mismo, normalmente se le define como “Amor”.

¿Y el Amo no ama a su sumisa como tal Amo?. Claro, en su rol puede demostrar su Amor de muchas maneras: dedicación, protección, guía, hacerla crecer… y también besos, abrazos, caricias… ¿Por qué no?. Personalmente no podría Dominar una sumisa que exigiera ser tratada “sólo” como un objeto de placer para su Amo. Por supuesto que ésa sería una de las cosas que Me gustaría que fuera, pero hay muchas más cosas en mi manera de ver la Dominación…



P:Por favor, hablemos de su blog. ¿Por qué, para qué y para quién creó su blog? ¿Por qué sus artículos tienen ese tono casi paternal y explicaciones claras y sencillas?. Su blog es altamente didáctico y de muy fácil comprensión. ¿Con qué finalidad le dio esas características?.

R: Mi blog, nació por casualidad y sin proponérmelo, en realidad mis “consejos” fueron escritos para mí mismo cuando daba los primeros pasos en el BDSM. En mis inicios me hice muchas preguntas sobre el BDSM, como todo el mundo supongo. Y como todo el mundo comencé a leer relatos BDSM, los cuales me confundieron aún más. Pronto empecé a sospechar que salvo raras excepciones, los relatos describían un mundo que no podía ser real. De hecho lo primero que les suelo pedir a las personas que tutelo es que olviden lo aprendido leyendo relatos.

Fueron tantas las dudas que tenía, que al final y para no perderme, hice una lista de ellas, prometiéndome contestarlas todas con disciplina. Como no pudo ser de otra manera, al final tuve que buscar ayuda para resolverlas. Tuve dos excelentes mentores en la persona del Sr. Dragón y el Sr. Ayala, los cuales fueron de una ayuda inestimable. Cuando nos volvemos a ver, Dragón aún me recuerda que los primeros apuntes sobre mis “consejos” los tomé en una servilleta, mientras él contestaba algunas de mis preguntas en uno de los primeros cafés que él y su sumisa lena{DR} organizaron cerca de Alicante.

Cuando terminé de resolver mi lista de dudas, había reunido un número considerable de ellas y pensé que habría otros Dominantes que también estarían pasando por lo mismo que yo. Así que me decidí a publicarlas. De esta manera nació mi primer artículo: “100 consejos para encontrar tu sumisa en la red”. Lo publiqué en varias páginas con un éxito inesperado. Los comentarios fueron todos elogiosos y abundantes, lo que es extremadamente raro en un mundo como es el del BDSM, en el que suele haber discrepancias y críticas a casi todo (y a veces muy mordaces).

Animado por el éxito y por mi vocación pedagógica creé mi blog y me prometí escribir más consejos no sólo para Dominantes, sino también para mujeres con vocación de sumisa. A lo largo de los años he publicado en mi blog un total de 400 consejos y dudas resueltas, seleccionadas de las muchas que me hacen, gente que escribe a mi blog, además de diversos artículos siempre ilustrativos sobre el BDSM. Muchos me han sugerido que escriba un libro con todo ello, pero siempre me niego, quiero que la gente tenga en mi blog, gratuitamente y en toda su extensión, mis escasos pero al parecer útiles conocimientos.

Aun así, hay mucha gente que me pide que escriba más, pero creo que todo lo que sé ya está en mi blog. No obstante siempre digo que si a alguien le quedan más dudas sobre BDSM después de leer mi blog, que me las hagan llegar. Hay mucha gente que me escribe pidiendo consejo sobre BDSM a las que contesto siempre, lo hago con sumo placer. Algunas personas me han pedido que sea su Tutor en BDSM. Nunca me he negado a hacer una Tutoría y de manera desinteresada, pues es mi vocación, aunque ya últimamente pido hacerlas de viva voz (Teléfono, Skype de voz, entrevista personal, etc), porque de lo contrario, y aunque me gusta educar, no podría atender a todos lo que me escriben.



P:Dentro del BDSM hay personas que dicen haber sentido inclinación por este juego en determinada época de su vida. ¿A qué edad descubrió que le gustaban las prácticas BDSM? ¿Siempre tuvo rol Dominante o en algún momento fue sumiso?

R:Que yo recuerde, y desde que descubrí mi sexualidad, mis fantasías fueron siempre Dominantes y algunas veces sádicas. Ambas siempre han ido unidas, aunque la D/s tomo mayor preponderancia sobre el S/m a medida que crecía y mi sexualidad iba haciéndose más madura. Otra cosa es que lo aceptara como algo que se podía practicar sin riesgo, eso me costó mucho. Comencé a admitir que podría pasar de la fantasía a la acción cuando conocí el BDSM y sus reglas. Con él descubrí la posibilidad de que mis fantasías podían ponerse en práctica sin riesgo, sólo había que seguir unas normas muy sencillas (SSC) y el respeto por los límites de la otra persona.

En una etapa más madura y coincidiendo con mis primeros escritos en el BDSM, descubrí con gran alivio que el BDSM no está reñido con el Amor y los afectos a tu pareja D/s, esto me decidió a terminar de canalizar mi sexualidad a través del BDSM.

Siempre me he sentido muy a gusto en el rol de Dominante, al principio no lo entendía, pues suponía erróneamente, como casi todos solemos creer al principio, que un Dominante debe tener un carácter altivo, enérgico y adusto, cuando mi carácter es empático, afectuoso y con sentido del humor. Y es que una vez más el carácter no define la tendencia. La autoridad que tiene un Dominante frente a su sumisa es algo que sale de su interior sin aspavientos ni posturas raras. La fuerza interior de un buen Dominante fluye constante, se dobla pero no se rompe, se amolda pero no cede, restringe pero no ahoga.



P:¿Podría explicarnos qué diferencias hay entre la Old Guard y la New Guard? ¿Su pensamiento adhiere a alguna de estas corrientes?

R:Hay una corriente actual en el BDSM (la “New Guard”) que da como caducas la mayoría de las Reglas, Normas y Costumbres que con más o menos observancia se dan en el seno de la Comunidad BDSM, los que aún continuamos usándolas parece que estamos en la”Old Guard”.

Personalmente me inclino a seguir observándolas porque las tres Reglas de Oro (SSC) y otras normas, hacen del BDSM un sistema estructurado y seguro. La existencia de estas normas ayuda a evitar daños tanto físicos como psicológicos a quienes lo practican.

Pero es que además los protocolos y las normas ayudan a crear un “clima” D/s en la pareja. En mi blog escribí un artículo que precisamente se titulaba EL PROTOCOLO, UNA FORMA FÁCIL DE CREAR EL “CLIMA“ EN UNA RELACIÓN BDSM”.

Por estas razones y definitivamente, me quedo en el seno de la “Old Guard”.



P:Un Amo responsable debería tener determinadas características. ¿Podría indicarnos cuáles serían las más importantes e imprescindibles según su parecer?

R:Las virtudes que hacen un buen Amo nadie las sabe, entre otras cosas porque lo que es un buen Amo para una sumisa, no lo es para otra y porque depende del carácter de cada Dominante (creo firmemente que cada Dominante debe Dominar de acuerdo con su carácter, de lo contrario estará abocado al fracaso). No obstante he aquí una lista de las virtudes que según mi criterio son propias de un buen Amo:

-RESPETO: un buen Amo es el que en su Dominación hace del respeto a su sumisa la primera de las virtudes.

-AUTODOMINIO: un buen Amo tiene el suficiente autodominio para no exceder los límites de su sumisa. Es disciplinado y es un ejemplo de orden y buena conducta para su sumisa.

-PACIENCIA: un buen Amo es el que es comprensivo con los errores de su sumisa. Para él es más importante su actitud sumisa que los errores puntuales que pueda cometer.

-AUTORIDAD: un buen Amo tiene autoridad sin necesidad de ser prepotente ni distante. Se siente seguro, y por ello muestra una fuerza interior tranquila y sin exageraciones. Sabe Dominar con un estilo sereno y natural.

-MADUREZ: un buen Amo tiene una personalidad madura. Es firme cuando Domina y en sus convicciones y decisiones, convirtiéndose en un punto fuerte para su sumisa.

-EQUILIBRIO: un buen Amo tiene una personalidad equilibrada. Sabe ser firme, pero no grita ni muestra su enfado por la conducta de su sumisa, la corrige sin agresividad y de manera justa y apropiada. Sabe dar órdenes de manera natural y sin afectación.

-FLEXIBILIDAD: el Amo seguro de su autoridad es flexible, porque no hay nada más frágil que la extrema dureza, no hay autoridad más duradera que la que se dobla pero no se rompe, la que se amolda pero no cede, la que restringe pero no ahoga.

-CABALLEROSIDAD: un buen Amo es ante todo un caballero, es honesto, nunca miente y es respetuoso con su sumisa.

-HUMILDAD: un buen Amo es humilde y está dispuesto a pedir disculpas a su sumisa por haber sobrepasado sus límites y aprender cada día lo que la Dominación de su sumisa le pueda enseñar.

-LABORIOSIDAD: un buen Amo trabaja por su relación, dedicando tiempo y esfuerzo al Dominio, la guía y el control que su sumisa necesite.

-CONOCIMIENTO: un buen Amo se esfuerza en conocer la Dominación en general y a su sumisa en particular, como tal sumisa y como persona de manera global. Estudia su carácter, sus deseos y sus fantasías, las cuales tiene muy en cuenta en su Dominación.

-POSITIVO: un buen Amo es positivo con su sumisa, procurando su satisfacción, valorando y estimulando su buen comportamiento sumiso.

-CUIDADO: un buen Amo contribuye al crecimiento y cuidado de su sumisa como tal sumisa y como persona en general.

-AFECTIVIDAD: un buen Amo no teme mostrarse afectuoso y amable con su sumisa, porque se siente fuerte y seguro en su autoridad y sabe que su sumisa no percibirá su afecto como debilidad.

-GENEROSIDAD: un buen Amo sabe ser emocionalmente generoso con su sumisa y dar tal sensación de riqueza interior, que en lugar de parecer débil da la impresión de ser un Dominante fuerte y sobre todo seguro de sí mismo.


P:Una sola vez creo haber entrado en lo que se conoce como “subspace”. Fue en una
circunstancia muy especial y jamás se volvió a repetir. Sin embargo, un Amo a quien respeto profundamente dice que no existe el subspace, porque si le diera un azote a la sumisa que lo está viviendo, enseguida la sacaría de ese estado. Entonces ¿existe el subspace? ¿Qué diferencia hay entre el subspace y el éxtasis que conseguía, por ejemplo, Santa Teresa de Jesús u otros santos.


R:El subspace se suele experimentar durante una sesión SM especialmente intensa y en él la persona sumisa entra en un estado alterado de conciencia provocado por unas substancias dopantesque el mismo cuerpo segrega (endorfinas).

En mi opinión no hay que buscar en este estado nada místico ni especial, ni mucho menos una situación en la que la sumisa se sienta más sumisa. Simplemente lo que ocurre (según mi experiencia con sumisas) es que como reacción al dolor, el organismo segrega endorfinas (al igual que ocurre cuando hacemos ejercicio), pero esta vez de manera excesiva, lo que sumerge a la persona sumisa en un estado de abotargamiento en el que apenas percibe los estímulos externos e incluso tiene dificultad para coordinar sus movimientos.

En mi experiencia como Dominante sólo lo he visto dos veces y en dos sumisas diferentes y lo único que me reportaron fue que en su estado no sabían cómo moverse, se sentían incapacitadas de mover su cuerpo de forma coordinada y de pensar con claridad. Azotar a alguien que ha entrado en el subspace es inútil porque los azotes no se sienten. He leído de sumisos que describían los azotes en ese momento como “gotas que caen sobre hojas en Otoño”, no sentían nada. Es un estado en el que la persona sumisa no se siente especialmente bien ni mal, simplemente está sumergido en un estado de aturdimiento provocado por las drogas internas.

En cuanto al Amo del que hablas, no creo que con un azote de más sacara a una sumisa del subspace. Azotar a alguien que está dentro del subspace es no sólo inútil, es además contraproducente al no poder apreciar la persona sumisa el daño que se le está infringiendo. Es posible que en su estado de ofuscación no recuerde ni cuál es su Palabra de Seguridad.

El éxtasis descrito por Santa Teresa debió ser sin duda otra cosa diferente al subspace. Para documentarse recomiendo leer un excelente artículo que he encontrado en El éxtasis de Santa Teresa en el que se dice que estos estados no son desconocidos para la medicina moderna y según parece fueron consecuencia de enfermedades anteriores que Santa Teresa padeció (tenía una salud muy precaria).



P:¿Cuál es su opinión sobre las cuadras?

R:No tengo nada en contra de las cuadras, con la condición de que el Amo sea muy HONESTO, sincero y transparente en cuanto a la existencia de las otras sumisas. También debe serlo respecto a la dedicación, el nivel en el que podrá Dominarlas y el tiempo que podrá dedicar a cada una de ellas según sus necesidades. Si cada sumisa conoce todos esos detalles y aun así, desea estar bajo su Dominio, no veo inconveniente en que un Amo tenga varias sumisas a la vez. De hecho, es frecuente que algunos Amos tengan más de una sumisa, al menos de manera temporal.

El problema principal de este tipo de relaciones es el tiempo, la atenciónque el Amo pueda dedicar a cada sumisa y con ello los inevitables celos que puedan surgir y todo ello, a pesar de que el Amo sea muy honesto y claro desde el principio respecto a la existencia de las otras sumisas.

Otra cosa diferente sucede con la figura del Amo-Tutor. Se trata del Tutor que ejerce de Amo temporal y sólo como parte de su tutoría, con aquellas sumisas que quieran adquirir una experiencia real de sumisión antes de elegir su Amo definitivo. Una vez que la sumisa lo haya elegido, un Tutor honesto debería desaparecer de la vida de su tutelada como Amo, pasando a ser su amigo y consejero, siempre que la sumisa lo desee así y su Dominante lo permita.



P: ¿Existe el poli-amor? ¿Qué opina de él?

R:¿Por qué no? Según la Wikipedia el Poliamor es “un neologismo que significa tener más de una relación íntima, amorosa, sexual y duradera de manera simultánea con varias personas, con el pleno consentimiento y conocimiento de todos los amores involucrados.”

La imposibilidad de amar como pareja a dos personas a la vez es un invento absurdo de nuestra civilización occidental. Nadie ha demostrado científicamente la imposibilidad de que una persona pueda amar a dos personas y tenerlas como pareja a la vez. Es difícil, desde luego, pero teóricamente posible; todo depende del nivel en el que se quiera vivir este doble, triple, etc, amor.

En efecto, si ambas personas objeto de poliamor (aquí hablaré sólo del caso de dos sumisas con un Amo) viven en sitios separados, resulta todo mucho más fácil que si los tres viven en la misma vivienda, compartiendo tiempo y espacio. Depende del planteamiento en la convivencia.

Convivir con tu pareja es a veces complicado, pero la complicación sube de manera exponencial a medida que aumenta el número de poli-parejas para un solo “consorte”, sobre todo si todos viven juntos y están viendo “todo” a cualquier hora del día (o de la noche).

El primer problema es de índole práctico: cada uno de nosotros tenemos nuestras pequeñas manías y defectos, además emitimos ruidos que otros no desean, ocupamos espacios que otros quieren, movemos cosas a sitios que otros necesitan, dejamos las cosas de una manera que a otros no les gusta, etc, etc. Y todo ello si lo multiplicamos x 2, x 3….

Cuando se ama a dos personas, siempre hay una que fue la primera en llegar y otra que lo hizo después. Por mucho que el Amo se esfuerce por amarlas y demostrarles su amor por igual, lo bien cierto es, que la primera se encuentra de pronto con que la atención del Amo hacia ella se ha dividido por dos… e imagina que su amor también. Esto inevitablemente le producirá cierta frustración.

Además el Amo ha de tener una gran madurez, autodominio, dedicación, energías, tiempo y sobre todo una gran serenidad para poder dedicarse a las dos por igual (creo firmemente que establecer rangos de atención entre ellas sería tentar al desastre) y no convertirse él mismo en un problema y una fuente de nervios y enfados debido a la frustración que le produzcan los problemas, con y entre, sus sumisas.

Pero el principal problema (del cual, los demás problemas suelen ser sólo síntomas), es el afectivo. Cuando vemos a la persona amada dedicarse afectuosamente a otra, siempre nos da por pensar que se le dedica más amor y afecto a la otra, que a nosotros. Somos incapaces de recordar con objetividad lo bien que lo hemos pasado cuando la persona amada estaba dedicada a nosotros. Cualquier tiempo dedicado a la otra siempre es mayor que el que nos dedica a nosotros y su Amor es siempre de mayor calidad cuando está con la otra persona que cuando está con nosotros… algunos a esto le llaman celos, pero a veces se trata de simple falta de objetividad y muchas veces inseguridad de que la otra le quite el amor de su Amo.

Quizá algún día intente esta aventura, ¿quién sabe?. Todo es encontrar las personas adecuadas para ello.



P:Cuando se pasa la barrera de los 50 o los 60 y no se tiene compañero de juego “fijo” o “permanente” se hace muy difícil seguir sesionando, aunque es más fácil para un Dominante (hombre o mujer) conseguir sumiso o sumisa, que para una sumisa madura conseguir Dominante. ¿Qué nos aconsejaría a las sumisas que, a pesar de la edad, queremos seguir entregando nuestra sumisión a un Amo?

R:Hay una cosa que, después de varios años tutelando, principalmente a sumisas, tengo claro: las sumisas tienen mucho más difícil encontrar su Amo-Pareja, que a una pareja vainilla. Quizá se deba a que en un Amo-Pareja se intenta encontrar lo que se desea de una pareja vainilla, pero además ha de tener las virtudes de un buen Amo (es muy común dar con Pseudo-amos que, encima, creen que lo saben todo). Tanto es así que a veces me ha sido difícil convencer a algunas de mis tuteladas que no desesperen en su búsqueda después de varios fracasos. Afortunadamente y aunque a algunas les cuesta mucho (a veces más de un año), trabajando mucho el área de relaciones, la mayoría lo consiguen a medida que van aprendiendo cómo elegir mejor a su posible Amo.

Respecto al factor de la edad, lo que quizá ocurra, es que las mujeres llegadas a cierta edad creen que no pueden ser deseables, porque al no ser jóvenes y bellas, no se consideran sexualmente atractivas, creyendo erróneamente que el atractivo de una sumisa sólo consiste en estos dos atributos. Este error proviene del mundo vainilla (y todos procedemos del mundo vainilla), pero éste es otro mundo. En nuestro mundo BDSM el principal atractivo de una sumisa es (o al menos debería serlo) su sumisión, su entrega. La belleza física aquí también es importante, pero no tanto como lo es para el mundo vainilla.

Por otra parte, así como la belleza es un bien social muy reconocido para una mujer, otros aspectos de su personalidad también pueden ser muy deseables: la simpatía, la espontaneidad, la belleza interior… y sobre todo, para un Dominante con vocación, la calidad de su sumisión.

Mi consejo final sería que hicieras una lista de valores que sin duda tienes y los hagas valer. Trabaja por encontrar tu pareja. No esperes a que tu Amo venga, sal al mundo BDSM, hazte valer y elije bien (tu mayor experiencia en la vida es aquí una ventaja).

En el fondo se trata de NO jugar en campos propuestos por otros, por ejemplo en el campo de la juventud, elije tu propio campo.

miércoles, julio 15, 2015

100 DUDAS DE UN APRENDIZ DE AMO

            


Desde que abrí mi blog con la intención pedagógica de difundir un BDSM sensato, se ha ido convirtiendo en un sitio de información para aquellas personas que se asoman por primera vez al mundo BDSM. Estas dudas que ahora presento son una selección de las más frecuentes que me llegaron por medio del correo o del propio blog.

Las dudas más frecuentes que suelen presentar los Dominantes, se refieren a "¿Cómo lo hago?" y también a "¿Qué me está permitido hacer?". Así pues, los que lean este texto encontrarán principalmente respuestas a estas dos preguntas, además de a muchas otras.

Aquellos que se asoman por primera vez al BDSM encontrarán términos que les parecerán nuevos o sin significado. Para ayudarles, en la primera página de mi blog hay un link titulado "¿DÓNDE APRENDO?", que les llevarán a páginas en donde encontrarán definiciones y conocimientos básicos sobre el mundo BDSM.



* ¿ESTOY ENFERMO PORQUE ME GUSTEN ESTAS COSAS?
* ¿CÓMO PUEDO SABER SI SOY DOMINANTE?
* ¿DÓNDE ENCUENTRO A MI SUMISA?
* ¿CÓMO CONSIGO QUE MI PAREJA SEA MI SUMISA?. ¿CÓMO SE LO DIGO?
* ¿Y CUANDO LA ENCUENTRE QUÉ LE DIGO?. LAS PRIMERAS CONVERSACIONES
* ¿QUÉ HAGO EN MI PRIMERA SESIÓN?. LA SEGURIDAD DE TU SUMISA
* ¿CÓMO DOMINO?. EL "MILAGRO" DE LA OBEDIENCIA SUMISA
* ¿QUÉ PUEDO Y QUÉ NO PUEDO HACER CON MI SUMISA?
* LOS CASTIGOS
* LA ESCLAVA BDSM
* ¿COMO ES UNA RELACIÓN DE PAREJA BDSM?. AMOR Y BDSM.
* ¿DÓNDE ESTÁ LA GENTE BDSM?. LA VIDA SOCIAL
* UNA ÚLTIMA DUDA. UN ÚLTIMO CONSEJO


  

*¿ESTOY ENFERMO PORQUE ME GUSTEN ESTAS COSAS?
 

1) - Tengo fantasías de someter e incluso azotar a una mujer. Aunque a ella le guste y lo permita pienso que los que hacen estas cosas son personas mentalmente enfermas. ¿No lo crees así?.

Por lo que veo y en lo que respecta a tus fantasías, piensas que la única diferencia entre una persona sana y otra enferma consiste en si realiza estas prácticas o no.
Al parecer asumes, que si no realizas estas prácticas (las que sin embargo deseas) no estás enfermo, pero que lo estarás desde el momento en que las realices.
Pues NO, aunque no practiques, esa "enfermedad" (como tú la llamas), continuaría latente en ti. No practicarla no te "curará" de nada, nada cambiará. Tu deseo, aunque reprimido, continuará siendo el mismo.
En cuanto a que las prácticas BDSM sean una enfermedad, la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-5) publicado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, sólo define como patológicas "las prácticas sadomasoquistas que NO son consensuadas, las que causan malestar clínicamente significativo, deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes de funcionamiento". Todo ello ya está contemplado suficientemente en las reglas de juego usuales de las prácticas BDSM.
Sin embargo, es más probable que te haga más daño el mantener reprimido lo que realmente eres, tu verdadero yo, que si sacas tus auténticas necesidades a tomar el aire. Es más sano. Con la única condición de hacerlo de manera sensata y consensuada. El BDSM te ofrece unas reglas de juego que te ayudarán a conseguirlo con las suficientes garantías.
Si tienes tendencia a ser Dominante se debe a una necesidad muy profunda en tu mente, de cuya causa seguramente no tienes ni idea, pero la satisfacción de esa necesidad, si se hace bien, con las debidas garantías, te producirá más beneficios y equilibrio interior que mantenerla reprimida haciéndote daño.

2) - ¿Y qué es eso del BDSM del que hablas?.

El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio de la Dominación/sumisión, Sadomasoquismo y disciplinas afines con finalidad erótica o lúdica. Contiene unas normas orientativas y procedimientos propios, cuyo cumplimiento ayuda a evitar daños tanto físicos como psicológicos a quienes lo practican.
El BDSM a través de estas normas y procedimientos permite la satisfacción de necesidades profundas de Dominación/sumisión y Sadomasoquismo que en mayor o menor grado suele tener el género humano. Estas necesidades pueden tener diversos orígenes, pero su satisfacción a través del BDSM produce efectos psicológicos mucho más beneficiosos que su represión, ocultación e ignorancia.
El BDSM proporciona además un espacio lúdico, porque ante todo se trata de un juego. Un juego en el que cada uno de los participantes adopta un rol. Este rol termina cuando los participantes deciden que acabe el juego.

3) - ¿Y cuáles son esas reglas y normas que has mencionado?.

El BDSM sólo tiene tres REGLAS, pero son de obligado cumplimiento, éstas dicen que las prácticas deben ser Sensatas, Seguras y además Consensuadas entre los participantes (SSC). Es evidente que estas reglas son sólo orientativas pues lo que es sensato y seguro para una persona puede no serlo para otra.
Así mismo existen NORMAS, como por ejemplo la de que un Amo debe respetar los límites de su sumisa, también debe respetar la llamada "Palabra de Seguridad" de su sumisa, que interrumpe el juego inmediatamente, la de que un Amo nunca debe ir a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado gravemente su personalidad, etc.
También hay COSTUMBRES, las cuales no son obligatorias, como por ejemplo el protocolo con que la sumisa ha de tratar al Amo, el collar, las bellas ceremonias de compromiso, etc.
Especial atención merecen los ya citados LÍMITES, que la sumisa (y a veces también el Dominante) incluyen en el juego. Son aquellas prácticas o comportamientos que la sumisa (o el Amo) no desean realizar.

4) - Aun así, a veces me asusto de mis propias fantasías. Tengo miedo de mí mismo.

Nos pasa a casi todos. Tenemos miedo de que nuestras fantasías iniciales, muchas veces exageradas, nos lleven a hacer prácticas que nos asustan.
No temas, normalmente sucede el fenómeno de que si se practican las disciplinas BDSM más corrientes y de menos riesgo de manera habitual y satisfactoria, las fantasías más crueles desaparecen de nuestra mente. Lo normal es que, cuando empieces a practicar de manera habitual, esas fantasías extremas disminuyan.
Uno de los fenómenos más curiosos de la práctica del BDSM consiste en que, a medida que se practica, el consumo de pornografía disminuye drásticamente y además, las fantasías pierden su condición de extremas.
Además el cuidado en cumplir las reglas y normas del BDSM hará de ti un Dominante respetuoso con tu sumisa.

5) - Puede que tengas razón, pero en todo caso tengo miedo a que, haciendo estas cosas y andando el tiempo, me convierta en un sádico, que llegaré a ser un auténtico enfermo...

Más bien todo lo contrario. Si mantienes reprimidas tus fantasías durante años y años sin poder hacerlas realidad (de manera sensata y con el consentimiento de la persona con quien las practiques), es cuando éstas pueden llegar a convertirse en una obsesión enfermiza.
Suele ser la continua falta de satisfacción de un deseo profundo lo que crea las obsesiones, no al revés.
Incluso en la comunidad BDSM se da ese fenómeno. Es frecuente que los Dominantes que no practican o lo hacen muy poco, sufran lo que yo llamo "El Síndrome del Náufrago". Éste consiste en que, al igual que el náufrago solitario del chiste clásico, sueña con fastuosos manjares porque hace mucho que no come, algunos Dominantes sueñan con sesiones muy intensas, porque hace mucho que no practican. La mayoría de las veces, estos Dominantes describen sesiones exageradas que no son reales, sólo se deben a la imaginación de quien las escribe (en ellos es muy frecuente por ejemplo, que una sumisa sea entregada a varios Dominantes a la vez, sin que conste la más mínima prevención o higiene sexual).
Practicar de manera habitual, sensata y observando las reglas del BDSM, evita estos extremos. Si las fantasías son satisfechas con regularidad, y las prácticas deseadas fluyen de manera regular y con seguridad hacia su satisfacción, normalmente la necesidad de prácticas extremas desaparece.
Muchas veces el problema de las parejas BDSM que llevan tiempo practicando, consiste precisamente en lo contrario: han de evitar que la repetida satisfacción de sus fantasías convierta la relación en algo monótono.
Por cierto, el sadismo, al que tanto temes, es una tendencia, igual y equivalente, aunque simétrica, del masoquismo, y en la comunidad BDSM nadie se asusta porque alguien diga que es un sádico.

6) - ¿Entonces, es cierto que en la comunidad BDSM hay sádicos?.

¡Claro!. Pero debes distinguir entre el sadismo erótico y sadismo enfermo. El sadismo que se practica bajo las normas orientativas del BDSM es un sadismo ERÓTICO cuya finalidad NO es hacer daño (en la Comunidad BDSM se distingue muy bien entre dar dolor erótico y el "daño").
El sádico enfermo es el que maltrata a su esposa (el maltrato NO es BDSM), el jefe que abusa y humilla a sus trabajadores o el padre tiránico que hace de su hijo una persona infeliz que perpetuará a su vez en sus propios hijos la violencia aprendida de su progenitor.
La práctica del BDSM, cuando se hace bien, no sólo NO es una enfermedad, sino que al liberar y satisfacer unas necesidades evidentes y profundas, pero que normalmente suelen ser reprimidas y escondidas socialmente, contribuyen a un mayor equilibrio emocional de la persona que los practica, con la única condición de hacerlo bien, con las debidas garantías. Unas garantías que las reglas y normas orientativas del BDSM aportan.
Aunque parezca una contradicción para la sociedad "biempensante", la práctica del BDSM necesita de personas equilibradas, honestas, y sobre todo respetuosas con sus compañeros de juego.

7) - ¿No obstante, puede una persona obsesionarse con el BDSM?.

Cualquier cosa que nos guste puede convertirse en una obsesión. Algo se convierte en obsesión si llena de tal manera nuestra mente que deja muy poco espacio para otros intereses.
Obsesiones las hay de todas clases, la lista es interminable: El juego, las drogas, el sexo obsesivo, el trabajo obsesivo, la bulimia (comer de manera compulsiva), la anorexia nerviosa (comer muy poco), etc. etc.
Pero es importante recalcar que la obsesión crece porque en nuestra mente hay terreno abonado para ello. Si antes no has tenido ningún tipo de obsesión en otras áreas, es lógico suponer que tampoco la vas a tener con el BDSM. Casi todos hemos pasado en algún momento por pequeños episodios obsesivos. No tienen importancia si su intensidad y duración es pequeña. Además las personas centradas, objetivas, críticas... tienen menor riesgo.
También es importante que NO te aísles en tu Dominación: consulta a otros Dominantes que han hecho antes que tú el camino que vas a recorrer, exponles tus dudas y tus vivencias.

8) - Cuando se ama a alguien se le da amor y caricias, no azotes. ¿Cómo puedes decirle a una persona que la amas, si la azotas o la humillas?.

No me extraña que sufras esta contradicción interior. Casi todos los que practicamos BDSM (incluyéndome a mí) hemos pasado por esa etapa.
Las prácticas del BDSM son rechazadas por la sociedad en general y no es raro (sobre todo al principio) que los Amos dudemos de la ética (e incluso de la estética -nos parece feo-) de lo que hacemos con nuestras sumisas. La D/s y sobretodo el S/M son uno de los tabúes más fuertes en nuestra sociedad occidental en la que se asocia siempre el Amor a las caricias, al trato amable y delicado (por cierto, el BDSM también puede practicarse así).
Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o menor medida.
Amar es, entre otras cosas, el deseo de contribuir a la felicidad de la persona amada y hay personas que son un poco más felices cuando se les azota o se les humilla. En ese sentido y como Amo, estás contribuyendo a la felicidad de tu sumisa cuando lo haces. Además a una sumisa se le azota, o se le humilla no sólo porque así lo acepta, sino sobretodo porque lo quiere y le gusta.
De todas maneras las prácticas BDSM NO están reñidas con las caricias y los afectos como algunos erróneamente creen. Generalmente la confusión viene de la convicción de que todo ha de hacerse a la vez. Por el contrario hay un tiempo para cada cosa, hay un tiempo para azotar y otro para acariciar, hay un tiempo para humillar y otro para amar. Todo eso está dentro de nosotros. No tiene sentido exteriorizar sólo las tendencias BDSM.

9) - ¿Y cómo es posible que todo ser humano tienda al placer y a algunos les guste el dolor?.

Es cierto que parece una contradicción, pero al final es una cuestión de niveles. Más que de búsqueda del placer, deberíamos hablar de la búsqueda de la felicidad o si se quiere, del bienestar en general.
Aunque no lo creas, las personas masoquistas también huyen del dolor en general. En la Comunidad BDSM se suele decir que el dolor por el dolor es estúpido. Generalmente para que el dolor le resulte atractivo a una persona masoquista ha de haber algo más, casi siempre un contexto erótico.
Tampoco la masoquista que disfruta de azotes, lo hace con cualquiera. La sumisa que disfruta los azotes, normalmente necesita que éstos se le administren con un ritmo y una intensidad determinada. Los azotes dados sin ningún cuidado no suelen ser placenteros.
Por otra parte hay muchos tipos de instrumentos para las prácticas BDSM que apenas producen dolor, su efecto es más psicológico que doloroso. En el BDSM lo más importante no es el dolor, sino el "clima" que se cree, sea con instrumentos o con cualquier otro medio. Por ejemplo hay látigos de tralla muy ancha o hechos con materiales muy blandos que apenas producen dolor, pero sí ruido y presión casi indolora sobre la piel. Estos látigos son ideales para iniciar a una sumisa en los azotes o bien para las masoquistas que prefieren el efecto emocional de ser azotados, que el propio dolor.
La felicidad humana es algo mucho más complejo que el binomio placer-dolor, y hay personas que por la causa que sea, disfrutan del dolor en ciertos contextos.
En una sesión sadomasoquista lo importante es el balance final, no las partes de la sesión. Es cierto que la persona masoquista sufre en ella, y el/la masoquista es consciente de ello (vaya si lo es), pero lo importante es que el saldo neto al final de la sesión sea, el de que todos los que hayan intervenido en el juego lo hayan disfrutado.

10) - ¿Cómo es posible que algunas sumisas se sientan irresistiblemente atraídas por Dominantes de talante canallesco, que las tratan mal y que llenan su vida de llanto?.

Porque al igual que algunas personas sienten atracción erótica hacia el masoquismo físico (hacia los azotes por ejemplo), hay sumisas que tienen especial afinidad por el Masoquismo Moral (ataque directo a la autoestima de la sumisa), necesitan ser "azotadas" moralmente, y a veces de una manera demasiado frecuente, lo que puede tener graves efectos sobre su equilibrio emocional.
Éste es el auténtico lado oscuro del BDSM, si se hace mal es especialmente dañino para la personalidad de la sumisa. El "amo" más temible y el que debes evitar ser a toda costa, es el que usa como estilo de dominación y sin ninguna pericia y/o maldad, el masoquismo moral. Es un método de dominación fácil y que suele ser mal usado por gente abyecta y sin escrúpulos, capaz de hacer un enorme daño emocional a la sumisa sin pestañear. La Comunidad BDSM debería expulsar de ella sin contemplaciones a estos "amos" execrables.

11) - ¿Qué es el Masoquismo Emocional y Moral del que hablas?. ¿Es peligroso?.

El "Masoquismo Emocional" es el placer que sienten algunas personas de sufrir emocionalmente. Un ejemplo de ello son las personas que disfrutan de la humillación (la duda número 41 habla de la humillación).
 Si el juego de la humillación se hace bien, una vez terminada la sesión, la pareja ha de tener la percepción de que sólo ha sido eso: un juego, sin más trascendencia ni consecuencia emocional posterior.
PERO hay una clase de sufrimiento emocional, que a mi entender nunca puede ser sano, al que se le llama "Masoquismo Moral". Las sumisas adictas a este tipo de masoquismo (para mí el más deleznable) disfrutan del desprecio a su persona y del ataque a su autoestima. Es especialmente doloroso para la sumisa, pues al sufrimiento del insulto se le añade el de ser conscientes de que no debían consentir ser agredidas de este modo, pero su propio masoquismo les impide sobreponerse y apartarse de su agresor. Es muy dañino y en mi opinión NO debería practicarse en modo alguno. Los "amos" que practican este tipo de sadismo deberían ser denunciados y expulsados de la Comunidad BDSM sin contemplaciones. Por supuesto este tipo de "dominación" (que no es tal sino puro abuso) está en las antípodas de la Dominación Positiva (la duda número 59 de este escrito está dedicada a describir esta última).
No explotes el masoquismo moral enfermizo de tu sumisa. Ésta forma especial de masoquismo pertenece al auténtico lado oscuro del BDSM. No hagas de la humillación y el maltrato vuestra forma habitual de relacionaros con la fácil excusa de que a ella le gusta. NO es sano. NO es BDSM.

12) - ¿Cómo puede ser que el BDSM contribuya al equilibrio emocional de quien lo practica?.

Así es, el mismo hecho de poder realizar sin peligro y de manera sensata (y por supuesto consensuada) los deseos más oscuros, moralmente denostados y reprimidos por nuestra sociedad, pero no por ello menos deseados a veces durante años, hace que nuestro equilibrio emocional mejore, lo que evidentemente nos puede ayudar a crecer con más eficacia en otros aspectos de nuestra personalidad.
Se da la paradoja de que algunas sumisas experimentan una sensación de mayor libertad cuanto más sometidas se sienten. Una sumisa expresaba así este sentimiento: "Nunca fui más libre que desde que tu cadena me ata. Nunca volé más alto que desde que a tus pies me arrodillo" (lena{DR})

  
*¿CÓMO PUEDO SABER SI SOY DOMINANTE?


13) - No tengo clara mi tendencia Dominante. ¿Cómo puedo saber si soy Dominante?.

No te extrañe si (sobre todo al principio) descubres en ti tendencias diferentes según el momento personal en el que te encuentres. Todos de alguna manera somos switch (tenemos siempre algo de Dominantes y de sumisos), y casi todos pasamos por un tiempo de indefinición.
Lo que nos diferencia es el porcentaje que tenemos de dominantes o sumisos. Hay quienes se quedan en la indefinición toda la vida, se encuentran a gusto siendo switch.
Ninguna tendencia es mejor que otra. Como siempre sucede, la mejor tendencia es la tuya, la propia, aquélla con la que te encuentres más a gusto. Tus fantasías serán tu principal fuente de información: Jay Wiseman en su obra "BDSM", Página 467, propone un criterio, que aunque simple, es muy efectivo: "Si quieres saber qué es lo que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando".

14) - Estoy un poco confundido, hablas de "Dominantes" y de "Amos" , ¿no es lo mismo?.

No, no lo es. Un Dominante es una persona con tendencia Dominante, que puede o no tener sumisa. Un Amo es un Dominante que tiene una persona sumisa bajo su Dominio. Para entenderlo: todos los Amos son Dominantes, pero NO todos los Dominantes son Amos, porque no todos tienen sumisa.
A veces, en lugar de la palabra "Amo", se usan otros sinónimos. Las sumisas suelen referirse a aquél con el que mantienen una relación D/s llamándole indistintamente mi Señor, mi Amo, mi Dueño, etc. Pero ello NO implica que unos títulos sean superiores a otros, sino que es la manera personal que tienen de llamar así a la persona que ejerce su Dominio sobre ellas.



*¿DÓNDE ENCUENTRO A MI SUMISA?


15) - ¿Es difícil encontrar una sumisa?. Cuál es la causa de que aparezcan tan pocas sumisas sin Amo en el mundo BDSM?.

Sí, y es difícil porque la cantidad de sumisas "visibles" y sin Amo en foros, páginas de contactos y blogs es mínima comparada con la de Dominantes. Pero si bien no dispongo de estadísticas, por la cantidad de sumisas que me escriben exponiéndome sus dudas, diría que hay tantas mujeres con tendencia sumisa como de hombres hay con la de Dominante.
El hecho de que aparezcan relativamente tan pocas sumisas sin Amo en la comunidad BDSM, generalmente se debe a la prudencia. Por su papel, las sumisas creen estar más expuestas a abusos. También se debe al tradicional papel de espera de la mujer que aún está vigente a pesar de la tendencia a la igualdad en nuestra sociedad occidental. Es poco frecuente que una sumisa pida directamente a un Dominante que sea su Amo, en cambio sí lo es que un Dominante pida a una sumisa que se le someta.
Otra causa muy frecuente la constituye el que la cantidad de Dominantes que buscan su sumisa no suele ir unido a su calidad. Es una queja constante de las sumisas que quieren elegir un Dominante, que la mayoría de los supuestos "amos" no lo son, sino que se trata de gente que sólo quiere encontrar una aventura sexual fácil con la excusa del BDSM.

16) - Pero buscar una sumisa debería ser fácil, ¿no?: sólo tengo que encontrar una mujer amable, dulce, servicial...

 Siguiendo este criterio quizá puedas pensar que tú para ser el Amo de tu futura sumisa debes ser una persona egoísta, adusta, desagradable y con mal carácter. Nada más lejos de la realidad, una sumisa es una persona normal que en el juego BDSM adopta el papel de sumisa, al igual que tú has escogido el de Dominante.
Otro error frecuente es el de creer que porque una mujer tenga CARÁCTER SUMISO ha de tener forzosamente TENDENCIA SEXUAL SUMISA y NO es lo mismo: lo primero se refiere a todos los aspectos de la vida, lo segundo se refiere a la sumisión única y exclusiva hacia su Amo.
También es un error creer que una persona por ser dulce y amable ha de tener tendencia sumisa. Y es un error porque EL CARÁCTER NO DEFINE LA TENDENCIA. En algunas personas ambas cosas pueden ir unidas (cuando ocurre que una persona con carácter sumiso tiene también tendencia sexual sumisa) pero ello no es necesario para que una mujer disfrute de la sumisión erótica. Para disfrutar de ella, lo único que se hace necesario es sentir sumisión respecto a otra persona en un contexto erótico.
Así que tu criterio para encontrar la sumisa de tu vida NO es válido, si quieres encontrar tu pareja sumisa, lo lógico sería encontrar primero una persona que te guste de manera global, con todas sus circunstancias, como hacemos casi todos cuando buscamos nuestra pareja, y luego claro, que tenga tendencia erótica sumisa.
Al igual que una mujer con tendencia sumisa debe distinguir muy bien entre el placer de agradar y hacer felices a los demás y lo que es realmente sumisión, tú como Dominante, deberías saber distinguir entre que te guste que tu pareja sea complaciente contigo, con tu deseo de Dominarla. NO es lo mismo.

17) - ¿Entonces, qué podría hacer para encontrar mi sumisa?.

Encontrar tu sumisa, la sumisa que te guste, es un proceso que, normalmente, será largo y laborioso. Acéptalo   desde el primer momento. PERO si eres persona seria, responsable, tienes intención de comportarte con ella de manera educada y quieres ser sincero desde el primer momento, eres una rareza entre los que buscan sumisa, tu probabilidad de encontrarla subirá exponencialmente.
Lo primero que debes hacer es situar tu área de probabilidad y para ello necesitas conocer con realismo cuáles son tus factores de probabilidad. Éstos son muy parecidos a los del mundo vainilla: si eres joven o viejo, alto o bajo, tu nivel cultural, tu estado civil (soltero, separado o casado), etc. etc. También influye la forma en que quieres vivir el BDSM y tu experiencia.
Te recomiendo vivamente que busques tu sumisa dentro de tu área de probabilidad, te evitarás frustraciones y pérdidas de tiempo. Si tienes más de 50 años no lo intentes con una sumisa de 18, lo tienes crudo.

18) - ¿Dónde puedo encontrar mi sumisa?.

Hay varias ÁREAS DE BÚSQUEDA. Te recomiendo que las explores todas. Cuantas más áreas explores, más probabilidad tendrás a tu favor:
La sección de contactos de cualquier página BDSM, los chats, los foros.
Fiestas, cenas y clubs BDSM: sal de casa, no te refugies detrás del ordenador. Déjate ver y acude a las fiestas y comidas que organizan las diferentes páginas BDSM. Además, ello te permitirá conocer físicamente a gente que has conocido en el chat o de la que has leído algo en la red.
También puedes confeccionar tu propio blog. El blog es un medio excelente para que las sumisas interesadas por ti te conozcan. En él puedes poner tu anuncio de búsqueda con mucho más detalle que en otra página ajena, adornarlo y realzarlo de la manera que quieras.
A medida que vayas haciendo amigos en la Red, pon el link a su blog en el tuyo, normalmente ellos pondrán un link a tu blog, así irás extendiendo una red de amistades. En mi blog, por ejemplo, tengo situados los links de las personas a las que tutelo y que aún no han encontrado su pareja.
En mi blog encontrarás un artículo especialmente destinado a ayudarte en la búsqueda de tu sumisa: "100 CONSEJOS PARA ENCONTRAR TU SUMISA EN LA RED".

19) - ¿Es fácil encontrar mi sumisa en un chat?.

Normalmente los que buscan una sumisa eligen los chats más concurridos, lo que hace que el tráfago de gente que acuda a ellos aumente como una bola de nieve ladera abajo. En mi opinión, si buscas tu sumisa de manera seria es una pérdida de tiempo que la busques en este tipo de chats. Y no porque no puedas encontrar en él sumisas serias, es que están tan hartas de ser asediadas que la mayoría pulsan la opción de no ser molestadas por nadie.
Otro problema de los chats más concurridos es que resulta casi imposible hablar con nadie. Una línea tuya que escribas se perderá en un mar de líneas. Tu voz no se oirá en el griterío general. Además, la mayoría del tiempo se habla de todo menos de BDSM.
Busca un chat pequeño y tranquilo pero de calidad. Elegir un chat así, es como elegir un bar o un Pub tranquilo y sosegado para charlar en lugar de una discoteca llena de ruido. No te preocupes si notas que los que están hablando tienen un nivel superior al tuyo, por el contrario, si te muestras tal cual eres: un principiante, tendrás el apoyo y la ayuda de los demás.
En el chat, mantén la etiqueta. Todos los chats tienen reglas de comportamiento que varían poco de unos a otros. Síguelos al pie de la letra. No te crees una reputación de conflictivo.

20) - ¿Qué cualidades tengo que buscar primordialmente al elegir mi sumisa?. Supongo que cuanto más sumisa mejor, ¿no?.

Una sumisa no es sólo un "ente" sumiso, es ante todo una persona que por muy esclava que sea y mucha devoción que te demuestre, tiene su mundo. Las sumisas son personas reales, con familia, amigos, trabajo y a veces hijos.
Por ello, si quieres establecer una relación de pareja con ella, las cualidades o valores más importantes que quizá deberías considerar en la elección de tu futura sumisa son sus Valores Humanos y no sólo elegirla en función de sus virtudes sumisas.
También debes considerar el hecho de que cada sumisa tiene un ritmo y un límite en su entrega, límite a partir del cual ya no le resulta placentera. Piénsese por ejemplo, que todas las sumisas no tienen vocación de esclava, ni tienen porqué tenerla.
Suelen encontrarse Amos que estúpidamente se empecinan en lograr que sus sumisas superen un nivel para el que no tienen capacidad ni posibilidad. Su nivel está muchas veces limitado simplemente por sus propias circunstancias personales. A veces la impaciencia e inmadurez del Amo le hace exigir a su sumisa un nivel superior demasiado pronto y demasiado rápido.
Al elegir debes tener claro en qué nivel quieres vivir tu tendencia BDSM y tener en cuenta que a mayor nivel corresponde un mayor coste en esfuerzo, energías y tiempo para ti y también para tu sumisa. Díselo bien claro a tu futura sumisa, porque puede que el nivel que quieres para tu relación no sea el suyo.

21) - ¿Qué tipo de sumisa debería evitar?.

En la Comunidad BDSM parece que cuando se produce un abuso, siempre es el Amo el que actúa mal y que la mayoría de las veces es la sumisa la víctima. Pero no es así:
Es cierto que hay sumisas que llegan dolidas por otras experiencias desgraciadas en el BDSM, experiencias que a veces no han sido otra cosa que puro maltrato, estas personas necesitan de una especial delicadeza, comprensión y paciencia por parte de su nuevo Amo.
Pero las hay que adoptan una actitud constante de víctimas independientemente de cómo haya sido su experiencia anterior y que por supuesto se vuelven a sentir víctimas de su nuevo Dominante por muy respetuoso y dedicado que éste sea, hasta hacerle creer que su perpetua infelicidad es responsabilidad de él. Estas sumisas se convierten en auténticas acosadoras que desde su rol de víctimas pueden ser tan destructivas como cualquier mal Dominante. El nuevo Dominante se da cuenta pronto que la anterior ruptura no se debió a un mal Dominante, sino a una sumisa insufrible.
Por supuesto y al igual que ocurre en el mundo vainilla, también existe la sumisa demasiado neurótica que nunca está bien con nada y con una actitud de constante rebeldía o desafío, buscando desestabilizar al Amo para conseguir que éste la castigue. Esta actitud es lamentable sobre todo porque vicia la relación D/s, la rompe, al convertir al Amo en un mero dispensador de azotes al servicio de la sumisa. Si una sumisa necesita de los azotes de su Amo, hará bien en pedírselos respetuosamente o mediante las señales convenidas que, con el transcurso de tiempo, casi todas las parejas acaban por tener. Pero una sumisa no debería tener que recurrir a una mala actitud para que se le castigue.
También hay mujeres que se hacen pasar por sumisas, sin tener auténtica vocación para ello con el fin de obtener una atención en el mundo BDSM que no conseguirían en el ambiente vainilla. Pero estas relaciones tienen poco recorrido, porque un Dominante con cierta experiencia sabe distinguir pronto entre la auténtica actitud sumisa y la que es sólo una interpretación teatral.



*¿CÓMO CONSIGO QUE MI PAREJA SEA MI SUMISA?. ¿CÓMO SE LO DIGO?


22) - ¿Y cómo le digo a mi pareja que sea mi sumisa?.

Para comenzar deberías ser consciente de que tienes una baza muy importante a tu favor: se supone que eres una de las personas que mejor la conoce.
Hay dos maneras de hacerlo y dependerá de la complicidad, la comunicación y la cantidad y calidad de los sentimientos afectivos que os unan.
Si en vuestra relación hay una buena comunicación, empatía y confianza, si habláis con sinceridad sobre vuestros sentimientos, la mejor manera de hacerlo sería que hablaras francamente con ella de tu tendencia y tus necesidades BDSM y que juntos exploréis este mundo buscando información de calidad en páginas serias que hablen del tema (NO recomiendo los relatos por muy atractivos que os parezcan), seguramente después comenzaréis vuestros primeros juegos.
Pronto sabrás si ella tiene vocación de ser tu sumisa o no. Si os resulta difícil buscad un Tutor que esté dispuesto a ayudaros o iniciaros. En mi blog encontrarás un artículo en el que se describe qué es un Tutor y cómo elegirlo: "LA TUTORÍA COMPLETA".
Por desgracia muchas veces la complicidad entre las parejas no es tanta como sería deseable o puede que tú supongas que tu pareja tiene una opinión negativa respecto de las prácticas BDSM. En este caso lo mejor es ir introduciendo los juegos BDSM en vuestra sexualidad de manera paulatina.

23) - ¿Y si me encuentro con la oposición inicial de mi pareja, debería descartarla como mi futura sumisa?.

La mayoría de las veces las opiniones en contra de las prácticas BDSM se deben más al desconocimiento de lo que en realidad es, que a la falta de una tendencia BDSM clara. El BDSM es un tabú tan grande en nuestra sociedad, que la mayoría de la gente que no lo conoce lo rechaza a priori sin molestarse en averiguar realmente en qué consiste.
Si de verdad te ama, probablemente tu pareja hará un esfuerzo por intentarlo. Seguramente tú la conoces mejor que nadie, y además tienes muchas ocasiones para intentarlo, pues se supone que vives con ella, aprovéchate de esas ventajas.
Aunque creas que es imposible que la persona con la que vives albergue sentimientos sumisos, dale al menos el beneficio de la duda. La mayoría de las personas tenemos tendencias Dominantes/sumisas y/o sádicas/masoquistas, pero en su mayor parte las reprimimos en aras de una moral que no se plantea, que lo mejor que se puede hacer con ellas es airearlas de manera sana y segura (ésa es la mayor utilidad del BDSM), en lugar de reprimirlas.

24) - ¿Con qué juegos podría iniciar a mi pareja en la D/s?.

Lo primero que has de comprender es que has de hacerlo DESPACIO. Si el primer día te presentas ante ella con una parafernalia de látigos, pinzas y esposas, lo más probable es que eche a correr...
Es muy frecuente que los Dominantes, cuando comenzamos, tengamos la estúpida idea (seguramente sacada de los relatos) de que una mujer (sumisa o no) inevitablemente se someterá a nosotros si la tratamos duramente desde el primer momento.
El humor es muy importante para comenzar (y también posteriormente). No intentes tomar una actitud netamente Dominante ni crear un clima serio y ceremonial en los primeros intentos: ella NO lo entendería.
No se necesita mucho para comenzar. Al igual que se ven bien las palabras subidas de tono en los momentos de excitación sexual, unos cachetes en el trasero en medio de vuestros juegos sexuales también son BDSM, casi todo el mundo conoce su significado y se suelen admitir (dependiendo de su intensidad) como una manera pícara de comenzar el juego aún vainilla. Igual podría decirse de los mordiscos y pellizcos de baja intensidad.
Si cuando practicáis sexo ella toma la postura de "perrita" estando tú detrás, podrías intentar tirar ligeramente de su cabello y/o darle unos cachetes en las nalgas. Esta es una práctica muy usada en los juegos BDSM.
También constituye un juego BDSM el sujetar con las manos los brazos de la mujer por encima de su cabeza, mientras practicáis sexo.
Quizá el siguiente paso sería utilizar una par de pañuelos para atarle las manos a la cabecera de la cama (¡Atención al atar las muñecas!: una excesiva presión o durante demasiado tiempo puede ser peligroso). Aquí es donde muchas sumisas se descubren como tales al sentirse atadas. El atar suele ser el punto crítico de entrada efectiva en el mundo BDSM, porque además tiene la ventaja de que pueden hacerse restricciones muy efectivas con pocos conocimientos, observando, eso sí, mucha PRUDENCIA en cómo se ata, de manera que no se interrumpa la circulación sanguínea en ningún punto ni se fuercen las articulaciones.
Quizá lo siguiente podrían ser un par de pinzas de muy poca presión (con el cuidado de no tenerlas puestas demasiado tiempo)... la imaginación es tu principal arma. Si quieres hacerlo bien, escoge un Play-List  (lista de prácticas BDSM, descrita en la duda 33), siéntate ante un papel y haz una lista progresiva de prácticas, esto te proporcionará algo en lo que apoyarte y te dará confianza.
Para introducir a tu pareja en el BDSM has de TRABAJAR, sin trabajo no sé consigue nada. Nada es gratis, el paraíso tampoco lo es.
  

*¿Y CUANDO LA ENCUENTRE QUÉ LE DIGO?. LAS PRIMERAS CONVERSACIONES


25) - ¿Cuando encuentre una sumisa cómo debo comportarme?.

En tus primeros encuentros con una sumisa (en persona o por escrito) mi consejo es te comportes como lo harías con cualquier otra mujer en la que estés interesado.
Un Dominante es ante todo un caballero. La desinformación de algunos dominantes es tal, que creen que a las sumisas les gusta que se les humille sin más. Por supuesto no han oído hablar de la necesidad de un consenso previo, de un ritmo, de un contexto adecuado, etc. Esta gente no sólo demuestra un desconocimiento total de los protocolos (lo que en sí no sería grave), sino que además, demuestran una evidente falta de la más elemental educación.
Lo primero que debería comprender un Dominante que aspire a ser el Amo de una sumisa es, que si piensa respetarla en el futuro, debería empezar a respetarla "ahora".

26) - ¿Y en nuestras primeras conversaciones qué le digo?.

En tus primeras conversaciones con una sumisa mi consejo es que le hables con normalidad, como lo harías con cualquier otra mujer en la que tengas interés.
En los primeros contactos NO cometas el error de usar palabras humillantes o soeces. Hablarle de esa manera a una sumisa, sin venir a cuento, ya descalifica a cualquier persona como Dominante. Recuerda: el respeto se gana, no se impone. Si quieres que tu futura sumisa te respete como Amo trátala con respeto. En tus conversaciones respétala, si no la respetas en los primeros momentos ella va a creer que jamás lo harás. En las dudas 36 y 37 encontrarás las áreas que más deberás respetar de tu sumisa.
No presiones desde el primer momento a la sumisa intentando imponerte como su Amo, por el contrario habla con naturalidad, en las siguientes conversaciones trata de hacerle ver tu vena Dominante, pero hazlo con elegancia y respeto. Es un difícil equilibrio, casi un arte, mezcla de caballerosidad y Dominación. En su mano está el responderte de manera más o menos sumisa a tus progresivos avances.
El lenguaje verbal es un instrumento de primer orden en el galanteo D/s, también lo es el lenguaje corporal, pero ten en cuenta que la contención, la elegancia y la sencillez son el marchamo de un buen Dominante, sin caer tampoco en la adustez ni la seriedad excesivas; el sentido del humor no está reñido con el Dominio, por el contrario da sensación de personas sana.
Un error frecuente en los Dominantes noveles consiste en suponer que, porque una sumisa les hable de "Vd." y les llame "Señor" (lo que se llama "Lenguaje o tratamiento de Respeto"), les está declarando su sumisión. Por el contrario, ésta es una costumbre protocolaria dentro del BDSM que es signo de buena educación sumisa, pero ello NO indica necesariamente que la sumisa se sienta sometida al Dominante.
No esperes que la primera entrevista con tu posible sumisa sea muy diferente de la primera cita vainilla. Los nervios y las preguntas que uno se hace, suelen ser los mismos.

27) - Voy a tener la primera cita con una sumisa ¿puedo proponerle ya que hagamos una sesión?.

Puedes, y de hecho se hace muchas veces, pero no te extrañe si se muestra contrariada por una petición tan prematura. Está universalmente admitido en la Comunidad BDSM que la primera cita es para charlar y conocerse, preferiblemente en un lugar público. Ten paciencia.
Como explico en otra duda referente a la primera sesión (la número 29), yo soy partidario de que la primera sesión sea la culminación de un proceso progresivo de Dominación anterior, un proceso que comenzará con el Domino sutil en las pequeñas cosas, pequeñas ordenes en cuya obediencia irás percibiendo su deseo de someterse a ti y ella tu deseo de dominarla.
Sin embargo también sucede (y no hay nada malo en ello) que en una fiesta o club BDSM conozcas a una sumisa y que el clima, el ambiente, sea propicio para que os apetezca hacer una sesión puntual allí mismo o en otra parte. Si después de esta sesión os apetece seguir con una relación estable, sería deseable que hablarais de ella, de los límites, de vuestras preferencias, etc. como normalmente se haría con cualquier relación BDSM que comienza.

  
*¿QUÉ HAGO EN MI PRIMERA SESIÓN?. LA SEGURIDAD DE TU SUMISA


28) - ¿Qué es una sesión?.

La mayoría de la gente que practica BDSM suele hacerlo en las llamadas "sesiones". Incluso se utiliza el verbo "sesionar" como sinónimo de practicar las disciplinas BDSM.
Una sesión normalmente se realiza dentro de un tiempo y un espacio determinados, en el seno del cual se desarrollan los "roles" que cada uno ha elegido, de manera que cuando termina la sesión estos roles desaparecen y termina el juego hasta la siguiente sesión. La sesión es pues un artificio muy cómodo en el sentido de que la convierte en algo acotado, un lugar y un tiempo en el que somos lo que queremos ser según nuestra tendencia, nuestro rol: Amos, sumisas, sádicos, masoquistas... y luego, fuera de él, recobramos nuestra manera de ser habitual.

29) - ¿Cómo se llega a la primera sesión?.

Yo soy partidario de que la primera sesión sea el final de un proceso progresivo de Dominación anterior, un proceso que comenzará con el Domino sutil en las pequeñas cosas, pequeñas ordenes en cuya obediencia irás percibiendo su deseo de someterse a ti y ella tu deseo de dominarla.
Luego podrás quizá alargar tu control en detalles, en pequeñas cosas... por el camino de estas pequeñas dominaciones la irás conociendo y ella a ti. Probarás que sabes respetarla y sobre todo ella probará que tu presencia le provoca sentimientos sumisos. Recorriendo juntos este camino, llegará un momento en el que sin esfuerzo, de manera natural, os apetecerá hacer vuestra primera sesión.
Lo que propongo es que vuestra primera sesión no sea un escalón brusco en vuestra relación, sino que lleguéis a ella como parte de un proceso paulatino, natural y previsible, en vuestra evolución como pareja Amo/sumisa.
Todo ello le hará entender que no tienes prisa, que la respetarás ahora y en el futuro y que tienes autodominio, una de las virtudes fundamentales de un Amo, pues recuerda esto: antes de Dominar a nadie, la primera persona a la que un Amo debe Dominar es a sí mismo.
Si haces las cosas bien y sigues el proceso normal, antes de una sesión: completáis vuestro Play-List (descrito en la duda 33), establecéis vuestra palabra de seguridad, habláis sobre la sesión, etc. es casi seguro que vuestra primera sesión será un éxito.

30) - ¿Y cómo debo preparar mi primera sesión?.

Más que preparar "tú" la primera sesión, sería más apropiado que la prepararas junto con tu sumisa. Ante todo es importante que hagáis juntos un Play-List (descrito en la duda 33), con el que saber los límites y preferencias de ambos.
Deberás acordar la Palabra de Seguridad con tu sumisa, la que le permitirá detener inmediatamente la sesión en cuanto la pronuncie.
Debes saber las llamadas de seguridad que seguramente tu sumisa querrá hacer a una amiga o familiar durante la sesión, para decirle que está bien. Debes conocer las horas de las llamadas para programar la sesión de manera que ella no se encuentre atada y además esté serena en el momento en que tenga que hacer sus llamadas.
Prepara la sesión de manera que tu sumisa se sienta segura en tus manos. Es tu responsabilidad como Amo que la sumisa no sólo esté segura, sino que además se SIENTA segura. Puede que lo que le estés haciendo sea objetivamente seguro, pero eso no basta, es necesario que además ella esté convencida de que lo es.
Mientras una sumisa esté en el juego, un Amo nunca debería oír un "no" de sus labios. Si ocurre, es que hay algo que se está haciendo mal: ¿Se han fijado bien los límites?. ¿El Amo los ha traspasado de alguna manera?. ¿El Amo conoce suficientemente a su sumisa?. ¿Se ha hablado lo necesario antes de la sesión?.
Las sesiones (sobre todo las primeras) deberían ser preparadas con cuidado. El Amo debería saber qué hacer según reaccione su sumisa. Hay una regla para los Amos que no suele fallar: "NO le pidas a tu sumisa nada de lo que no estés razonablemente seguro que te vaya a dar".

31) - ¿Qué hago en mi primera sesión?.

Ante todo, la primera sesión sirve para conocerse en muchos aspectos, y no sólo físicamente. La primera sesión es para muchas cosas, pero NO para hacer maravillas. Sólo un Amo estúpido desplegará en ella los que él supone extraordinarios conocimientos sin tener en cuenta la falta de experiencia de su sumisa. Si la sumisa es primeriza, lo primero que intentará conseguir un Amo inteligente es que esté lo más tranquila posible en su entrada a este mundo apasionante, del que su Amo sabe que ha fantaseado mucho, pero que más que sus fantasías, ha de lograr su tranquilidad y su confianza. Yo siempre he considerado como un buen comienzo para la primera sesión, el darle a tu sumisa un gran y cálido abrazo.
Antes de realizar vuestra primera sesión deberíais prepararla, a ser posible juntos. No hay nada más patético que un Amo que duda o no sabe qué hacer durante una sesión. Se supone que eres el Amo y Señor de la sesión, es lo primero que debes Dominar.
Opino que en las primeras sesiones, un Amo debería olvidarse un poco de su propia satisfacción para que ello le permita centrarse más en la sumisa. A medida que avancen las sesiones ya podrás disfrutar de tu sumisa, dejando que ella a su vez disfrute del placer sumiso de contribuir a tu felicidad con su entrega.
La primera sesión os marcará para siempre. La recordaréis siempre, y normalmente con mucha nostalgia, pero recuerda: más importante que la primera sesión salga maravillosa es que simplemente no salga mal. Ya tendréis tiempo de hacer maravillas. Es una regla de oro que cada sesión os deje con ganas de realizar la siguiente.

32) - ¿En mi primera sesión cuándo puedo comenzar a atar, poner pinzas, azotar...?.

En las primeras sesiones es conveniente ir de lo sencillo a lo complicado, de lo fácil a lo difícil y lo que creo que es más importante: de lo conocido a lo desconocido.
Es mi opinión personal que, para introducir a tu sumisa (o a ti mismo) en el BDSM, habría que ir en primer lugar de lo conocido a lo desconocido. Me explico: se supone que la mayoría de las veces la sumisa y tú habéis practicado la sexualidad vainilla, que si bien puede que no os haya sido del todo placentera, al menos es un entorno que conocéis por haberla practicado. Es por este camino por el que yo creo que deberías comenzar. Sería ir de lo conocido (sexo vainilla) a lo desconocido (BDSM), aunque aquí estoy hablando más de caricias y la excitación que producen, que de una relación sexual completa.
Si comenzáis por vuestra sexualidad, tu sumisa se encontrará en un terreno probablemente ya conocido, con lo que se reducen mucho los miedos y el estrés que casi siempre van unidos a la primera sesión. Además ya he hablado en estos consejos de que una sumisa excitada sexualmente es mucho más receptiva en el juego BDSM. Todas sus tendencias se muestran con más facilidad: sumisión, masoquismo, humillación verbal... todo se hace más fácil. Aquí tienes una razón más para que el sexo esté presente en tu Dominación.
Quizá el primer lugar donde situar a tu sumisa en tu primera sesión, no sea el potro o colgada de una cuerda, sino en la cama, y los primeros juguetes que emplees no sean la cuerda y el látigo, sino otro tipo de juguetes sexuales...

33) - ¿Qué utilidad tiene el llamado "Play List"?. ¿Cómo se hace?.

Un "Play List" es una lista de prácticas BDSM en la que Amo y sumisa establecen los límites y preferencias respecto a esas prácticas, al menos las provisionales. Normalmente se hace por separado, cada uno hace el suyo, calificando cada práctica, para luego intercambiarlos.
Si la calificación se hace utilizando números, por ejemplo del 1 al 5, un "5" significará que esa práctica le gusta particularmente y un "0" significará un límite absoluto, también se suelen poner notas o comentarios adicionales a algunas de las prácticas. Cada pareja lo realiza a su manera. Para obtener un Play List en formato Excel que se ajusta a estas características mira la nota al final de la página.
Antes de vuestra primera sesión, completa con tu sumisa un Play-List lo más exhaustivo posible. Es uno de los pasos clásicos que marca el BDSM antes de una sesión. Muy a menudo este requisito se suele obviar o como mucho se suele hablar sólo de los "limites". Sin embargo el Play-List es una de las herramientas más útiles que tienes a tu disposición para evitar que fracases en las primeras sesiones.
Deberías revisar a menudo el Play-List de tu sumisa y a medida que os vayáis conociendo en vuestra relación ir actualizándolo, pues como es natural, los gustos y preferencias van cambiando con el tiempo y la práctica.
Si lo hacéis así el éxito de las primeras sesiones (las más problemáticas) está casi asegurado. Además, todo ello os dará confianza a ti y a ella en el desarrollo de la sesión y por añadidura en vuestra relación.
Para obtener un Play-List válido tanto para ti como para tu sumisa, mira en este escrito, la nota que hay al final del consejo número 100.

34) - Pero si consensuamos lo que vamos a hacer en la primera sesión se perderá el atractivo que para una sumisa tiene, de entregarse totalmente a los deseos del Amo...

Efectivamente uno de los mayores placeres de la sumisa en una sesión es "cerrar los ojos", no saber qué le tiene preparado o qué querrá su Amo de ella y con ello entregarse ciegamente a sus deseos y órdenes, pero si ella lo sabe con anterioridad esa "magia de la entrega ciega" desaparece.
Pero hay un pequeño truco en todo ello: Si bien es cierto que la sumisa, en las primeras sesiones ha de saber lo que se le va a hacer, puedes reservarte para ti el "cuándo" y el "cómo" hacerlo, dentro de los límites previamente establecidos por vosotros.
Otro recurso muy eficaz que ayuda a la sumisa a sumergirse en un estado de placentera entrega: hacer uso de un antifaz que no le permita ver qué está sucediendo a su alrededor, siempre que el usarlo no sea uno de sus límites, claro.
Además, en las siguientes sesiones y a medida de que se establezca un clima de confianza en la pareja, el que la sumisa NO sepa lo que se va hacer en cada sesión será la norma, no la excepción.
Pero en la primera sesión es necesario que, por motivos de seguridad y sobre todo para ganar su confianza, ella sepa lo qué va a suceder.

35) - ¡Ah!,¿pero entonces, una sumisa puede tener límites en su entrega?.

¡Claro!. Los que tú y tu sumisa deberíais CONSENSUAR antes y durante vuestra relación.
Es una de las normas tradicionales del BDSM. Antes de comenzar una relación o antes de vuestra primera sesión, tú y tu sumisa deberíais tener vuestras conversaciones preliminares, incluso con la ayuda de un "Play List" (lista de prácticas BDSM ya descrito en la duda 33) en la que establezcáis vuestros límites y preferencias respecto a esas prácticas, al menos las provisionales. En mi blog encontrarás un Play-List que contiene muchas de las prácticas que se suelen incluir en el BDSM, para que ambos elijáis las que queréis incluir en vuestros juegos.
Si lo hacéis así el éxito de las primeras sesiones está casi asegurado. Además, todo ello os dará confianza a ti y a ella en el desarrollo de la sesión y por añadidura en vuestra relación.

36) - ¿Y qué límites son esos?.

 Depende de cada pareja, por supuesto, pero los más habituales suelen ser: la coprofilia (juegos con excrementos), agujas, Dominación o sexo público, juegos en los que intervengan animales, asfixia y otras prácticas extremas, etc. Algunos límites son evidentes, como por ejemplo las prácticas que vayan en contra de la ley, introducir a menores de edad en nuestros juegos y por supuesto hay que evitar la posibilidad de que algún niño o menor de edad presencie nuestras prácticas, podría malinterpretarlas.
La salud física y mental de la sumisa es un límite absoluto en el mundo BDSM. Nada que ponga en peligro la salud de la sumisa debe ser ordenado por un Amo ni obedecido por su sumisa. Un Amo debería informarse, antes de empezar a jugar, de cualquier limitación física o mental que la sumisa pudiera tener, en especial hay que evitar las prácticas respecto a las cuales su sumisa haya expresado temores o fobias.
Debes insistir en que tu sumisa nunca te oculte las limitaciones físicas o psicológicas que crea tener para realizar una sesión por ridículas que éstas le puedan parecer. Has de hacerle comprender que de ello depende su seguridad.
Por cierto, su maternidad es la parte de su vida que más deberías respetar. La razón es sencilla: sus hijos son inocentes, y deberían estar totalmente al margen de vuestros juegos, que según su edad y madurez podrán no comprender e incluso malinterpretar.

37 ) - ¿Yo también puedo tener límites o sólo los tiene la sumisa?.

Por supuesto que puedes. Como Dominante puede que algunas prácticas te resulten desagradables y no quieras llevarlas a cabo aunque a tu sumisa le gusten. Tu sumisa deberá respetar tus límites tanto como tú debes hacerlo con los suyos.
En mi opinión, además de las reglas y normas del BDSM de las que ya se ha hablado en la duda num. 3, deberían ser siempre límites del Dominante con los cuales demostrar el RESPETO a su sumisa, los siguientes:
 1) La salud de la sumisa.
 2) Su familia (sobre todo sus hijos).
 3) Su trabajo, su futuro profesional.
 4) Su patrimonio, su dinero.
 5) Sus creencias políticas y religiosas.
 6) Sus amigos.
Ten en cuenta que en algunos de esos límites, el Amo está "después" de ellos. Por ejemplo: es del todo evidente que una sumisa ha de atender antes las necesidades de su bebé que la tarea pendiente o la orden que su Amo le haya encomendado.
A veces, se da el caso de que una sumisa llevada por la pasión de la entrega o por el simple masoquismo dentro de la sesión, pide a su Amo un trato tan excesivamente duro o peligroso que incluso pudiera afectar a su salud o a su seguridad (la salud de la sumisa es un límite absoluto). En este caso un Amo responsable ha de negarse al deseo de su sumisa de sobrepasar el límite de lo sensato.

38) - ¿Cómo azotar?. ¿Qué precauciones debo tomar?.

Los azotes, junto con las cuerdas son seguramente los iconos más conocidos del BDSM, llegando a creer que éste no consiste en otra cosa. Pocos saben que el dolor es sólo una parte muy pequeña de los juegos BDSM y muy pocos imaginan que se puede ser Dominante o sumisa sin tener que recurrir al dolor. Y viceversa: hay Sádicos o masoquistas que disfrutan de dar o recibir dolor erótico sin que la Dominación/sumisión tenga ningún significado para ellos.
Otra confusión que se da a menudo es creer que el dolor es erótico por sí mismo. Y no es así. En el BDSM cuando hablamos de dolor, estamos hablando de dolor erótico, es decir, el que es administrado en un contexto y con una finalidad erótica. En la Comunidad BDSM se suele decir que el dolor por el dolor es estúpido.
Por otra parte hay muchos tipos de instrumentos para azotar: látigos de una o varias trallas, fustas, cañas, etc. Aunque todos sirven para azotar cada uno de ellos tiene una finalidad y un efecto distinto. No es lo mismo el fuerte dolor que puede administrase con un látigo hecho de tiras de cuero, que otro hecho de ante o gamuza. No es lo mismo la suave caída de un rebenque que la violenta mordedura de la caña.
Así pues, siempre se puede azotar de manera que una persona pueda soportar los azotes. Sólo hay que usar el instrumento adecuado y ajustar apropiadamente la intensidad, la cadencia, el momento, etc.
La persona que disfruta los azotes, normalmente necesita que éstos le sean administrados con un ritmo y una intensidad determinada y para ello es importante elegir con cuidado el instrumento que empleemos para azotar.
Los azotes dados sin ningún cuidado no suelen ser placenteros. Por ello un Amo con un mínimo de experiencia no empieza a azotar a su sumisa de cualquier manera y con la intensidad que a él le apetezca.
Es MUY IMPORTANTE la SEGURIDAD al azotar: por ejemplo debes conocer qué zonas pueden ser azotadas y cuáles no, y además con qué instrumento e intensidad puedes hacerlo. Es del todo evidente que no se pueden azotar con la misma intensidad los senos femeninos que sus nalgas, que los ojos de la sumisa (por su cercanía y delicadeza) deberían estar protegidos si se azotan los senos con un látigo, sea éste de una o varias trallas, que por la misma razón y en mi opinión, nunca debería azotarse -ni siquiera levemente- la cara de la sumisa, etc.
El dolor hasta cierta intensidad puede ser concebido por la sumisa como una entrega más a su Amo para procurar su placer sádico, con la única condición de que éste sea cuidadoso en cómo lo administra a su sumisa. Un Amo hábil sabrá azotar a su sumisa hasta el nivel que ella quería entregarle, no más. Con el tiempo, ella superará sus niveles de entrega, si ambos han consensuado que así sea.

39) - ¿Qué es "La Economía del Dolor"?.

Yo llamo Economía del Dolor al rendimiento que éste tiene en unión con la escenografía que le acompaña y el significado del acto que se está realizando, para producir efecto emocional. Por ejemplo: una bofetada no suele ser demasiado dolorosa, en cambio tiene el efecto de percibirse como algo muy agresivo y humillante en nuestra cultura occidental. Otro ejemplo: morder ligeramente el cuello o las orejas de la sumisa mientras está atada, suele producirle una intensa sensación sin necesidad de que los mordiscos sean demasiado dolorosos. Como ves no es necesario un dolor intenso para provocar emociones de todo tipo en la sumisa.
Quizá el efecto emocional más importante del dolor erótico bien administrado, lo constituye el sentimiento de entrega de la sumisa y la excitación sexual que a algunas personas les produce.
Porque aquí estamos hablando sobre todo del dolor erótico. El dolor en el BDSM suele tener una finalidad erótica. En la Comunidad BDSM se suele decir que el dolor por el dolor es estúpido. Así pues, bajo este principio es lógico pensar que habría que economizar el dolor en función de su utilidad, una utilidad EMOCIONAL.
Ya se ha dicho varias veces en otras dudas, que los azotes dados sin ningún cuidado no suelen ser placenteros. Por ello un Amo con un mínimo de experiencia no comienza su Dominio azotando a su sumisa de cualquier manera y con la intensidad que a él le apetezca. Éste sería otro ejemplo de economía del dolor.
Pero quizá lo que más contribuye a la economía del dolor es la escenografía que se desarrolle alrededor del mismo, no el dolor mismo: la vista de los propios látigos, su sonido, su textura, los preparativos, el que la sumisa se sienta atada con la finalidad de ser azotada, las palabras susurradas al oído de la sumisa anunciándole lo que le va a suceder... todo ello tiene quizá más efecto psicológico que los propios azotes, el propio dolor.
En lo que respecta al Amo, por ejemplo, tienen más efecto emocional los azotes dados con la mano desnuda en contacto directo con las nalgas de la sumisa, es más personal y contiene más agresividad a mi entender, que el contacto indirecto a través de un látigo o una fusta. Es más, podría decirse que las azotainas administradas directamente con la mano sin protección alguna para el Dominante pueden darse casi sin restricciones, por la sencilla razón de que si los golpes son demasiado fuertes, es el propio Dominante el que primero siente dolor en su mano.
Así pues, cuando azotes a tu sumisa, puedes economizar el dolor de manera que éste resulte placentero para ambos y tenga el mayor rendimiento emocional.

40) - ¿Y si yo soy sádico, podría tener una relación con una sumisa que no es masoquista o no sabe si lo es?.

Yo creo que ésta es una cuestión de niveles S/M. Es decir, nadie es total o nada sádico/masoquista, todas las tendencias se presentan en un nivel determinado. De hecho, éste es un problema que se presenta incluso en las parejas que se declaran convencidos de ser ambos Sadomasoquistas, porque ocurre a veces que el nivel de uno de los componentes de la pareja no es el que necesita el otro.

La compatibilidad al 100 % no existe, la gravedad del problema que presentas dependerá de lo grande que sea la diferencia de niveles que tengáis en la tendencia S/M y lo importante que ésta sea para el funcionamiento de la pareja, porque como es evidente, el que una pareja sea viable depende de muchas cosas, algunas más importantes que otras, lo decisivo es si el balance final hace que valga la pena intentarlo.
Suele ocurrir muchas veces que el rechazo del dolor erótico por parte de una sumisa es más intelectual que real, porque ni siquiera ha probado de manera real el dolor administrado por parte de un Amo cuidadoso que sabe darlo con el clima erótico adecuado.
De todas maneras y como ya se ha comentado en la duda 38 sobre el caso de los azotes, siempre se puede intentar lograr un equilibrio, por ejemplo: siempre se puede azotar de manera que una persona pueda soportar los azotes, sólo hay que usar el instrumento adecuado y ajustar apropiadamente la intensidad, la cadencia, el momento, etc. Que el nivel que pueda soportar la sumisa le satisfaga al Dominante sádico, dependerá de cada pareja.
Además, el dolor hasta cierta intensidad puede ser concebido por la sumisa como una entrega más a su Amo para procurar su placer sádico, con la única condición de que éste sea cuidadoso en cómo lo administra a su sumisa. Un Amo hábil sabrá azotar a su sumisa hasta el nivel que ella quería entregarle, no más. Con el tiempo, ella superará sus niveles de entrega, si ambos llegan a un consenso para que así sea.

41) - ¿Qué es eso de la humillación?. ¿Cómo se hace?.

La humillación es una clase de sufrimiento emocional. Para que se entienda: la humillación es un "azote" emocional, como el azote físico lo es para el cuerpo.
Aunque parezca extraño y aunque es verdad que a casi nadie le gusta que le insulten o le humillen sin más, hay personas que les excita ser humilladas en un ambiente erótico. A propósito, el insulto tendente a atacar la autoestima de una persona no está bien visto en el mundo BDSM.
Por ejemplo, algunas sumisas sienten una intensa excitación si se les tilda de "puta", "zorra" o "guarra" y no sólo por la humillación que ello pueda suponer, sino y sobre todo, por la transgresión moral que supone el sentirse momentáneamente como tales. Con estos epítetos, su autoestima en ningún momento se verá en peligro, por el contrario puede sentirse reforzada y experimentar un sentimiento de orgullo y placer por haber superado un tabú social.
Algunos llaman a este tipo de humillación "Masoquismo Emocional". La humillación sexual hecha con cuidado por un Amo juicioso, puede llegar a ser positiva y hasta catártica. Pero hay un lado oscuro en la humillación. Se trata de la Humillación Moral, la que ataca directamente la moral, la autoestima de la sumisa.
No confundas el juego de la humillación con la degradación ni la agresión moral. En mi opinión frases como "eres una inútil", "no vales para nada", "nunca aprenderás", jamás deberían ser pronunciadas por un Amo, ni siquiera como "juego" dentro de una sesión. Tampoco soy partidario de usar sus defectos físicos para humillar una sumisa. Una cosa es que la sumisa represente el papel de un objeto, de animal, de puta, etc y otra la degradación moral. Algunos llaman a este último tipo de humillación "Masoquismo Moral".
La humillación en una escena puntual y como juego puede ser liberadora hasta cierto punto, pero como forma de vida es repulsiva y abyecta. Es el auténtico lado oscuro del BDSM. La humillación continua como forma de vida es una enfermedad y NO es BDSM.
La humillación no tiene por qué ser exclusivamente pública como muchos creen. Puede tratarse de un juego íntimo de la pareja, en el que el Dominante hace que la sumisa adopte posturas o le hace participar en juegos humillantes. Así pues hay diversas clases de humillación: Física, Mental, Verbal, etc.
Si el juego de la humillación se hace bien, una vez terminada la sesión, la pareja ha de tener la percepción de que sólo ha sido eso: un juego, sin más trascendencia ni consecuencia emocional posterior.

42) - ¿Qué medidas de seguridad debo tomar en una sesión?.

Casi siempre se habla de las medidas de seguridad de la sumisa en una sesión, pero casi nunca de la seguridad del Amo, porque es a la sumisa a la que se le ata, azota o restringe y no al revés. Pero el Amo también debería tomar sus medidas de seguridad para protegerse a sí mismo.
En primer lugar hay que hablar de la seguridad en lo que respecta a la higiene sexual. En tus primeras sesiones o relaciones sexuales usa SIEMPRE preservativo. Lleva siempre preservativos a una sesión. Aunque hayáis pactado que no habrá sexo, NUNCA se sabe en qué acabará todo. En este escrito encontrarás una duda (la número 47) referente a cómo evitar, en lo posible, las Enfermedades de Transmisión Sexual.
Al igual que a una sumisa se le aconseja siempre que su primera sesión la haga en un hotel, a ti te aconsejo lo mismo. Un hotel es un terreno neutral en el que es muy difícil alegar que no se sabía a lo que se iba. Una precaución adicional: que ella se registre también en la recepción del hotel.
Por supuesto con lo que más precauciones debes tomar es sobre todo al atar y/o amordazar, que son las técnicas en la que más accidentes suelen ocurrir. Por ejemplo:
- No cometas la estupidez de atar y amordazar a tu sumisa al mismo tiempo sin que ella disponga de una señal CLARA para avisarte si algo va mal. Ponle en las manos una campanilla o algún artilugio que produzca fácilmente un SONIDO FUERTE en la mano mediante el cual puedas darte cuenta enseguida que algo va mal.
- Si la atas o la inmovilizas de alguna manera deberías hacerte siempre una pregunta capital mientras lo haces: "¿Que le ocurriría a ella si en este momento o más tarde yo cayera fulminado?". ¿Peligraría su seguridad de algún modo?. Si es así NO lo hagas. Sea lo que sea lo que estés haciendo, no lo hagas.
- Una consecuencia evidente de lo anterior es que, cuando ates a tu sumisa, en mi opinión deberías dejar siempre un Cabo de Seguridad en su mano con el cual se pueda desatar. Ya sé que ello le quita intensidad al bondage, pero la seguridad de tu sumisa te obliga a hacerlo.
- NO dejes NUNCA SOLA a una sumisa inmovilizada, ni siquiera cuando esté acostada encima de la cama.
- Como he explicado en otra duda (la 44), mucho cuidado con las suspensiones. NO las hagas hasta que no tengas amplios conocimientos de bondage. Incluso aunque uses para ello unas confortables muñequeras, actúa con precaución.

43) - ¿Por qué es tan importante la Palabra de Seguridad?.

La Palabra de Seguridad es tan importante para tu sumisa como para ti. La Palabra de Seguridad es sagrada, si tu sumisa te la da, la sesión debe parar inmediatamente, desatarla si lo está, esperar unos momentos y hablar con la mayor tranquilidad posible sobre lo que ha ido mal.
Si has aleccionado bien a tu sumisa sobre su uso (no está de más recordársela antes de comenzar cada sesión), ello te dará la tranquilidad de que ante un fallo de seguridad, despiste, olvido de algún límite, etc. que hayas cometido, estarás más cubierto por el uso de la Palabra de Seguridad que quizá te permitirá enmendar un error que de otra manera podría haber tenido graves consecuencias.
Además el tener la libertad de su uso por parte de la sumisa, le da a ella una sensación de SEGURIDAD y de confianza en su Amo, que es lo primero que una sumisa debe sentir respecto a su Dominante.
Si tienes amordazada a tu sumisa, evidentemente NO podrá darte la Palabra de Seguridad. Antes de hacerlo debes acordar con ella una señal no verbal que sustituya a la palabra de seguridad. Si además de amordazarla la atas de manera que ella no disponga de una señal CLARA para avisarte si algo va mal, deberás ponerle en las manos una campanilla o algún artilugio que produzca fácilmente un SONIDO FUERTE mediante el cual puedas darte cuenta enseguida que algo va mal.
Importante: es obligación de un Amo saber hasta dónde puede llevar a su sumisa para que ésta NO tenga que usar la Palabra de Seguridad. Es responsabilidad suya conocerla, escucharla, preguntarle lo que necesite y sobre todo saber cómo ha de usar los instrumentos sin peligro para ella.
Como Amo honesto has de recordarle a tu sumisa que no la considerarás menos sumisa porque use la Palabra de Seguridad. Eso le dará confianza. Si una sesión se le hace insoportable a tu sumisa, la culpa es tuya, porque tú eres el Amo y Señor de la sesión y eso la legitima para usarla.

44) - ¿Qué daños físicos puede llegar a sufrir la sumisa en una sesión?.

- Heridas, contusiones, torceduras, etc. producidas por el mal uso de los instrumentos utilizados en los juegos BDSM, o más frecuentemente por unas ataduras mal aplicadas.
- Usar pinzas demasiado tiempo. Pueden amoratar e incluso necrosar la parte del cuerpo que es pinzada.
- ¡Cuidado con sus rodillas!: la fantasía tan común y extendida, de que una sumisa debe estar continuamente de rodillas delante de su Amo es totalmente falsa: las rodillas humanas NO está hechas para arrodillarse, tienen otra finalidad. Si le ordenas a tu sumisa que permanezca de rodillas, tendrá que ser por muy poco tiempo y si esa postura se prolonga deberías ordenarle usar un cojín que las preserve.
- ¡Atención al atar las muñecas!: una excesiva presión de las cuerdas o durante demasiado tiempo puede ser peligroso. Si lo haces mira muy a menudo si se le enfrían las manos, se le amoratan o tiene sensación de hormigueo, en estos casos debes desatarla inmediatamente. Aconsejo el uso de las muñequeras acolchadas interiormente. Aunque también debes tomar precauciones con ellas, son mucho más seguras.
- No respetar su alimentación. El ordenar el qué, cuándo y cuánto ha de comer tu sumisa es un terreno muy delicado sobre el cual sólo su médico debería tomar decisiones.
- Ataduras peligrosas, entre ellas las más peligrosas son las llamadas "suspensiones" en las que el cuerpo de la sumisa es levantado del suelo. Son peligrosas las suspensiones que duran demasiado o en las que su peso no es repartido adecuadamente. El Bondage (el arte de atar) es una disciplina que necesita de largo aprendizaje antes de llegar a hacer suspensiones. Sin embargo no son necesarios grandes conocimientos de Bondage (aunque nunca sobran los conocimientos sobre seguridad) para hacer ataduras sencillas que sitúen a nuestra sumisa en un estado mental de especial sumisión.
- Ordenarle andar con las manos atadas a la espalda, dejándole totalmente indefensa ante un tropiezo o un traspié. También es peligroso este tipo de atadura cuando la sumisa está inmóvil pero de pie y en equilibrio inestable, por ejemplo con zapatos de tacón alto.
- Juegos de asfixia (según mi opinión TOTALMENTE INADECUADOS y MUY PELIGROSOS).
- Uso de máscaras o mordazas que puedan dificultar su respiración.
- Por otra parte un Amo no debe ir nunca a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado gravemente su personalidad.

45) - ¿Qué daños emocionales pueden sufrir una sumisa?.

- Daños psicológicos debidos a someter a tu sumisa a situaciones contra las que tenga fobias. Lo más usual es el dejarla encerrada (claustrofobia), atada o sola, sin que el Amo se haya molestado en informarse de sus limitaciones al respecto.
- Daño psicológico producido por una humillación moral (de la que se habla ampliamente en la duda 11) que se refiera a cualquier defecto físico de la sumisa. Personalmente creo que éste tipo de humillación debería descartarse en los juegos BDSM. Se pueden humillar de muchas maneras y no necesariamente acudir a un defecto físico (el más frecuente suele ser el exceso de peso) para humillar a tu sumisa.
- No respetar su sueño. La falta de sueño además de no ser conveniente para la salud de tu sumisa (lo cual ya debía descalificarlo como método de Dominación) es un medio FALSO de conseguir su sumisión, porque nunca sabrás si ella ha adoptado una actitud sumisa por devoción hacia ti o por cansancio. Yo soy partidario de una Dominación positiva, en la que la sumisa se nos entregue por respeto, voluntaria y amorosamente, y no por agotamiento, por hambre o por miedo a castigos excesivos.
- Someterla a una "montaña rusa" de sentimientos por parte de un Amo indeciso e inmaduro, que hoy le gusta la relación y mañana la descarta, que hoy se comporta gentilmente con ella haciéndole sentir amada y segura y a la mañana siguiente la amonesta o la castiga inventándose falsos errores y defectos inexistentes.
- Los silencios prolongados o la falta de atención del Amo sin ninguna explicación, pueden dañar gravemente el mundo emocional de la sumisa. Ellas suelen decir que éste es el peor de los castigos. Por el contrario soy partidario de una actitud positiva en la Dominación contestando, a ser posible, todos sus correos y llamadas. Ello le hará sentirse segura, tranquila y querida.

46) - ¿Si mi sumisa me hace peticiones o sugerencias durante una sesión debo admitirlas?. ¿Debo hacer lo que ella me pida?.

El que la sumisa haga peticiones o sugerencias durante la sesión es delicado, porque es un momento poco apropiado para hacerlas, sería mejor que lo hiciera antes de comenzar la sesión o incluso después, para incluirlas en la próxima si su Amo lo cree conveniente.
De todas maneras depende de lo que se pida, cómo se pida y el momento elegido para hacerlo. Una sumisa experimentada sabe que no debe romper el "clima" D/s en una sesión, pero también sabe que una sugerencia o petición expuesta humildemente y eligiendo el momento adecuado no tiene porqué arruinar la magia de la sesión y que incluso puede reforzarla.
Por otra parte un Amo débil que se inclina demasiado a satisfacer las peticiones que le hace la sumisa devalúa el juego, hace que se pierda el clima. En cambio un Amo demasiado exigente y egoísta, que no tiene en cuenta la satisfacción que la sumisa pueda tener en su sumisión, hace que ésta acabe odiando la relación. Se trata del siempre delicado equilibrio entre tener una sumisa satisfecha y al mismo tiempo no romper el rol de Dominante.
Hay quienes solucionan el problema negando las peticiones de su sumisa de manera aleatoria y sin venir a cuento, lo que me parece una manera bastante estúpida de solucionar el problema.
Si bien es cierto que la sumisa puede hacer peticiones en las sesiones o fuera de ellas, no tienes porqué acceder a ellas de manera inmediata y como ella desee, siempre puedes reservarte para ti el "cómo" y el "cuándo" hacerlo, dentro de los límites previamente establecidos por ambos, claro.

47) - Tengo miedo de que en una sesión pueda contagiarme de una Enfermedad de Transmisión Sexual (E.T.S.). ¿Cómo puedo evitarlo?. ¿Qué medidas adicionales puedo usar?.

Puedes disminuir mucho el riesgo de contraer algunas de las Enfermedades de Transmisión Sexual si en tus primeras sesiones o relaciones sexuales usas SIEMPRE preservativos. No lo discutas NUNCA, ÚSALO. Lleva siempre preservativos a una sesión. Aunque hayáis pactado que no habrá sexo, NUNCA se sabe en qué acabará todo.
Hay parejas que, como medida adicional de seguridad, realizan un análisis de sangre que incluye alguna de las Enfermedades de Transmisión Sexual más frecuentes (yo siempre lo he ofrecido y exigido ANTES de comenzar, a las sumisas con las que he practicado la D/s). El análisis por sí mismo no es fiable como medio preventivo (El VIH por ejemplo tiene un período entre los 3 y 6 meses después de la infección, durante el cual puede NO manifestarse en la analítica pero sin embargo ser YA contagioso), pero sí es útil como medida complementaria de seguridad. Tampoco mediante una simple prueba de sangre se pueden averiguar todas las ETS. Así pues:
¡ATENCIÓN!: Los análisis NO SUSTITUYEN el uso del preservativo, sólo lo COMPLEMENTAN.
Para obtener una lista en formato Word, de las pruebas analíticas para las ETS más frecuentes, mira en este escrito, la nota que hay al final del consejo número 100. El listado consta de un análisis de sangre (para los dos) y una citología para tu sumisa. Puedes imprimir la lista para consultar con tu médico la idoneidad de dichas pruebas.
  

* ¿CÓMO DOMINO?. EL "MILAGRO" DE LA OBEDIENCIA SUMISA


48) - ¿Pero cómo sé que me obedecerá?. ¿Cómo ocurre que una sumisa obedece lo que su Amo le ordena?.

No lo sabes, pero tú debes actuar como si tuvieras la certeza de que ella va a obedecerte. Dómina Zara, un icono del BDSM desde los primeros tiempos de la D/s en España, mentora de innumerables Dominantes, me dijo una vez: "para Dominar lo esencial es la actitud, actitud y actitud".
Pero ello no ocurre de manera gratuita, para que tu actitud sea percibida como Dominante por tu sumisa te lo has de ganar, has de ganarte el respeto de tu sumisa. El respeto se gana, no se impone. Lo primero que distingue a un buen Amo es el respeto que demuestre hacia su sumisa y además un Amo NO puede esperar el respeto de su sumisa si antes no ha demostrado el suyo hacia ella.
Entrégate tú primero, en tu papel Dominante, luego será ella la que normalmente se entregará a ti. Preocúpate por ella, que ella vea que trabajas por la relación desde tu papel Dominante. Pregúntale y toma buena nota sobre su manera de ser, sus preferencias, sus inquietudes, etc. Sin conocimiento de la sumisa no hay Dominación posible, y ella lo sabe.
Si tú te entregas primero, lo más normal es que ella lo haga después. Así, de manera natural, sin que sean necesarias órdenes taxativas, le apetecerá complacerte con cosas que tú no le has ordenado pero que a ella le gustará entregarte. De esta manera te encontrarás Dominando sin esfuerzo, hasta el punto de que ella te pida permiso para hacer cosas para las cuales no le habías ordenado que te lo pidiera. Todo ello a condición, claro está, de que le demuestres tu satisfacción por su entrega, esto a su vez reforzará su sumisión. Este proceso es lo que denomino "La Espiral Positiva", método de Dominación que encontrarás descrito en un artículo publicado mi blog.
No te impongas desde el primer momento, pero cuando lo hagas, hazlo de manera gradual. No te creas eso del Dominante prepotente al que todas obedecen enseguida, eso sólo ocurre en los relatos. Tampoco digas aquello de "te conozco mejor a que a ti misma", queda muy bien, pero aunque fuera verdad a ellas les impresiona más el Amo que trata de conocerlas trabajando, estudiando su carácter, esforzándose en saber cuáles son sus necesidades, que el que aparenta que sabe cómo es por ciencia infusa.

49) - ¿Un Dominante debe sentirse superior a su sumisa para ser un buen Amo?.

No cometas la estupidez de creer que por ser Dominante eres una persona superior, o lo que es peor, que por creerte superior debes adoptar el papel de Dominante. Sólo eres una persona normal que en el juego BDSM adoptas el papel de Amo.
Ningún Amo medianamente sensato puede creer de verdad que por ser Dominante es superior a su sumisa. Durante una sesión es posible que Dominante y sumisa jueguen a que uno es superior al otro o a comportarse de manera prepotente, y por supuesto a conseguir que ésta se sienta Dominada, precisamente de eso trata el juego de la D/s. Pero terminado el juego nadie puede pretender en serio seguir con esta ficción.

50) - ¿Cuando tenga una sumisa tendrá que obedecerme todo el tiempo o sólo cuando estemos solos en una habitación?.

Dependerá mucho del tipo de relación que, con el tiempo, hayáis establecido. Puede que sólo seas su Amo durante las "sesiones" (o como tú dices "cuando estéis solos en una habitación") o bien quizá queráis llevar la relación más allá, durante más tiempo, incluso puede que mediante una relación 24/7 en la que tu sumisa sí que tendrá que obedecerte la mayor parte del tiempo. Pero este tipo de relaciones son poco frecuentes y además necesitan de mucha dedicación y disponibilidad.
A medida que os vayáis conociendo iréis asentando el tipo de relación que os vaya mejor y con ello vuestras normas y costumbres, como por ejemplo cuándo tendrá que obedecerte. Excepto las tres leyes fundamentales del BDSM: sensato, seguro y consensuado, ninguna regla es obligatoria. Sólo será obligatorio lo que los dos queráis que sea.
Lo que sí es conveniente es que, independientemente del tipo o nivel de relación que elijáis, comencéis despacio y por etapas. A medida que vayas conociendo a tu sumisa y ella a ti, irás profundizando en su Dominio. De hacer la primera sesión hasta tener una relación estable, tenéis mucho camino por recorrer.

51) - ¿Cómo debo Dominar? ¿Cada Amo Domina cómo quiere?.

Por supuesto, como quiere... y puede. Cada Amo tiene un estilo de Dominación que generalmente es acorde con su carácter. Todos los métodos de dominación son respetables siempre que cumplan las tres leyes fundamentales y las reglas del BDSM (ya expuestas en la duda número 3).
Cada Dominante domina de manera diferente, generalmente Dominarás en función de tu carácter, tu educación, tus circunstancias personales, etc. No intentes Dominar de manera contraria a tu manera de ser porque seguramente fracasarás.
No intentes ser el Amo que NO puedes ser. No intentes emular a otros Dominantes por mucha admiración que éstos te produzcan. Antes de construir tu modelo de Dominación debes conocer tus auténticas necesidades y posibilidades, por eso es tan importante que conozcas qué es el BDSM y sobre todo cómo encajas en él. El mejor nivel para un Amo no es el más alto, sino el más adecuado a su personalidad y sus circunstancias.
Si tienes un carácter empático y afectuoso, domina como a tal y no intentes ser una persona adusta, agria y con mal humor, por creer estúpidamente que así dominarás más.
Si estás seguro de tu autoridad no tendrás inconveniente en poner un poco de humor en vuestra relación. No temas reírte de ti mismo, de tus neuras y las de tu sumisa, y hasta de las sesiones... a las sumisas les encanta, tienen un olfato muy fino para percibir la inseguridad que hay detrás de un Amo demasiado serio que no permite la más mínima irreverencia.
Y una vez más (como indico en la duda 52) no te pierdas en las técnicas. El arte del bondage y el de los azotes son importantes, pero el que tú y tu pareja los descubráis juntos tiene un encanto especial. Piensa que lo más importante no es lo que sepas ahora, sino lo que sabrás en el futuro y lo que aprendáis juntos. Quizá lo más importante sea "aprender" sobre tu sumisa y no sólo como sumisa sino como persona y de manera global.
Pero siempre, sea cual sea tu modelo de Dominación, debes Dominar con respeto: respeto por su salud en primer lugar, respeto por sus límites, respeto por la palabra de seguridad, respeto por las áreas de su vida en las que un Amo no debería imponer su autoridad (su maternidad por ejemplo), etc. La sumisión comienza por el respeto que tu sumisa te profese y no puedes esperar su respeto si no la respetas tú antes.

52) - ¿Para ser un buen Amo basta con conocer las "técnicas"?.

Este es uno de los errores más frecuentes a la hora de Dominar y que seguramente se debe a que nuestra sociedad occidental es muy mecanicista. Así, pensamos que al igual que basta con girar la llave para que el coche arranque, que basta con ingerir una pastilla para curarnos, deducimos que basta con aplicar correctamente las técnicas de azotar, pinzar, atar, etc... para que nuestra sumisa se sienta Dominada. Pero es que además se puede Dominar perfectamente sin usar estas "técnicas".
Un Dominante puede azotar haciendo florituras con el látigo, ser un consumado experto en el Bondage y sin embargo ser un Amo lamentable y viceversa, no tener mucha idea de todo ello pero ser un excelente Amo para su sumisa. No te pierdas en las técnicas. El arte del bondage y el de los azotes es importante, pero el que tú y tu pareja los descubráis juntos tiene un encanto especial. Piensa que lo más importante no es lo que sepas ahora, sino lo que sabrás en el futuro y lo que aprendáis juntos.
Lo primero que debes aprender de una técnica es lo que NO debes hacer con ella. Es más importante que sepas lo que NO se debe hacer con un látigo que ser un artista con él. Antes de usar una técnica con tu sumisa trata de probar que es segura en ti mismo o con un objeto. Ejemplos: si quieres usar la cera en la espalda de tu sumisa, deja caer antes una gotas sobre tu mano a la misma altura a la que lo piensas hacer con tu sumisa, así sabrás si puedes llegar a quemarle la piel. Antes de usar un látigo cuya(s) tralla(s) puede(n) "volar" hacia el sitio equivocado y provocarle daño (en la comunidad BDSM se distingue muy bien entre dolor y "daño"), pruébalo en un cojín hasta que estés seguro de que eso no va a suceder.
Me resulta curioso el esfuerzo enorme que hacen algunas personas por aprender a hacer ataduras maravillosas y lo poco que se esfuerzan en conocer a su sumisa. Sin conocimiento no hay dominación posible. Más importante que conozcas las técnicas es que conozcas a tu sumisa, es tu primera obligación: estudia su carácter, su forma de ser, y sobre todo, sus necesidades BDSM.
Si hablamos de una mujer predominantemente sumisa (las hay netamente masoquistas), su mayor interés será sentirse sometida y para ello lo más importante no son las técnicas, sino saber crear el "CLIMA" (algunos le llaman "magia") en el que lo primordial sea la Dominación que sientas y la sumisión que hagas sentir.

53) - ¿Y cómo empiezo el juego?. ¿Qué cosas podría comenzar a ordenar?.

Empieza por dar órdenes simples, fáciles de interpretar y sobre todo fáciles de cumplir. Usa una Dominación PROGRESIVA: no comiences por ordenar grandes cosas. Ve de lo sencillo a lo complicado, de lo fácil a lo difícil.
Hay un truco para comenzar: no ordenes nada que no sepas con una certeza razonable que ella va a obedecer, sobre todo al principio, en el que un "no" de tu sumisa puede ser demoledor. Un Amo astuto sólo ordena lo que sabe con razonable seguridad que la sumisa va a obedecer.
Un Amo debe conocer a su sumisa para saber cuándo y con qué intensidad y a qué nivel puede obedecerle. Es evidente que una sumisa obedecerá con mejor talante aquello que más le guste hacer, por ahí podías comenzar. Si para empezar le ordenas que te limpie todos los cristales de tu casa, te arriesgas a que te haga una mueca de disgusto, pero si le pides que te prepare un simple café, seguramente lo hará con mucho gusto.
Piensa en la posibilidad de usar la Pedagogía Positiva: anima y aplaude los logros y avances de tu sumisa. A las sumisas les encanta la sonrisa del Amo después de cumplir una pequeña orden para su bienestar. El bienestar del Amo es uno de los primeros objetivos de una sumisa y el saber que ese objetivo se ha cumplido aumentará su autoestima como sumisa y tu Dominio sobre ella.

54) - ¿Se puede practicar sexo en los juegos BDSM?.

No sólo se puede, sino que los juegos BDSM son, en principio, un juego sexual, pero que se caracterizan por un intercambio emocional muy fuerte y que incluso pueden ir mucho más allá del puro juego sexual imbricándose en la vida de la pareja, aunque me apresuro a añadir que ello depende del nivel que cada pareja haya elegido para su práctica.
Hay quienes sólo se juntan para realizar una sesión aplicando las técnicas, sin más trascendencia. Esto suele ocurrir por ejemplo en los clubes o locales BDSM o también en las cesiones de una sumisa a otro Amo, pactando previamente que en la cesión no habrá sexo.
Aunque puede suceder, es raro que una sesión NO incluya sexo, o bien en la propia sesión o al darla por terminada. Cada pareja lo hace como le parece. NO hay reglas para ello. De todas maneras, y como ya he contestado en otra duda, un Amo astuto sabe que una sumisa previamente excitada sexualmente se muestra mucho más receptiva en el juego BDSM. Todas sus tendencias se muestran con más facilidad: sumisión, masoquismo, humillación verbal... todo se hace más fácil. Aquí tienes una razón más para que el sexo esté presente en tu Dominación.

55) - ¿Y si a mi sumisa no le gusta lo que le ordeno o no tiene ganas, lo ha de hacer igualmente?.

Se supone, que lo que quieres ordenarle está dentro de sus límites, porque si lo que le estás ordenando está fuera de los límites consensuados, no hay más que hablar: ella NO tiene por qué obedecerte.
Hay quienes dicen que ésta es la prueba de fuego de la sumisión: que una sumisa prueba verdaderamente su sumisión cuando cumple sin rechistar también las órdenes que NO le son agradables de cumplir y que incluso es una forma de disciplinar y educar a la sumisa en la obediencia.
No tengo nada en contra de este razonamiento, siempre claro está, que lo que se le ordene esté dentro de lo consensuado. Pero como en todo ha de haber cierto equilibrio: si tus órdenes son desagradables demasiado a menudo, acabarás consiguiendo que el juego de la sumisión se convierta en algo poco atractivo para tu sumisa.
Has de encontrar un equilibrio entre las órdenes que son agradables para tu sumisa y las que no lo son. Y sobre todo procura hacer de tu Dominio algo atractivo para ella. Y eso no sólo depende de tus órdenes, sino también de tu manera de Dominar en general. Y yendo mucho más allá, depende de la propia relación de pareja considerada de manera global.
Tus órdenes son sólo una parte de tu Dominación, si ésta, en general, es atractiva para ella, una orden que no le guste será obedecida sin problemas.

56) - ¿Si mi sumisa me expresa su disgusto sobre mi Dominio o la relación misma, debo castigarla para que aprenda a ser más sumisa?.

Tu sumisa NO es menos sumisa porque te manifieste su contrariedad por algún aspecto de tu Dominio hacia ella. Lo importante NO es lo que diga, sino CÓMO lo diga y además, si no la escuchas y vuestra relación está enferma no lo sabrás hasta que sea demasiado tarde si estúpidamente te empeñas en desoír sus quejas.
Es evidente que si tu Dominio hacia ella va más allá de las meras sesiones y ella manifiesta su frustración al respecto de vuestra relación de manera desconsiderada y manifiestamente irrespetuosa, puede (si los castigos no son un límite en vuestra relación) que se haga merecedora de un castigo, pero NO por lo que te dice, sino por cómo te lo dice y se expresa. Como siempre es más importante la educación de las actitudes de la sumisa que sus errores puntuales. Para que lo entiendas: no es lo mismo "comunicar" sumisamente al Amo que algo no va bien, que echarle en cara irrespetuosamente sus frustraciones.
Ahora bien, es una actitud por completo estúpida por parte del Amo cerrarse en banda a las opiniones, sugerencias y hasta las frustraciones de su sumisa con respecto a la relación. Y es estúpido primero porque por muy Amo que seas no eres infalible, puedes equivocarte, y para ello la primera opinión que debías oír es la de tu propia sumisa, segundo porque la sumisa por muy sumisa que sea tiene el derecho a opinar sobre vuestra relación porque antes que Amo y sumisa sois una pareja y por último y no menos importante: porque ella tendrá el deseo de hacerlo, y negarle ese deseo continuamente seguramente acabará por arruinar vuestra relación.
Si los castigos físicos han sido previamente consensuados, es frecuente (y en mi opinión personal muy bello), que la sumisa que ha actuado mal al expresar su contrariedad con el Amo, pida sumisamente su castigo de rodillas ante él con el látigo entre las manos, sobre todo si el comportamiento del Amo hacia ella ha sido siempre respetuoso y la ha Dominado de manera positiva.
Es mi opinión, que las parejas (incluso las parejas 24/7) deberían hacer a menudo un alto en el camino dejando momentáneamente a un lado los papeles de Amo y sumisa, hablando libremente sobre la relación. Hablar sobre lo que va bien o mal o lo que es manifiestamente mejorable. Además es una ocasión magnífica para valorar y aumentar juntos la autoestima por vuestra relación.
Sea cual sea el nivel BDSM en el que viváis la relación, hablad, hablad mucho.

57) - ¿Qué es la "Dominación Mental" de la sumisa?.

Es ante todo una unión o fusión mental intensa de la sumisa con su Amo. Desde este punto de vista la Dominación Mental podría definirse como un sentimiento amoroso. Personalmente creo que el objetivo principal de este tipo de Dominación es lograr que la sumisa tenga la sensación de que su Amo está muy presente en su vida, en sus actos, en su pensamiento, en definitiva en su mente. Es un estado de comunión y confianza en el Amo. Se trata de ese sentimiento placentero de estar llena de Él en cualquier lugar, en cualquier momento y en cualquier situación.
La D/s mental es la principal de las Dominaciones y es el destino final de todas ellas.
Para la sumisa...
- Es un ESTADO más intenso y PERMANENTE que el conseguido con el resto de las Dominaciones y suele ir más allá del ámbito de una sesión.
- Es un ESTADO DE LA MENTE, es decir, no es una entrega material de algo tangible como ocurre por ejemplo con la "sumisión sexual".
- Es una ACTITUD: los que hayáis tenido hijos quizás comprendáis la actitud de una madre con su bebé. Su bebé es "su" vida. Está atenta a él, lo siente en cada momento. Pues bien, la sumisión mental lleva a la sumisa a un sentimiento muy parecido con respecto a su Amo.
Para mí la Dominación mental es la más bella ofrenda que puede hacer una sumisa a su Amo, pero al mismo tiempo requiere que éste sea especialmente honesto y respetuoso al tener en sus manos la mayor de las entregas: su mente.

58) - ¿Y cómo se logra la Dominación Mental de la sumisa?.

La Dominación mental es el resultado de TODAS las sumisiones. A medida que tu sumisa vaya entregándote más áreas de su vida, irá haciéndote entrega de su mente. En el camino de su entrega puedes usar estas técnicas:
La INTROSPECCIÓN de la sumisa, analizando su mundo interior, sus emociones trasladando todo ello a su Amo en un ejercicio de transparencia, de manera que él pueda trabajar en sus dudas, en cómo mejorar su comportamiento, su mundo interior, en sus avances y retrocesos en el camino hacia la sumisión mental perfecta.
La TRANSPARENCIA, que es consecuencia de la introspección. La transparencia es a mi entender la gran virtud de la sumisa, su mejor entrega. La transparencia supone la entrega de sus estados de ánimo, sus sentimientos más íntimos, sus temores y certezas, sus esperanzas, etc. En definitiva sus pensamientos, su mente, sobre todo en lo que respecta al Amo, incluyendo lo que a éste le pueda desagradar. Porque aquí estamos hablando de Amos emocionalmente maduros, que no se toman con acritud lo que de manera transparente les comunique su sumisa, pues un Amo que desea la transparencia de su sumisa debería asumir las consecuencias que ello implica, le guste o no lo que ella le diga.
La MEDITACIÓN diaria y placentera sobre el Amo, asociándolo siempre a sensaciones agradables. Las ciber-sumisas ya lo hacen: casi siempre se van a dormir pensando en su Amo, asociando su imagen al estado placentero en que las ha dejado la sesión que acaban de tener con Él. Asocian entonces la imagen del Amo a algo tranquilo, luminoso y bello.
La ADORACIÓN: La contemplación casi mística del Amo es un ejercicio de sumisión mental.

59) - ¿Qué es eso de la "Dominación Positiva"?.

La Dominación "positiva", es un tipo de Dominación que en lugar de basarse en crear inquietud, nerviosismo y angustia, crea un clima de confianza, satisfacción y paz. Este método está dentro de la "Espiral Positiva" basada en la Pedagogía Positiva y que encontrarás en un artículo publicado en mi blog.
Este estilo de Dominar que propongo, es sólo uno de los muchos que hay, pero nunca he encontrado una sumisa que lo haya conocido y que no le gustara este tipo de Dominación. Por supuesto cualquier sistema de Dominación es bueno siempre que cumpla las reglas y normas orientativas del BDSM (de las que ya se ha hablado en la duda número 3).
Este tipo de Dominación está en contraposición de quienes ejercen una Dominación que yo llamaría "negativa" en el sentido de que piensan que cuanto más le nieguen a su sumisa, cuanto más carencias afectivas, sexuales y de todo tipo sufra su sumisa, más la Dominarán.
En algunos casos, la dominación negativa suele ir acompañada del sufrimiento emocional en la sumisa, llenándola de angustia, lágrimas y nerviosismo para nada placenteros, a veces también fomenta su masoquismo moral sumiéndola en un estado de baja autoestima.
Resulta estúpido negar por negar los deseos de la sumisa sin una causa justificada, creyendo que así se va a Dominar mejor o con más autoridad.
Es positivo reconocerle hasta las más pequeñas ofrendas sumisas que ella te haga.
Es positivo aprovechar tu Dominio para imponer a tu sumisa (si así lo habéis consensuado previamente) buenos hábitos de alimentación, sueño, ejercicio, etc...
Es positivo reconocerle los pequeños avances y logros en sus objetivos no sólo como sumisa, sino en su vida y de manera global.
Es positivo buscar y recalcar aquello que te guste de ella: su físico, su comportamiento, sus virtudes, sus capacidades, lo mejor de su carácter.
Es positivo procurar que esté satisfecha sexualmente, en lugar de mantenerla continuamente insatisfecha para que así te desee más, creyendo estúpidamente que su deseo sexual hacia ti es pura sumisión. La sumisión NO es el deseo sexual creado por la abstinencia.
Es positivo sonreír a tu sumisa, sobre todo después de una pequeña o gran ofrenda.
Es positivo (y esto suele ser lo que más les gusta) hacerle entender que con su sumisión contribuye a tu felicidad.
Es positivo demostrarle tu Amor. No se pierde autoridad por mostrarle tu cariño, más bien todo lo contrario.
El Amo emocionalmente generoso con su sumisa da tal sensación de riqueza interior, que en lugar de parecer débil da la impresión de ser un Dominante fuerte y sobre todo seguro en su Dominio, y por ello, merecedor del respeto de su sumisa.

60) - ¿Y no crees que siendo siempre positivo en la Dominación de mi sumisa ésta acabará por no respetarme?.

 Por supuesto que, independientemente de la Dominación que emplees, tu sumisa NO te respetará si no tienes AUTORIDAD como Amo. La autoridad es una facultad innata del Amo. Como solemos decir en la Comunidad BDSM: "se tiene o no se tiene", no se puede adquirir, se puede perfeccionar pero con la condición de tenerla previamente.
 Sin embargo mi experiencia me dice que las sumisas suelen respetar al Amo que se entrega y trabaja desde el principio de manera generosa por la relación, que se comporta de manera caballerosa, es respetuoso con su sumisa y NO se muestra impaciente con ella. Por lo general las sumisas suelen responder bien a la Dominación Positiva, entrando fácilmente en una relación basada en la Espiral Positiva.
 Por mostrarte positivo con tu sumisa no vas a perder autoridad, la perderás por un mal comportamiento o una actitud evidentemente egoísta con ella.
Si estás seguro de tu autoridad no es necesario que seas intransigente, adusto o demasiado serio con tu sumisa. Por el contrario, si estás seguro de ti mismo no tendrás inconveniente en comportarte de manera natural. Las sumisas suelen tener un olfato muy fino para percibir la inseguridad que hay detrás de un Amo demasiado serio que no permite la más mínima irreverencia.
Por supuesto y al igual que ocurre en el mundo vainilla, también existe la sumisa demasiado neurótica que nunca está bien con nada, que necesita ser tratada rígidamente desde el principio y de echo suelen buscar al Dominante que se avenga a castigarlas con dureza al menor acto de rebeldía o desafío.

61) - ¿Cómo es eso de que un Amo también se entrega?. ¿No es la sumisa la que se entrega al Amo?.

Al contrario de la relaciones vainilla, en donde se busca el equilibrio y la equivalencia de ambos en la pareja, la relación D/s se basa en un aparente desequilibrio. Desequilibrio en que es la sumisa la que sirve al Amo, que es la sumisa la que está sometida a los deseos del Amo, que es la sumisa la que obedece... en definitiva "parece" (y en eso consiste principalmente el juego, en que lo parezca) que es sólo la sumisa la que se entrega en la relación y que el Amo sólo recibe.
Pero este desequilibrio es sólo aparente (por eso una de las labores más difíciles del Amo consiste en que la sumisa sienta ese "desequilibrio"), porque el Amo también se entrega a la relación, aunque por supuesto en otras formas y maneras de cómo lo hace la sumisa.
Es del todo evidente que tu sumisa preferirá ser Dominada de una manera determinada, que tendrá necesidades afectivas, sexuales y de todo tipo, y que si no se siente satisfecha en su relación, ésta acabará por romperse. Tú habrás de satisfacer esas necesidades en mayor o menor grado, PERO en tu mano está el cómo hacerlo. Como Dominante en la relación es a ti a quien corresponde elegir el ritmo, el lugar, el tiempo, la intensidad, etc. con que lo harás.
Debes entregarte a conocer a tu sumisa. Haz una lista de sus particularidades, de su forma de ser, de su manera de reaccionar, de lo que le gusta. Cuida esa lista, cuídala como un pequeño huerto, repásala a menudo, complétala.
Debes entregarte a preparar tus sesiones, improvisar está bien, pero no siempre.
Entrégale tu reconocimiento, con satisfacción evidente, hacia la dedicación que la sumisa te hace. Una sonrisa es a veces la mejor recompensa a los detalles que ella tenga hacia ti.
Sería deseable también que con tu autoridad te entregues a conseguir que la sumisa alcance la consecución de sus objetivos no sólo como sumisa, sino como persona y de manera global.
Y además (y no por ello debe ser la última ni la menos importante de tus entregas), si sois pareja, debes entregarte como a tal, porque antes que Amo y sumisa, sois una pareja.

62) - ¿Por qué es tan importante el respeto?.

Porque la sumisión que tu sumisa te entregue pasa por el respeto que ésta te profese y un Amo NO puede esperar el respeto de su sumisa si antes no ha demostrado el suyo hacia ella y ten en cuenta que el respeto se gana, no se impone. Con castigos excesivos podrás conseguir su miedo pero NO su respeto. De tu sumisa deberías respetar ante todo su salud, luego sus hijos, su familia y amigos, su trabajo, su economía y sus límites, los límites que previamente habréis consensuado.
Una consecuencia del respeto es la confianza que éste inspira en la sumisa y la confianza es la piedra angular sobre la que se construye una relación BDSM.
Tus dos grandes herramientas de Dominación son el respeto y una actitud positiva hacia tu sumisa a la que demuestres palpablemente que su sumisión te gusta, remarcándole lo que hace bien. Ambas cosas harán que se sienta bien en tu presencia.

63) - ¿Cuando hablas de "niveles" en la Dominación, a qué te refieres?.

Cada pareja vive su Dominación/sumisión como mejor le parece, es decir en un determinado "NIVEL":
La mayoría de las parejas sólo realizan sus prácticas BDSM en lo que yo llamo "BDSM de cama", en este nivel la D/s está limitada por las fronteras que marcan las sábanas.
Muchos van más allá, limitando su prácticas dentro de un espacio (a veces una pequeña mazmorra instalada en el propio dormitorio o en un lugar determinado de la casa) y dentro de un tiempo. Es lo que se llaman "sesiones". Cuando terminan éstas, la pareja abandona sus papeles de Amo y sumisa para volver a una relación de igualdad en la que viven la mayor parte del tiempo, siendo las "sesiones" sólo una pequeña parte de su vida diaria.
Muy pocos mantienen la relación D/s más allá de las sesiones de una manera más o menos variable y extendida, llegando a veces a abarcar toda la vida de la pareja, sin por ello abandonar sus quehaceres diarios. A este último nivel se le llama "relación 24/7". Al respecto yo suelo decir que estas parejas "no hacen sesiones dentro de su vida, sino que hacen de su vida una sesión".
Dentro de cada una de estas maneras de vivir el BDSM a su vez hay niveles de implicación según el tiempo dedicado y su intensidad, por ejemplo en el caso de las relaciones 24/7 es frecuente vivirlas en el nivel Amo/esclava, (para mí el nivel más alto). En este escrito hay un apartado dedicado exclusivamente a las relaciones Amo/esclava.
Otro ejemplo de nivel intermedio son las parejas que establecen su relación D/s de manera continua sólo durante un fin de semana, se trataría de un nivel intermedio entre una relación basada en sesiones y otra en régimen 24/7.
Generalmente las parejas oscilan de un nivel a otro según les conviene, el tiempo del que dispongan, las ganas que tengan, etc. Debes tener claro en qué nivel quieres ejercer tu Dominio y para ello debes tener en cuenta que a mayor nivel corresponde un mayor coste en esfuerzo, energías y tiempo para ti y también para tu sumisa.
Ningún nivel es mejor que otro, ni nadie es mejor Amo o sumisa según el nivel en el que practique, cada pareja elige el mejor nivel para sí misma. Pero resulta estúpido empeñarse en alcanzar un nivel y un ritmo que no se pueden seguir, sea por falta de tiempo, energías, ganas o (quizá la causa más común) simplemente porque no se tiene vocación para Dominar/someterse a ese nivel.

64) - ¿Y quién es mejor Amo, el que sólo hace sesiones con su sumisa o el que la Domina en régimen 24/7?.

El mejor nivel para un Amo no es el más alto, sino el más adecuado a su personalidad, circunstancias, posibilidades, etc.
No intentes ser el Amo que NO puedes ser. No intentes emular a otros Amos por mucha admiración que éstos te produzcan y por muchas sumisas que tengan. Antes de construir tu modelo de sumisión, debes conocer tus auténticas necesidades, por eso es tan importante que conozcas qué es el BDSM y sobre todo cómo encajas en él.
Al elegir tu estilo de Dominación, debes tener claro que a mayor nivel corresponde un mayor coste en esfuerzo, energías y tiempo para ti y también para tu sumisa. Debes saber cuánto de ello estás dispuesto a aportar. Díselo bien claro a tu futura sumisa, porque puede que el nivel que quieres para tu relación no sea el suyo.
Suelen encontrarse Amos que estúpidamente se empecinan en lograr que su sumisa supere un nivel para el que no tienen capacidad ni posibilidad. Su nivel está muchas veces limitado simplemente por sus propias circunstancias personales. A veces la impaciencia e inmadurez del Amo le hace exigir a su sumisa un nivel superior demasiado pronto y demasiado rápido.

65) - ¿Y qué es mejor para la pareja: practicar el BDSM en sesiones o en régimen 24/7?.

Dependerá de las necesidades que ambos, tú y tu sumisa, tengáis y de las posibilidades que dispongáis para su práctica.
Si le pides a tu sumisa una relación 24/7, ten en cuenta que le estás pidiendo una atención muy grande. Si queréis vivir una relación de este tipo lo más sensato es que al principio experimentéis con ella durante períodos cortos de tiempo, para ir alargándolos posteriormente hasta lograr que tu Dominio se imbrique en vuestra vida diaria. La relación 24/7 puede ser muy hermosa, pero puede llegar a ser agotadora tanto para ti como para tu sumisa. No cometáis el error de lanzaros a ella de pronto, podéis hartaros.
Afortunado el Amo que es servido por su sumisa con el máximo nivel de devoción y entrega, que es como sirve a su Amo una esclava 24/7, pero ten en cuenta que ello supone para ti una pesada carga. La vida diaria desgasta mucho las relaciones de pareja, sean vainilla o D/s. La relación Amo/esclava requiere que el Amo no descuide el intenso "clima" D/s que una relación de este tipo necesita.

66) - ¿Qué es eso de la "magia" o el "clima" del que hablas?. ¿Cómo puedo crearlo en mi relación D/s?.

La "magia" es un término que se usa a menudo en la Comunidad BDSM para indicar de una manera poética el ESTADO EMOCIONAL especial que se crea entre Amo y sumisa mientras dura el juego D/s. A veces en lugar de este término se usa la palabra "clima emocional" para indicar lo mismo.
Cuando Amo y sumisa entran en sesión y SIENTEN sus respectivos roles, se crea un "clima" especial entre ambos. El que una persona totalmente libre de pronto se sienta sumisa o Dominante de otra persona durante una sesión, es un fenómeno difícil de entender para el que no lo ha experimentado, no es de extrañar pues que a este fenómeno se le haya calificado de "mágico".
El porqué se crea este clima varía mucho de una persona a otra y depende de lo que a cada uno le guste o haya fantaseado al respecto de la D/s. Lo que quiero decir es que, el que exista un clima en un momento determinado es el resultado de una evolución anterior que se manifiesta sobre todo si la persona con la que estamos sesionando es la apropiada, así se explica que haya personas que nos despierten esa magia y otras no lo hagan.
El clima no suele aparecer nada más comenzar la sesión, suele ser algo que se crea paulatinamente durante la misma, dependiendo de la cantidad de sesiones que la pareja haya realizado anteriormente. Hay quienes con sólo comenzar ya sienten los roles.
La magia en una relación no se crea por algo concreto, sino como resultado de toda una relación. En tu sumisa dependerá, entre otras cosas, del respeto que como Amo le inspires y la sumisión que te profese, y todo ello dependerá a su vez de tu comportamiento, respeto hacia ella, tu interés, trabajo por la relación, en definitiva por tu comportamiento como Amo y sobre todo, si sois pareja, por el amor que ella sienta hacia ti.
Con ello entenderás lo difícil que es mantener la "magia" en una relación 24/7. No es lo mismo mantener el clima apropiado en una sesión que mantener la magia en una relación D/s que se supone ha de durar 24 horas, 7 días a la semana.

67) - ¿Qué es eso de la "sumisa insumisa"?. ¿No es un contrasentido?.

Sí lo es, pero sólo aparentemente. En el argot BDSM se le llama "sumisa insumisa" a aquella sumisa que en el juego D/s quiere ser rebelde, desea que su Amo la someta, pero después de vencerla en una lucha de poderes.
Estas sumisas lo son desde el momento en que no sólo desean someterse, sino que además disfrutan de serlo. Que el camino que hayan elegido sea más o menos alambicado y retorcido eso es cosa sólo de sus Amos y de ellas.
No debe confundirse el caso de la sumisa insumisa del de la spankee que le hace una escena de colegiala rebelde a su spanker. La diferencia fundamental está (hay más diferencias) en que la sumisa se quiere "someter" mientras que la spankee solo quiere "ceder" al final de la escena. Personalmente no considero el mundo spanker dentro de la D/s pero sí dentro del S/m. Pero como en todo, en este punto también hay diversidad de opiniones.
A mí personalmente no me gusta Dominar este tipo de sumisas, pero puede que a ti te encante el reto de doblegar a una sumisa que se resiste a ser Dominada.

68) - ¿Por qué tengo que controlar, guiar y cuidar de mi sumisa?, ¿acaso no es una persona adulta que sabe cuidar de ella misma?.

Ciertamente, y no sólo eso, es que además debe serlo, se supone que tu sumisa es una persona adulta, suficientemente formada, capaz y dueña de su vida como para cuidar de ella misma. Lo contrario, una persona incapacitada o menor de edad, no sólo no debía estar bajo tu Dominio sino que incluso podía ser ilegal el que lo esté.
Pero no se trata de que la controles y te preocupes de ella porque lo necesite, sino porque el sentirse controlada ES PARTE DEL JUEGO de la Dominación/sumisión.
Se supone que ella es más que suficiente para cuidarse, pero el que ejerzas cierto control sobre algunos aspectos de su vida en los que ella te haya cedido ese poder, como puede ser: su salud, su sexualidad, sus horarios, etc. hará que se sienta razonablemente controlada, pero al mismo tiempo cuidada por su Amo.
El control (hasta el punto en que ella te lo haya cedido), la guía y el cuidado (los necesite o no), son parte del juego D/s, y es obvio que a las sumisas, como tal sumisas, lo que más les suele gustar es sentirse sometidas y hasta cierto punto, controladas.

69) - ¿Qué significado tiene el collar?. ¿Cuándo puedo imponérselo a mi sumisa?.

En el mundo BDSM existe la hermosa tradición, de que cuando la pareja quiere comprometerse mutuamente, el Amo imponga el collar a su sumisa. No es obligatorio, de hecho muchas parejas no lo usan.
El collar es el símbolo y el recordatorio del compromiso que une a una pareja BDSM. Es frecuente que algunas parejas organicen el acto de imposición como una boda, con padrinos, amigos escogidos, comida, etc. Suele ser un momento muy hermoso para recordar siempre.
El collar también hace saber a la Comunidad BDSM que la sumisa que lo lleva tiene Amo, pero como en casi todo, en este tema también hay diversidad de opiniones: hay quien opina que el llevar el collar en una reunión por ejemplo identifica a una persona de tendencia sumisa, tenga o no Amo. En los chats y en el ciberespacio suele estar más claro, porque una sumisa con Amo, lleva el nick de él entre llaves o a continuación del suyo.
A veces antes de la imposición del collar definitivo se usa otro al que se suele llamar "de prueba" o "de entrenamiento", es un collar provisional mientras la pareja prueba si la relación D/s puede tener éxito y llega el momento apropiado de que el Amo imponga a su sumisa el collar definitivo.
El momento de la imposición del collar depende de cada pareja, y también depende del tipo de collar, pero es mi opinión personal que es hermoso que sea la sumisa la que humildemente haga su petición formal del collar definitivo a su Amo, es un momento bonito para recordar.

70) - ¿A qué se compromete una sumisa aceptando el collar?. ¿Es verdad que el collar la obliga a no poder dejar la relación hasta que el Amo quiera?.

Al aceptar el collar una sumisa se compromete a lo que su Amo y ella hayan consensuado, a nada más. El collar es el símbolo de la unión entre una sumisa y su Amo, y lo que esa unión suponga es sólo cosa de la pareja.
Una sumisa de cualquier nivel, incluso una esclava, lleve el collar de su Amo o no, puede dejar una relación D/s en el momento que quiera y NO existe ninguna norma en el BDSM que diga lo contrario.
Ahora bien, sería deseable que la pareja termine su unión con respeto y buenas maneras. Un abandono brusco de la relación, sin más explicación, podía producir un daño emocional muy grande. La ruptura de la pareja, no tiene porqué ser traumática o realizarse de manera súbita.

71) - ¿Puede un Amo tener varias sumisas a la vez?.

Sí, puede. PERO a mi entender, con la condición de que sea muy HONESTO, sincero y transparente en cuanto a la existencia de las otras sumisas. También debe serlo respecto a la dedicación, el nivel en el que podrá Dominarlas y el tiempo que podrá dedicar a cada una de ellas según sus necesidades. Si cada sumisa conoce todos estos detalles y aun así, desea estar bajo su Dominio, no veo inconveniente en que un Amo tenga varias sumisas a la vez. De hecho, es frecuente que algunos Amos tengan más de una sumisa, al menos de manera temporal. Cuando las sumisas bajo el Dominio de un Amo son numerosas (cosa bastante rara), se suele decir que tiene una "cuadra".
El problema principal de este tipo de relaciones es el tiempo, la atención que el Amo pueda dedicar a cada sumisa y con ello los inevitables celos que puedan surgir y todo ello, a pesar de que el Amo sea muy honesto y claro desde el principio respecto a la existencia de las otras sumisas.
Otra cosa diferente sucede con la figura del Amo-Tutor. Se trata del Tutor que ejerce de Amo temporal y sólo como parte de su tutoría, con aquellas sumisas que quieran adquirir una experiencia real de sumisión antes de elegir su Amo definitivo. Una vez que la sumisa lo haya elegido, un Tutor honesto debería desaparecer de la vida de su tutelada como Amo, pasando a ser su amigo y consejero.

72) - Voy a comenzar una relación D/s con una sumisa casada con otra persona. ¿Hay alguna diferencia en Dominar una sumisa casada de la que no lo está?.

Sí, la hay. La diferencia más importante consiste en que deberías respetar especialmente su vida familiar. Tu Dominación termina donde comienza su familia.
Debes ser no sólo caballeroso con ella, sino además, especialmente discreto. Tener muy claro que tú estás después de su familia, de su trabajo, de casi todo. Que sólo te podrá dedicar un rincón de su tiempo aunque seas el dueño de casi todo su corazón. Debes estar dispuesto a hacer kilómetros para verla a escondidas. Tener mucho autodominio, responsabilidad y hasta azotarla de una manera especial para evitarle problemas con su marido.
Deberás incluso estar dispuesto a hacer mutis por el foro si ocurre que, algún día, ella encuentra su Amo en quien más derecho tiene a serlo: su propio marido. Ocurre muchas veces que los maridos perciben de algún modo, que su esposa prefiere cada vez más un tipo de sexualidad que él no ha sabido o no ha querido darle, y de pronto "se ponen las pilas" y "descubren" de forma repentina su vocación Dominante. Entonces deberás estar dispuesto a salir de su vida haciendo el menor ruido posible, sin alharacas ni derramando lágrimas por la red.

  
* ¿QUÉ PUEDO Y QUÉ NO PUEDO HACER CON MI SUMISA?


73) - ¿Puedo ordenarle a mi sumisa todo lo que quiera dentro de sus límites?.

En principio puedes ordenar todo aquello que cumpla las tres Leyes del BDSM y que esté dentro de los límites de tu sumisa.
Ahora bien, aunque tu sumisa se haya entregado a ti incluso en el grado de esclava, no lo es en sentido literal y ten en cuenta que al final si actúa como tal, es porque tú has logrado que se sienta a gusto en ese papel. Si lo que le ordenas hacer resulta reiterativo, demasiadas veces desagradable o pocas veces tiene que ver con los juegos BDSM, acabará por hartarse y se marchará de tu lado buscando otro Amo más inteligente. Debes tener en cuenta que la única obligación real de una sumisa (como el de todo ser vivo) es la búsqueda de su felicidad (en el caso de una sumisa también a través de su sumisión). Nada ni nadie (y mucho menos su Amo) deben apartarla de este objetivo.
Un Amo inteligente busca que sus órdenes sean cumplidas con gusto por su sumisa, sabe qué órdenes puede dar y hasta dónde puede llegar para que éstas sean siempre cumplidas y que además se sienta feliz al cumplirlas. Así la sumisa tiene la sensación de que siempre cumplirá TODO lo que le ordena su Amo. Y eso será así porque su Amo es lo suficientemente inteligente como para ordenar lo que sabe con razonable certeza que va a cumplir.
Truco: empéñate en que cumpla lo que hace a gusto y poco a poco haz que le guste lo que tú quieres que cumpla. Es más: si la sumisa percibe que la respetas, que te interesas por su bienestar, que trabajas por la relación, normalmente llegará incluso a entregarte cosas que ni siquiera le has ordenado buscando siempre tu bienestar. Dominar se convierte así en algo fácil y sobre todo agradable.
Hay algo que debes conocer de la obediencia sumisa: a las sumisas, en general, les encanta obedecer órdenes que tengan un efecto "directo" en el bienestar de su Amo, por ejemplo: acariciarte, darte un masaje en los pies, servirte el café, arreglarte una almohada, cocinar para ti (valorando positivamente sus platos), etc. En cambio no obedecerá tan a gusto la orden de que te lave un montón de ropa o te limpie todos los cristales de la casa. Tener pequeños detalles contigo le será más atractivo que cumplir largas y tediosas tareas.
Nunca me cansaré de repetir lo importante que es el refuerzo positivo en la Dominación. No hay mejor halago para una sumisa que le digas que con su entrega te hace feliz. Tu sonrisa es a veces el mejor de los premios para ella.

74) - Dicen de las sumisas, que cuando peor las trates, más te quieren. ¿Es cierta aquella célebre frase "ya no me quiere porque no me pega"?.

Esta desafortunada frase proviene de ambientes que nada tienen que ver con la comunidad BDSM.
Es cierto que los castigos bien administrados, comprendidos y consensuados por la sumisa, tienen su utilidad, o bien en el caso de una masoquista, los azotes u otras técnicas para administrar dolor erótico pueden llegar a ser placenteros para ambos. Pero el maltrato NO es un método de Dominación admitido por la comunidad BDSM. Esta fuera de las reglas y normas del BDSM.
En esta línea, hay quienes ejercen una dominación que yo llamaría "negativa" en el sentido de que piensan equivocadamente que cuanto más la castiguen, más le nieguen a su sumisa, cuanto más carencias afectivas, sexuales y de todo tipo sufra su sumisa, más la Dominarán.
Es cierto que hay sumisas que les atrae especialmente el masoquismo emocional, pero éste, si se da, ha de estar especialmente confinado a un previo consenso, y a un tiempo muy bien definido y pactado. El sufrimiento emocional es muy delicado y debe ser administrado con mucho cuidado por parte del Dominante. Si no se hace bien puede desequilibrar emocionalmente a la sumisa.
Yo soy partidario de usar el método contrario, usar una Dominación "positiva", un tipo de Dominación que en lugar de basarse en crear inquietud, nerviosismo y angustia, crea un clima de confianza, satisfacción y paz. Este método está perfectamente descrito en un artículo publicado en mi blog llamado "LA ESPIRAL POSITIVA" que a su vez está basado en una Pedagogía también Positiva.

75) - Supongo que puedo azotar a mi sumisa cómo y cuándo me venga en gana, para eso soy el Amo, ¿no?.

No siempre y además se supone que si lo haces será porque en algún momento lo habrás consensuado con tu sumisa.
Puede que azotar a tu sumisa cuando te venga en gana tenga una finalidad erótica para ti o de satisfacer tu sadismo, y seguramente el que azotes a tu sumisa cuando quieras satisfará también, en algún momento, la necesidad de entrega de tu sumisa, su deseo de contribuir a tu felicidad y sobre todo el deseo de sentirse Dominada hasta el punto de poder ser "usada" por ti cuando te apetezca.
Pero a la postre y aunque lo hayas consensuado con tu sumisa, si siempre la azotas sin un ritmo, sin un nivel, sin un clima y una finalidad erótica para ella, ésta acabará por hartarse.
Es muy importante que cuando azotes a tu sumisa lo hagas de manera que ésta pueda "saborear" los azotes o como mínimo asimilarlos, y con ello me refiero tanto a que los pueda gozar si es masoquista erótica, como si no lo es, a que los viva como una entrega más para tu felicidad.
Los azotes dados sin ningún cuidado no suelen ser eróticos para la sumisa, puede que satisfagan tu sadismo pero no su masoquismo erótico ni su necesidad de entrega.

76) - ¿Y cuando estoy de mal humor puedo desfogarme en mi sumisa?.

El BDSM es un medio excelente para exteriorizar muchas de las emociones que por respeto social no nos atrevemos a expresar (y la mayoría de las veces tampoco es lícito hacerlo).
Pero desfogar tu mal humor en tu sumisa puede ser muy peligroso y la mayoría de las veces poco erótico y satisfactorio para ambos. Todo depende de cómo se haga y de tu carácter, tu personalidad y sobre todo tu capacidad de autodominio. Recuerda esto: antes de Dominar a nadie, la primera persona a la que un Amo debe Dominar es a sí mismo.
Resulta difícil que saques tu rabia ante tu sumisa y que al mismo tiempo te mantengas dentro de los límites que ella tenga, que lo hagas respetuosamente, que no la pongas en peligro, etc.
El BDSM "puede", y digo puede con todas las reservas, ser una vía para exteriorizar emociones reprimidas, pero todo ello depende de cómo se lleve a cabo. Puedes ir conociendo junto con tu sumisa tus más oscuros secretos y anhelos por años escondidos, pero hazlo con PRECAUCIÓN.
Por el contrario he presenciado sesiones en las que, al menos aparentemente, Amo y sumisa parecería que están inmersos en una liturgia ceremonial desprovista de emociones. Creo que entre una frialdad extrema y un desbordamiento emocional está lo razonable.
Lo que no debes hacer nunca es reprender y mucho menos castigar a tu sumisa en un estado emocional alterado. Espera a que se te pase.

77) - ¿Qué diferencia hay entre maltrato y Dominación?.

A una sumisa se le azota o se le humilla porque así lo acepta, y además porque lo quiere y le gusta, pero NUNCA se le maltrata. Es un mal Amo el que confunde ambas cosas, y NO es lo mismo. Una intensa sesión de azotes consentidos y deseados por la sumisa no constituyen maltrato, en cambio, un simple bofetón no consentido puede convertirse en una terrible ofensa, un maltrato.
Así pues, para no caer en el maltrato, ante todo debes respetar los límites de tu sumisa. Límites que siempre debes conocer antes de comenzar una sesión o una relación. No maltrates nunca a tu sumisa. El maltrato NO es BDSM.

78) - ¿Qué diferencia hay entre machismo y Dominación?.

La RAE define el machismo como la "actitud de prepotencia del varón respecto de la mujer", también suele definirse el machismo como una actitud favorable hacia la discriminación y el sometimiento de la mujer.
Ésta es su gran diferencia con la Dominación: la personalidad machista cree realmente que la mujer debe ser discriminada y sometida todo el tiempo porque es mujer, incluso en contra de su voluntad, mientras que el Dominante en lo único que cree es que está jugando a un juego en el que ambos desean participar durante un tiempo y en el que establecen de mutuo acuerdo la FICCIÓN de que uno Domina al otro, y hasta quizá que uno es superior a otro y todo ello porque ambos lo han querido, les gusta y lo disfrutan. Pero ambos saben que terminado el juego, esta ficción desaparece.

79) - ¿Debo pedir disculpas a mi sumisa por mi mal comportamiento en la Dominación?.

 Sí, tienes el deber de hacerlo en el caso, por ejemplo, de que rebases los límites que has consensuado con tu sumisa y también otros errores que sin duda puedes cometer como Dominante. Los errores típicos del Dominante pueden ser muchos:
Un error muy frecuente en el Amo consiste en amonestar o castigar a su sumisa sin molestarse en preguntarle el porqué de su falta. O amonestar o castigar a tu sumisa en un estado alterado (se supone que debido a un enfado, pues es del todo inimaginable que un Amo imponga un castigo -sobre todo si es físico- en mal estado por embriaguez o por cualquier otra droga). Aquí tu falta es doble, porque en tu estado no podrás ni calibrar si la causa es justa, ni si el nivel de tu castigo se ajusta a la falta cometida.
Como ejemplo de ambas cosas, resulta patético el Amo que comienza a chillarle a su sumisa (algo de por sí ya indicativo de falta del autocontrol imprescindible para Dominar) para darse cuenta a continuación de que la orden no cumplida era para una hora distinta de la que él espera...
También se comporta mal el Amo que no presta la suficiente atención a su sumisa, a su formación como Dominante, a conocerla suficientemente, etc.
Así mismo puede suceder que le des órdenes o azotes a tu sumisa de manera que te sitúes fuera de los límites consensuados con ella, también en este caso deberías pedir disculpas porque es tu obligación haberte leído (y opino que varias veces) el Play-List (descrito en la duda 33) que algún día se supone que confeccionasteis juntos.
Como ves la cantidad de faltas y errores que puedes comerte son muchos, pero el decirle a tu sumisa que sientes haberte equivocado NO te hace menos Dominante, por el contrario, lo más frecuente es que después de hacerlo te haga notar su admiración y su respeto hacia un Amo que sabe ser un caballero reconociendo sus propios errores.

80) - ¿Podré cambiar la personalidad de mi sumisa haciendo que tenga un carácter cada vez más sumiso?.

Jamás. Estás confundiendo el carácter con la tendencia. Si tu pareja tiene tendencia sumisa en los juegos BDSM, es lícito que trates de educarla para que practique su TENDENCIA sumisa para ti en el juego. Pero el objetivo de la Dominación NO es cambiar el CARÁCTER global de una persona haciendo que tenga una manera sumisa de comportarse socialmente, sería una terrible tergiversación de los fines del BDSM.
Es frecuente en las sumisas con mucha vocación y que quieren hacer una entrega de alto nivel a su Amo, el temor a que éste anule su personalidad cambiando su manera de ser para adquirir el carácter, la manera de pensar, creer y opinar, que a su Amo le apetece. Una sumisa por muy sumisa que sea, NO debía consentir jamás dejarse absorber por su sumisión hasta ese punto. Es loable que su Amo trate de mejorar su personalidad de manera global y dentro de los objetivos que ELLA misma se fije, y también tratar de que sea mejor sumisa, y sobre todo contribuir a que sea una feliz sumisa, pero nunca llegar a anular su personalidad.

81) - ¿Puedo intercambiar mi sumisa con otros Dominantes?. ¿Debe ella acceder a que lo haga?.

Puedes si así lo habéis consensuado previamente. Las sesiones conjuntas son una práctica habitual dentro del BDSM. En ellas suelen intercambiarse las sumisas durante la sesión. El problema de estas cesiones mutuas de la sumisa es la desconfianza. Desconfianza en el trato que la sumisa recibirá por parte del otro Dominante y desconfianza en que éste tomará las medidas higiénicas apropiadas. Por ello estas prácticas suelen llevarse a cabo entre amigos a los que se les conoce de tiempo, en los que hayamos depositado plena confianza y con los que se pueden pactar sin problemas las condiciones del juego.
El que cedas tu sumisa a otros puede ser un límite para ella tan legítimo como cualquier otro, por ello tu sumisa puede negarse perfectamente a ser cedida a otro Dominante.

82) - ¿Puede un Amo mostrarse afectuoso con su sumisa?.

Me resulta difícil entender que un Amo no pueda mostrarse afectuoso con su sumisa o rechace las manifestaciones afectivas de ésta. Una actitud así sólo podría explicarse en un momento en el que el clima de la pareja esté especialmente enrarecido o en cualquier otra circunstancia excepcional, que me cuesta imaginar, en la que los afectos estén fuera de lugar.
También es verdad que algunos Amos basan su Dominio en la seriedad y en mantener la distancia emocional con su sumisa, pero es una manera extraña y para mí incomprensible de llevar adelante una pareja BDSM, que por otra parte y a mi entender, tampoco duraría mucho.
Privarse del amor en aras del BDSM es un error. Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o menor medida.
A veces ocurre que el Amo no valora o incluso ignora el afecto que su sumisa le demuestre. Puede que un Amo crea equivocadamente (supongo que por ignorancia) que no corresponder a los afectos de su sumisa le hace más Dominante. Personalmente creo que con esa actitud lo único que va a lograr es decepcionar a su sumisa, que además pronto se dará cuenta que tiene un Amo con miedo a los afectos, un Amo inseguro que necesita mostrarse distante por miedo a mostrarse débil ante su sumisa.

83) - Yo me tomo unas copas antes del practicar sexo vainilla, ¿puedo hacer lo mismo para practicar BDSM?.

En una relación vainilla la seguridad física de tu pareja casi nunca estará en peligro, el máximo riesgo que puede correr es que se caiga de la cama, en cambio en una relación BDSM, su salud física y emocional dependerá muchas veces de ti. No compares nunca, éste es otro mundo y tiene otras exigencias en lo que a seguridad se refiere.
Antes de una sesión no hagas nada que modifique o altere significativamente tu personalidad y por supuesto NO vayas nunca a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado tu personalidad. La seguridad de tu sumisa exige que estés alerta y con todos tus sentidos en perfecto estado. Que seas consciente en cada momento de lo que haces. Como Amo debes ser capaz de reconocer e interpretar con claridad cada una de las señales que la sumisa te envía. Difícilmente lo podrás hacer si tu personalidad está alterada.
Tu sumisa tendrá todo el derecho a negarse que la Domines si no llegas a una sesión en buenas condiciones.

84) - ¿Qué tipo de "amo" NO debo ser?.

El "amo" más temible, es el que usa como estilo de dominación y sin ninguna pericia y/o maldad, el masoquismo emocional (emociones negativas) y sobre todo el masoquismo moral (ataque directo a la autoestima de la sumisa). Es un método de dominación fácil y que suele ser mal usado por gente abyecta y sin escrúpulos, capaz de hacer un enorme daño emocional a la sumisa sin pestañear. Se les detecta enseguida por sus carencias afectivas y de todo tipo, sobre todo por su falta de respeto. Son muy egoístas y no se preocuparán en absoluto de hacer crecer a su sumisa. Es muy raro que la sumisa consiga de ellos una palabra de aliento, en cambio la culpabilizarán por cualquier cosa, convirtiéndola en un ser triste, asqueado y con baja autoestima.
También existe el Amo que la maltratará más cuanto más sumisa se muestre. Este comportamiento es signo evidente de que se trata de una personalidad enferma. La reacción natural del ser humano (como especie) ante la sumisión, es la de producirle un efecto de apaciguamiento, que en el Amo suele traducirse en sentimientos más o menos afectivos hacia la sumisa, no de estimular un sadismo que para nada es erótico. El mecanismo de esta respuesta natural, en su vertiente positiva, es la base de lo que yo llamo la "Espiral Positiva", un sistema de dominación que esta descrito en un artículo publicado en mi blog.

  
*LOS CASTIGOS


85) - ¿Puedo castigar a mi sumisa?.

Puedes, si así lo has consensuado con tu sumisa al principio de la relación y ella te ha dado ese derecho. Para que quede más claro: puedes castigarla porque ella te lo ha permitido y NO porque seas su Amo.
Los castigos pueden ser un límite como cualquier otro. La posibilidad de que haya castigos o no debe quedar muy clara antes de comenzar una relación D/s.
Los castigos pueden ser un instrumento valioso en la educación de la sumisa, con la condición de que sean proporcionales a la falta, sensatos, justos y comprendidos por la sumisa.

86) - ¿Qué castigos puedo administrar a mi sumisa?. ¿Puedo imponer castigos físicos?.

Podrás imponer los castigos que tú y tu sumisa hayáis consensuado previamente. Antes de establecer una relación, ambos deberíais consensuar la posibilidad de que puedas imponerle castigos, su extensión, intensidad, forma e importancia. Éste es un punto muy importante del que hablar al principio de la relación.
Los tipos de castigos son innumerables y dependen de cada pareja: pueden ir desde el clásico de copiar 100 veces la falta por escrito, hasta los también clásicos azotes, pasando por tenerla de pie (nunca recomiendo hacerlo de rodillas) cara a la pared, meditando su falta durante un tiempo, etc. etc. La imaginación es tu mejor aliada en este campo.
El castigo físico de la sumisa es uno de los grandes iconos del SadoMasoquismo, hasta el punto de que en los relatos muchas veces se le llama "castigo" a los simples azotes con finalidad erótica. Por supuesto puedes administrárselos a tu sumisa, si antes lo habéis consensuado, claro.
Hay sumisas masoquistas que tienen la costumbre de portarse mal con su Amo con la esperanza de que éste las castigue. Para mí ésta es una dinámica nada recomendable porque vicia la relación D/s al convertir al Amo en un mero dispensador de azotes al servicio de la sumisa.
Como todos los castigos, los físicos deberían ser proporcionales a la falta, sensatos, justos y comprendidos por la sumisa.
Ningún castigo debería ser administrado en un estado alterado de la personalidad del Dominante (ni de la sumisa), pero en el caso de los castigos físicos esto es especialmente cierto por motivos evidentes.
Los castigos físicos suelen ser materia de chistes y comentarios jocosos cuando se reúne la gente BDSM y en las parejas consolidadas suele ser motivo de sano humor, como por ejemplo las veladas amenazas sobre los crueles castigos que un Amo va a imponer a su sumisa, y que generalmente no le piensa administrar...
Independientemente de los castigos que un Amo pueda imponer a su sumisa, para mí es una buena costumbre, incluso diría que es una bella costumbre, que sea la sumisa la que pida en actitud humilde a su Amo, los castigos que ella crea merecer por su faltas.

87) - ¿Debo ser inflexible y castigar todas las faltas y errores de mi sumisa?.

Si a cada pequeña falta que cometa, castigas a tu sumisa, lo único que vas a conseguir es que ella se sienta asfixiada y con miedo en una relación en donde todo es negativo, pues no dudes que la sumisa cometerá pequeñas faltas, sobre todo al principio en que las sumisas no saben muy bien cómo comportarse. Con miedo lograrás su obediencia, pero NO su respeto y mucho menos una sumisión real.
En lugar de poner el acento en los castigos, soy partidario de una Dominación Positiva, es un método de Dominación cuyo objetivo principal es la creación de un proceso de realimentación emocional positiva en la pareja BDSM con el fin de lograr un progresivo aumento en la calidad de la unión, creando un clima de mutua entrega y confianza.
Bajo el criterio de la Dominación Positiva los castigos se ven como algo excepcional, así pues si en lugar de excederte en los castigos para su educación, animas y aplaudes los éxitos y avances de tu sumisa, lograrás más y mejor sumisión. Las sumisas hablan muchas veces del castigo que para ellas supone la indiferencia y el abandono de su Amo. Si está acostumbrada a conseguir tu ánimo y tu apoyo, sólo la falta de ellos ya será un pesado castigo.
Después del respeto y el autodominio, la PACIENCIA (y no sólo con sus errores), es la primera de las virtudes que (en mi opinión) un Dominante debería tener. Siempre he dicho, a modo de broma, que el santo Job debería ser nuestro Santo Patrón, el patrón de los Dominantes.

88) - ¿Entonces por qué faltas puedo castigar a mi sumisa?.

Una vez más ésta es otra de las cosas que deberías consensuar con tu sumisa al principio de la relación. Podéis consensuar los errores, las faltas o la desobediencia, por los cuales ella pueda ser castigada.
En mi opinión, antes de lanzarte apresuradamente a castigarla, deberías preguntarle el porqué de su conducta. Puede que se deba a una razón justificada, por ejemplo llegar tarde a una cita por una avería en el coche.
Personalmente creo que más que faltas concretas, lo que debía corregirse en una sumisa son sus ACTITUDES, principalmente la actitud sumisa hacia ti. La carencia de una actitud sumisa es para mí más importante que las pequeñas faltas que pudiera cometer.
En lugar de buscar solamente sus faltas, te invito a que tomes una actitud positiva con tu sumisa y busques y aprecies lo que hace bien y sobre todo te fijes en la actitud más o menos devota con que te sirve. Díselo, dile lo que hace bien. A veces una simple sonrisa de su Amo es el mejor estímulo y el más dulce premio para una sumisa.
  

*LA ESCLAVA BDSM


89) - ¿Qué es una esclava BDSM?. ¿En qué se diferencia de una sumisa?.

Aunque hay cierto consenso en definir lo qué es una sumisa, en el mundo BDSM no hay una definición clara de lo que es ser esclava.
En lo que sí hay consenso es en definir la esclava como aquella sumisa que quiere y tiende al máximo nivel de sumisión y entrega posible. Así pues, todas las esclavas son sumisas, pero no todas las sumisas son esclavas.
Hay otra definición muy conocida y es la que dice que es esclava la sumisa que no tiene límites, sólo tiene los que su Amo pueda tener porque confía plenamente en él. Esta definición comporta que una sumisa no puede ser esclava de un Amo a los pocos días de relación, pues necesita tiempo para conocerlo y confiar lo suficiente en él como para no tener límites en su entrega.
También hay algunos que dicen que es esclava aquella que tiende al absoluto en su entrega, un absoluto que nunca es alcanzado, pero que en la esclava es constantemente deseado.
Otros opinan que es esclava aquella sumisa que no tiene ningún derecho excepto el de hacer feliz a su Amo, pero esta definición es muy discutible porque la sumisa como todo ser vivo, tiende a conseguir su propia felicidad. Nada ni nadie, ni mucho menos su Amo, deben apartarla de este empeño vital.
A mi entender la finalidad principal de la relación Amo/esclava BDSM (quizá su única finalidad) es que ella se SIENTA esclava, y tú como su Dueño, sientas también que lo es tuya, y que ambos disfrutéis de ese sentimiento. Pero ello NO implica que sea esclava en sentido real y literal.

90) - Puestos a elegir, yo quiero una esclava BDSM. ¿Es difícil encontrar una?.

Yo también, y sí, es difícil. Sumisas hay muchas, esclavas verdaderas muy pocas. Son joyas difíciles de encontrar. Pero como en todos los aspectos del BDSM, lo más importante es saber si realmente tienes vocación y aptitudes para mantener el clima D/s que una esclava necesita y sobre todo, si vas a ser feliz dominándola o se trata sólo de una fantasía.
La Dominación de una esclava casi siempre se asocia a una relación 24/7. Si tú y tu sumisa queréis vivir una relación de este tipo lo más sensato es que al principio experimentéis con ella durante períodos cortos de tiempo, para ir alargándolos posteriormente hasta lograr que tu Dominación se imbrique en la vida diaria de tu sumisa. La relación 24/7 puede ser muy hermosa, pero puede llegar a ser agotadora tanto para ti como para tu sumisa. No cometáis el error de lanzaros a ella sin preparación, podéis hartaros.
Afortunado el Amo que es servido por su sumisa con el máximo nivel de devoción y entrega, que es como sirve a su Amo una esclava, pero ten en cuenta que ello supondrá para ti y por supuesto para ella, mucha dedicación y esto es así porque la vida diaria desgasta mucho las relaciones de pareja, sean vainilla o D/s. La relación Amo/esclava requiere que el Amo no descuide el intenso "clima" D/s que una unión de este tipo necesita.

91) - ¿Entonces podré hacer todo lo que quiera con una esclava BDSM?.

NO, no puedes hacer "todo" lo que quieras. Y no sólo porque estés limitado por las Leyes comunes y por otros límites evidentes en una sociedad civilizada, sino también porque una esclava no deja de ser una sumisa (aunque del más alto nivel) y al igual que una sumisa también la entrega de una esclava está limitada por las tres normas fundamentales del BDSM (Sensato, Seguro y Consensuado). Es decir, no es lo mismo una esclava "BDSM", que una esclava en sentido literal.
Cuando una esclava dice que lo entrega "todo" a su Amo, en realidad lo que quiere decir es que quiere SENTIR que se entrega totalmente, aunque su Amo, por supuesto, NO le exige ni toma "todo". Esa es una de las razones por las cuales ser Amo de una esclava es mucho más difícil que serlo de una sumisa. El Amo debe mantener dentro de lo posible la ficción de que es dueño de "todo", aunque en realidad sólo tome una parte de la totalidad que le es ofrecida. Además una esclava necesita normalmente mayor dedicación por parte del Amo que una sumisa. Lo primero que ha de procurar un Amo es que su sumisa (independientemente de su nivel) sea feliz en su sumisión. Si no lo es, y por muy esclava que ella quiera ser, tendréis que replantearos la relación como hace cualquier pareja, sea D/s o vainilla.
  

*¿COMO ES UNA RELACIÓN DE PAREJA BDSM?. AMOR Y BDSM


92) - ¿Cómo vive una pareja el BDSM?.

En primer lugar hay que distinguir entre "parejas BDSM" y "parejas que practican BDSM".
Lo más común son las parejas que practican BDSM de manera esporádica y casi siempre dentro de lo que se llaman "sesiones". Una sesión normalmente se realiza dentro de un tiempo y un espacio determinados, en el seno del cual se desarrollan los "roles" que cada uno ha elegido, de manera que cuando termina la sesión estos roles desaparecen y termina el juego.
En cambio las parejas BDSM, que suelen ser menos frecuentes, tratan de que el BDSM sea para ellos casi como un estilo de vida en su relación de pareja, intentando aproximarse a lo que se llama "Estilo de Vida 24/7". Una relación 24/7 oscila entre el protocolo estricto en un extremo y situaciones vainilla en el otro, en el intermedio se sitúa la vida diaria. Depende del estado de ánimo, del humor, del clima de la pareja.
Lo importante de una relación 24/7 es el SENTIMIENTO continuado de posesión/pertenencia, no los protocolos y las normas en sí mismas. De manera natural el ser humano oscila en sus estados de ánimo y las relaciones 24/7 no son ajenas a ello, por eso es imposible mantener el mismo "clima" D/s a todas horas, de ahí las oscilaciones en el nivel en que se vive una relación 24/7.
No hagáis del BDSM una religión. Compartid experiencias con otras parejas BDSM, eso os ayudará a evitar el aburrimiento y el hastío, y sobre todo, os ayudará a evitar que inadvertidamente lleguéis a extremos malsanos en vuestra relación.

93) - ¿Puedo solucionar los conflictos con mi sumisa a base de castigos?.

El tema de los conflictos tiene que ver con el nivel de la relación. Si se trata de una pareja que practica el BDSM mediante sesiones aisladas y compartimentadas, lo lógico es que los problemas de la pareja sean idénticos y se solucionan de igual manera que lo haría una pareja vainilla: fuera de las sesiones.
Si se trata de una pareja BDSM que tiende hacia una relación 24/7 de alto nivel, se supone que llevan mucho tiempo de relación y que el tema de la solución de conflictos ha ido desarrollándose y está integrado en la propia relación BDSM.
Ahora bien, opino que es muy mala idea tratar de solucionar los conflictos de pareja a base de castigos. Si sois una pareja que vive el BDSM más allá de las sesiones, es comprensible que pidas a tu sumisa que cuando te presente una queja o te exponga un conflicto lo haga con buenas maneras, sumisamente y nunca a base de gritos, pero si tu sumisa percibe que los conflictos los solucionas a base de castigos, acabará por no plantearlos y como consecuencia éstos terminarán enquistados en la relación. Si actúas así lo único que lograrás será que su rencor hacia ti vaya en aumento y por muy Amo suyo que seas la relación irá deteriorándose inevitablemente al entrar en una Espiral Negativa.
Si el conflicto es de cierta envergadura, en mi opinión, la pareja debería hacer un alto en su relación D/s y hablar al margen de sus respectivos roles, volviendo posteriormente a su relación BDSM si ambos lo desean.

94) - He oído decir que los afectos, el amor y hasta las caricias son incompatibles con el BDSM. ¿Es cierto?.

Este error es muy común y está muy extendido en la Comunidad BDSM.
Por supuesto que el BDSM puede practicarse sin que haya afectos de por medio. Téngase en cuenta que su práctica puede ir de una simple sesión a una relación estable de pareja con todo lo que ello conlleva.
Ahora bien, el problema es que algunos piensan que obligatoriamente hay que privarse de los afectos para poder practicar de verdad BDSM. Para ello se suele aducir erróneamente, que no es posible amar a la persona a la que azotas. Esto sí que es un error bajo mi punto de vista (este tema ha sido tratado en las dudas 8 y 82).
Generalmente la confusión viene de que algunos creen que todo ha de hacerse a la vez. Por el contrario, hay un tiempo para cada cosa, hay un tiempo para azotar y otro para acariciar, hay un tiempo para humillar y otro para amar. Todo eso está dentro de nosotros. No tiene sentido exteriorizar sólo las tendencias BDSM. Es absurdo reprimir la parte de nuestros afectos porque creamos que sólo así podemos llevar a cabo con éxito nuestras tendencias BDSM.
Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad.
También resulta frecuente encontrar Amos que creen que amar a su sumisa les impedirá Dominarlas, que los convertirá en Amos débiles en manos de ellas. Todo lo contrario, los Amos seguros de su dominio no lo temen. Amar de forma auténtica es trabajo de espíritus fuertes.

95) - ¿Quién tiene que pagar los gastos de habitación, comidas, transporte, etc. ocasionados por las sesiones?, supongo que ella, por ser mi sumisa.

Supones muy mal. Porque sea tu sumisa NO debe pagar nada. Deberá pagar quizá porque sois una pareja, que acuerda según sus posibilidades, contribuir entre los dos a los gastos. Por no pagar no Dominarás más.
Lo más elegante es que cada uno pague alternativamente todos los gastos del encuentro, una vez cada uno. Así se evita el siempre embarazoso trámite de hacer las cuentas.
Personalmente creo que cada uno debería hacerse cargo de los gastos en proporción a su nivel de ingresos. Si cualquiera de los dos está en el paro y además con una economía precaria, y el otro/a tiene un empleo bien renumerado y una economía boyante, es del todo evidente que los dos no deberíais contribuir económicamente de la misma manera.
  

*¿DÓNDE ESTÁ LA GENTE BDSM?. LA VIDA SOCIAL


96) - ¿Dónde está la gente BDSM?.

En la red puedes encontrar la gente afín al BDSM evidentemente y en primer lugar en las páginas BDSM, allí encontrarás foros, sección de contactos, chats, etc.
Además de su utilidad formativa, los foros permiten conocer a gente del mundillo BDSM (si bien, en principio, sólo a través de su nick) y al mismo tiempo conseguir que te conozcan. A la larga y si eres asiduo, es un medio excelente para conocer gente y puede que a tu futura sumisa.
Si el foro o la página tiene un chat añadido (suele ser frecuente) puedes hablar con las personas que te interesen de la página.
En el mundo real puedes visitar clubs de temática BDSM, también asistir a comidas y fiestas, generalmente convocadas en las páginas BDSM y en donde es posible que conozcas en persona a los amigos que hayas hecho en el foro o en los chats.

97) - ¿Cómo debo vestir para ir a una fiesta BDSM?.

En las fiestas y en los clubes, se suele pedir que los asistentes vayan vestidos "de código". El código usual de los Dominantes (como el de las sumisas) suele ser el negro. El vestido de código usual del Dominante suele ser el pantalón y la camisa, ambos de color negro por supuesto. En las comidas, meriendas y cafés, el atuendo suele ser más informal.
Si tienes que asistir a una de las llamadas fiestas "temáticas", lo deseable es que asistas a la misma vestido de manera acorde con el tema de la fiesta: así para una fiesta "rubberista", el vestido predominante estará confeccionado con goma y látex. O por ejemplo para una fiesta Spank en donde la escena clásica es la de "profesor y alumna", estaría muy indicada la toga, el birrete y la inevitable regla con la que corregir a la alumna díscola. A veces se convocan fiestas especiales en las que se especifica qué tipo de vestimenta es la indicada.

98) - ¿Cómo debo comportarme en una fiesta BDSM?.

Cuando acudas a una fiesta puedes comportante, en principio, con la misma educación y respeto con los que te comportarías en una fiesta vainilla.
En cuanto a las sumisas, observarás que aunque no es obligatorio, es frecuente que hagan gala de buena educación sumisa observando cierto protocolo, sobre todo verbal, al hablar con las personas Dominantes que acudan a la fiesta.
Sin embargo ten en cuenta cuando abordes a una sumisa en una fiesta, que por ser sumisa NO está obligada en absoluto a obedecer a nadie excepto a su Amo, si lo tiene.
De todas maneras una sumisa sin Amo, suele estar sola durante poco tiempo en una fiesta BDSM. Normalmente se verá pronto solicitada por Dominantes asistentes a la fiesta con la intención de conocerla y/o Dominarla... si ella consiente en ello, claro. Si eres tú el que la solicita y ella accede, antes deberías informarte de sus límites y de su palabra de seguridad, como en cualquier sesión.
Importante: en la Comunidad BDSM y entre Dominantes, se suele tener un cuidado exquisito en respetar la sumisa de otro Dominante. Por ejemplo, antes de hablar con una sumisa con Amo es usual pedir permiso a éste para hacerlo, excepto que haya una amistad de mucho tiempo entre los tres. Por el contrario no está mal visto que una sumisa sin Amo aborde respetuosamente a cualquier Dominante, tenga éste o no sumisa.

99) - ¿Qué tipo de actividades BDSM hay?. ¿Qué fiestas principales existen?.

Las actividades BDSM más frecuentes suelen consistir en fiestas, cenas, meriendas y hasta actividades al aire libre. También suelen convocarse actividades formativas, sobre todo de BONDAGE. Todas ellas pueden ser convocadas por páginas, clubs o asociaciones BDSM.
En la comunidad BDSM hay dos fechas señaladas en las que suelen convocarse fiestas para su conmemoración:
La fiesta más importante del mundo BDSM, es la "Fiesta del 24/7" que se celebra el 24 de Julio, llamada así en referencia a la manera de vivir el BDSM en el nivel 24/7 (explicado ampliamente en este texto). Por su importancia yo la llamaría "Fiesta Nacional de la Comunidad BDSM".
La idea de celebrar el Día Internacional del BDSM surgió en el año 2003, durante una reunión informal entre Kurt (entonces gerente del club Rosas 5 de Barcelona y lamentablemente ya fallecido) y otros amigos. Escogieron la fecha 24/7 por el significado que dicha cifra tiene para el mundo BDSM. En aquella primera celebración el club Rosas 5 permaneció abierto 24 horas (y lo sigue haciendo todos los años) durante las cuales se sucedieron escenografías y actuaciones.
Hoy la fiesta 24/7 se celebra en los ambientes BDSM de todo el mundo, y los españoles tenemos el orgullo de haber sido sus creadores.
Otra fiesta importante es la llamada "Fiesta del mundo Spank" o "Fiesta 8/8" que se celebra el 8 de agosto. Se le llama así por la similitud del número 8/8 con dos "culitos".
  

*UNA ÚLTIMA DUDA. UN ÚLTIMO CONSEJO
  
100) - Espero finalmente ser un buen Amo. ¿En definitiva, qué es ser un buen Amo?.

Espero que hayas aprendido a ser un buen Amo después de haber resuelto tus 99 dudas anteriores. También te ayudará el resto de la información que tienes a tu disposición en mi blog.
Lo que es exactamente un buen Amo nadie lo sabe, entre otras cosas porque lo que es un buen Amo para una sumisa, no lo es para otra y porque depende del carácter de cada Dominante (recuerda que, como te dije, debes Dominar de acuerdo con tu carácter).
No obstante he aquí una lista de las virtudes que según mi criterio son propias de un buen Amo:
-RESPETO: un buen Amo es el que en su Dominación hace del respeto a su sumisa la primera de las virtudes.
-AUTODOMINIO: un buen Amo tiene el suficiente autodominio para no exceder los límites de su sumisa. Es disciplinado y es un ejemplo de orden y buena conducta para su sumisa.
-PACIENCIA: un buen Amo es el que es comprensivo con los errores de su sumisa. Para él es más importante su actitud sumisa que los errores puntuales que pueda cometer.
-AUTORIDAD: un buen Amo tiene autoridad sin necesidad de ser prepotente ni distante. Se siente seguro, y por ello muestra una fuerza interior tranquila y sin exageraciones. Sabe Dominar con un estilo sereno y natural.
-MADUREZ: un buen Amo tiene una personalidad madura. Es firme cuando Domina y en sus convicciones y decisiones, convirtiéndose en un punto fuerte para su sumisa.
-EQUILIBRIO: un buen Amo tiene una personalidad equilibrada. Sabe ser firme, pero no grita ni muestra su enfado por la conducta de su sumisa, la corrige sin agresividad y de manera justa y apropiada. Sabe dar órdenes de manera natural y sin afectación.
-FLEXIBILIDAD: el Amo seguro de su autoridad es flexible, porque no hay nada más frágil que la extrema dureza, no hay autoridad más duradera que la que se dobla pero no se rompe, la que se amolda pero no cede, la que restringe pero no ahoga.
-CABALLEROSIDAD: un buen Amo es ante todo un caballero, es honesto, nunca miente y es respetuoso con su sumisa.
-HUMILDAD: un buen Amo es humilde y está dispuesto a pedir disculpas a su sumisa por haber sobrepasado sus límites y aprender cada día lo que la Dominación de su sumisa le pueda enseñar.
-LABORIOSIDAD: un buen Amo trabaja por su relación, dedicando tiempo y esfuerzo al Dominio, la guía y el control que su sumisa necesite.
-CONOCIMIENTO: un buen Amo se esfuerza en conocer la Dominación en general y a su sumisa en particular, como tal sumisa y como persona de manera global. Estudia su carácter, sus deseos y sus fantasías, las cuales tiene muy en cuenta en su Dominación.
-POSITIVO: un buen Amo es positivo con su sumisa, procurando su satisfacción, valorando y estimulando su buen comportamiento sumiso.
-CUIDADO: un buen Amo contribuye al crecimiento y cuidado de su sumisa como tal sumisa y como persona en general.
-AFECTIVIDAD: un buen Amo no teme mostrarse afectuoso y amable con su sumisa, porque se siente fuerte y seguro en su autoridad y sabe que su sumisa no percibirá su afecto como debilidad.
-GENEROSIDAD: un buen Amo sabe ser emocionalmente generoso con su sumisa y dar tal sensación de riqueza interior, que en lugar de parecer débil da la impresión de ser un Dominante fuerte y sobre todo seguro de sí mismo.
Autor: ElFaro
elfarosm@hotmail.com

Para obtener los archivos que se citan en esta obra

Usa los enlaces que encontrarás a continuación 


  (Para bajarte los archivos al ordenador, haz "Clik" en "Descargar", luego elige la opción "Descarga directa" y sigue el proceso normal de descarga de archivos)


*Para obtener un Play List  haz “clik” aquí:
(OJO: si anotas tus preferencias en el Play-List del propio Dropbox y no lo grabas luego en tu disco duro, perderás todo tu trabajo. Es mejor grabarlo en tu disco antes de escribir nada en él, luego abrirlo en el mismo disco, cumplimentarlo y volverlo a grabar).

*Para obtener  una lista de analíticas de E.T.S, haz “clik” aquí:
https://www.dropbox.com/s/66plu4mu7ngilm9/Anal%C3%ADtica%20E.T.S.doc?dl=0

  NOTA:Si aparece este anuncio: "¿Eres nuevo en Dropbox? Regístrate gratis" y NO quieres registrarte (NO es necesario hacerlo para obtener los archivos), pulsa la "X" que se encuentra arriba y a la derecha del anuncio para salir de él.