miércoles, agosto 15, 2007

100 CONSEJOS PARA ENCONTRAR TU SUMISA EN LA RED

*¿DÓNDE BUSCO?
*TRABAJA Y APRENDE
*PÓRTATE COMO UN CABALLERO
*LAS PRIMERAS CONVERSACIONES
*CONÓCELA
*LA PRIMERA SESIÓN
*CUIDA SU SEGURIDAD...Y LA TUYA

*MÁS CONSEJOS PARA QUE CUANDO LA HAYAS ENCONTRADO...NO
LA PIERDAS
*MÁS CONSEJOS PARA LOS QUE YA NO SOMOS JÓVENES

Si lo que quieres es encontrar es un simple revolcón aderezado
con fusta y soga, o tu intención es coleccionar sumisas, no sigas
leyendo, esto no es para ti.

Si por el contrario buscas algo más duradero, TU sumisa, quizá la
sumisa de tu vida, y piensas que por ella vale la pena el
esfuerzo de leer estos 100 consejos, entonces sigue, puede que
ellos te ayuden a encontrarla .

Estos consejos están basado en un principio que creo irrebatible:
si eres una persona honesta, equilibrada, sensata... y quieres
encontrar la sumisa de tu vida, por pura lógica, deberás
comprender que sea cual sea tu estatus social, económico o
cultural ha de haber, no una, sino varias sumisas que estarán
interesadas por ti .

Entonces, ¿cuál es el problema?. El único problema que tienes
consiste en que éstas sumisas te CONOZCAN y demostrarles que
realmente eres quien dices ser. ¿Difícil?. No tanto. Si sigues
estos consejos, tienes paciencia y trabajas con ahínco, te
situarás en el grupo de los dominantes con mayor probabilidad de
encontrar su sumisa .

*¿DONDE BUSCO? .

(1)Lo primero que debes hacer es situar tu ÁREA DE PROBABILIDAD y
para ello debes conocer con realismo cuáles son tus factores de
probabilidad. Los factores son muy parecidos a los del mundo
vainilla: si eres joven o viejo, alto o bajo, tu nivel cultural,
tu estado civil: soltero, separado o casado etc. etc. También
influye la forma en que quieres vivir el BDSM y tu experiencia .

(2)Te recomiendo vivamente que busques tu sumisa dentro de tu
área de probabilidad, te evitarás frustraciones y pérdidas de
tiempo. Si tienes más de 50 años no lo intentes con una sumisa de
18, lo tienes crudo. Una sumisa que haya cumplido los 40 estará
más próxima a tu área de probabilidad .

(3)Hay varias ÁREAS DE BÚSQUEDA. Te recomiendo que las explores
todas. Cuantas más áreas explores, más probabilidad tendrás a tu
favor .

#PRIMER ÁREA DE BÚSQUEDA. Lo más evidente primero. La sección de
contactos de cualquier página BDSM.

(4)Aunque no lo creas, la sección de contactos NO es una máquina
expendedora de sumisas.

(5)En el momento de escribir estos consejos, en la sección de
contactos del Club Sumisión por ejemplo había registrados 4065
hombres frente a 476 mujeres. Lo que quiere decir que por cada
mujer que se había registrado, más de 8 hombres lo habían hecho
también .

(6)Encontrar TU sumisa, la sumisa que te guste, es un proceso
que, normalmente, será largo y laborioso. Acéptalo desde el
primer momento .

(7)PERO Si eres persona seria, responsable, tienes intención de
comportarte con ella de manera educada y quieres ser sincero
desde le primer momento, eres un rareza entre los que buscan
sumisa, tu probabilidad de encontrarla subirá exponencialmente .

(8)La mayoría de tus competidores no tienen ni siquiera la
paciencia de leer esto que estas leyendo. Lo encontrarán aburrido
y sobre todo fatigoso. Ellos lo quieren todo rápido. Son la
plaga, la peste de cualquier sumisa que está buscando su Amo con
seriedad. La mayoría son gente muchas veces adolescente, incluso
menores de edad, pajilleros y a veces gente desequilibrada. En su
mayor parte quieren un polvo con un poco de morbo y no tiene ni
idea lo que es el BDSM ni la más mínima intención de aprender en
qué consiste .

(9)Ten en cuenta que el gran problema para la sumisa NO es
encontrar amo, tienen docenas a su disposición. Lo difícil para
ella es encontrar un verdadero Amo (con mayúscula). No seas uno
más. En principio lo tienes fácil: demuéstrale que eres merecedor
de esa mayúscula .

(10)Poner un anuncio no significa nada, pero ponlo no obstante .

(11)Tu primera obligación antes de poner tu anuncio es elegir un
buen nick. El nick es lo primero que una sumisa lee de ti. Busca
un nick que te defina en cierta manera. Mi nick por ejemplo, hace
referencia a mi vocación pedagógica del cual este hilo y mi blog
son buena prueba .

(12)No te pongas un nick queriendo dar a entender que eres un
SuperMegaAmo, esta estupidez pone inmediatamente en guardia a la
sumisa, ten en cuenta que están hartas de los imbéciles que
pululan por la red .

(13)No te llames a ti mismo “Amo“. Hasta que no tengas sumisa,
sólo eres un “dominante“ aspirante a Amo .

(14)Escribe bien tu perfil. Se realista. La poesía está muy bien,
pero lo más probable es que si ella está buscando el Amo de su
vida querrá saber detalles prácticos de ti, cómo son: tu edad,
dónde vives -¡sólo tu ciudad!-, a qué te dedicas etc .

(15)Piensa: si solamente hablas de BDSM en tu anuncio, las
sumisas van a creer que sólo las quieres para eso o que quieres
una más para tu cuadra de sumisas. Recuerda: si tu intención es
ir más allá, deberías primero informar de tus intenciones y
segundo poner otras cosas más prosaicas pero no menos
interesantes para una sumisa que busca el Amo de su vida.

(16)En tu perfil no prometas la Luna ni intentes engañar. Aunque
no lo creas una sumisa es una persona adulta con los mismos
intereses y facultades de cualquier otra mujer. Recuerda: sumisa,
pero no estúpida .

(17)Cuando redactes tu anuncio no seas modesto, no omitas tus
virtudes. Si las expresas con realismo y veracidad no tienes por
qué esconderlas. Parece una obviedad pero a veces se nos olvida
que la sumisa que lo lea no tiene otro medio para conocer cómo
eres que lo que tú le digas .

(18)En los anuncios suele haber un apartado en el que se te
preguntará qué es lo que esperas de tu futura sumisa. No llenes
tu anuncio de fantasías imposibles. Es lógico que pidas que tu
sumisa sea muy sumisa por ejemplo, pero seguramente nadie te
tomará en serio si pides alguien que esté todo el día a tus pies
y a tu servicio. Las sumisas son personas reales, con familia,
amigos, trabajo y a veces hijos. Si quieres que una persona tome
con seriedad tu anuncio, éste ha de ser serio (lo que no te
impide que pongas alguna gota de humor) .

(19)No esperes sentado a que una sumisa te elija por tu anuncio,
porque lo más probable es que no lo haga. No creas en cuentos de
hadas ni en la suerte. Puede que la tengas, pero no cuentes con
ella. Trabaja, no esperes que ella llame a tu puerta, sé tú el
que llame a la de ella .

(20)Muévete en busca de tu sumisa. En tu página de contactos haz
primero una selección de aquellas sumisas que más te gusten y que
creas más probables. Redacta un buen mensaje donde te describas
con más detalle que en el perfil de tu página de contactos y
envíales un mensaje .

(21)No cometas la estupidez de enviar el mismo anuncio a todas
las sumisas que has elegido. Envía los mensajes por separado y
personalízalos. Es fácil darse cuenta cuando un anuncio se
refiere a una sumisa en concreto o a cualquier sumisa. En tu
mensaje refiérete a algo personal que ella haya puesto en su
perfil, eso bastará para hacer que el mensaje sea singular .

(22)No es necesario que te describas con tanto detalle que te
hagas fácilmente reconocible. Cuida tu seguridad .

(23)Las secciones de contacto a veces tienen facilidades que te
ayudarán en tu búsqueda, por ejemplo el Club Sumisión tiene un
sistema para saber quién y cuándo ha leído tu perfil. Incluso en
ésta última página el sistema tiene un servicio que te indica si
la destinataria de tu mensaje lo ha abierto o aún no lo ha leído.
Utiliza estos servicios, son herramientas muy útiles .

#SEGUNDA ÁREA DE BÚSQUEDA. El Chat .

(24)Normalmente los que buscan una sumisa eligen los chats más
concurridos, lo que hace que el tráfago de gente que acuda a
ellos aumente como una bola de nieve ladera abajo. En mi opinión,
si buscas tu sumisa de manera seria es una pérdida de tiempo que
la busques en este tipo de chats. Y no porque no puedas encontrar
en él sumisas serias, es que están tan hartas de ser asediadas
que la mayoría pulsan la opción de no ser molestadas por nadie .

(25)Otro problema de los chats más concurridos es que resulta
casi imposible hablar con nadie. Una línea tuya que escribas se
perderá en un mar de líneas. Tu voz no se oirá en el griterío
general. Además, la mayoría del tiempo se habla de todo menos de
BDSM .

(26)Busca un chat pequeño y tranquilo pero de calidad. Elegir un
chat así, es como elegir un bar o un Pub tranquilo y sosegado
para charlar en lugar de una discoteca llena de ruido. No te
preocupes si notas que los que están hablando tienen un nivel
superior al tuyo, por el contrario, si te muestras tal cual eres
tendrás el apoyo y la ayuda de los demás.

(27)En el chat, mantén la etiqueta. Todos los chats tiene reglas
de comportamiento que varían poco de unos a otros. Síguelos al
pie de la letra. No te crees una reputación de conflictivo .

(28)Cuando pidas un privado a una sumisa, si te lo niega no
insistas, por el contrario despídete de ella con educación.
Créate una imagen de persona educada. Puede que otro día te lo
conceda. Ten en cuenta que sólo por pedirlo y despedirte de ella
con educación ya has llamado su atención .

#TERCER ÁREA DE BÚSQUEDA. Los amigos .

(29)Se han formado muchas parejas BDSM a partir de una
presentación realizada en real o bien a través de un chat. Una
especie de “cita a ciegas“ .

(30)Extiende tus redes. Haz que la probabilidad esté a tu favor.
No cometas el error de limitar tus relaciones sólo a las sumisas.
Crea tu círculo de amigos entre personas de todos los sexos y
tendencias en la comunidad BDSM.

#CUARTA ÁREA DE BÚSQUEDA. Fiestas, cenas, quedadas y Clubs BDSM .

(31)En la búsqueda de tu sumisa sal de casa, no te refugies
detrás del ordenador. Déjate ver y acude a las fiestas y comidas
que organizan las diferentes páginas BDSM .

(32)Si tu grupo o la página a la que perteneces ha organizado un
encuentro anuncia bien claro en el tablón de mensajes de la misma
que vas a ir. Si alguna sumisa está realmente interesada en ti
aparecerá, por la fiesta .

(33)Cómprate un buen equipo de código. Lo vas a necesitar. En
casi todos los clubes BDSM se pide. No des la nota, no elijas una
vestimenta exageradamente dominante. Es un poco como el nick, no
te vistas de SuperMegaAmo. Recuerda: si estás leyendo esto es que
eres sólo un aprendiz .

(34)Por supuesto las reglas de educación, respeto y etiqueta que
debes observar en los chats y en el messenger son aplicables a
las reuniones “en vivo“. Si te gusta una sumisa no la abordes de
manera desconsiderada o con palabras soeces .

(35)Por último, un consejo que podría dar resultado: ofrécete de
acompañante de una sumisa que ha manifestado su intención de
acudir a la fiesta y no tenga pareja o no conozca a nadie en la
misma. Si en lugar de ir sólo, vas acompañado de una pareja ya
constituida, conocida en la página, y ella lo sabe, seguramente
aceptará .

#QUINTA ÁREA DE BÚSQUEDA. Los Foros .

(36)Los foros no son en sí mismos una área de búsqueda, pero el
escribir, el darte a conocer en ellos, facilita el que una sumisa
sepa cómo piensas respecto al BDSM y si es observadora, hasta tu
carácter y forma de ser. Si llevas tiempo dándote a conocer en
los foros, es muy probable que tu futura sumisa te esté
observando. Piensa que tú sólo tienes que elegir entre las pocas
sumisas que estarán interesadas por ti, pero a ellas les toca
elegir entre un montón de nicks .

(37)Escribe en los foros, date a conocer. No seas un nick más en
un mar de nicks. Si no eres demasiado creativo para empezar un
hilo nuevo, opina sobre los temas abiertos por lo demás miembros.
Exprésate. Pon tu opinión. Sé positivo y aplaude los logros de
los demás .

#SEXTA ÁREA DE BÚSQUEDA. El Blog .

(38)Al igual que sucede en los foros, el blog no es en sí mismo
una área de búsqueda, pero es un instrumento muy eficaz que te
ayudará en la misma. El blog es una página gratuita y de muy
fácil creación -no se necesitan apenas conocimientos
informáticos-, muy popular actualmente y que te permitirá exponer
con más detalle tu manera de ver el BDSM .

(39)El blog es un medio excelente para que las sumisas
interesadas por ti te conozcan. También puedes poner en él tu
anuncio de búsqueda con mucho más detalle, adornarlo y realzarlo
de la manera que quieras. Puedes poner cosas que, sin ser
ofensivas, quizá una página de contactos no te permita, casi
siempre por falta de espacio .

(40)Si eres un manitas de la informática puedes hacer de tu blog
algo sumamente atractivo. Si lo haces interesante, muchas páginas
pondrán la dirección de tu blog para que la gente lo visite. Así
aumentarás tu probabilidad .

(41)Cuando crees tu blog, incluye en él la posibilidad de que
alguien lo comente. Por supuesto contesta o comenta los textos o
“post“ que se escriban o incluyan . Como mínimo deberías
agradecerles la molestia .

*TRABAJA Y APRENDE .

(42)Mientras encuentras a tu sumisa estudia, prepárate para ser
un buen Amo . A las sumisas les gusta los Amos con experiencia,
pero les gustan aún más los Amos que tengan ganas de aprender y
mejorar para conseguir esa experiencia...con ellas. Eso les hace
suponer que luego cuando la relación esté establecida continuarás
aprendiendo .

(43)Prepárate. Lee. En la red tienes todo lo que necesitas. Ser
un buen Amo es difícil, algunos piensan que es mucho más difícil
que ser un buen amante vainilla .

(44)Prepárate moralmente, es más importante que tu preparación
técnica. Es muy difícil ser un buen Amo respetuoso y muy fácil
convertirse en un mal Amo abusador .

(45)Trabaja, trabaja mucho. Un dominante que trabaja en su
preparación y en la búsqueda de su sumisa es una garantía para
ella .

*PÓRTATE COMO UN CABALLERO .

(46)En el messenger o los chats, NO emplees palabras vulgares o
malsonantes. Creeme no son necesarias, las sumisas están hartas
de oírlas de pajilleros adolescentes. Sé diferente. Ellas
aprecian más la fortaleza y reciedumbre, combinadas con la
elegancia, que las palabras soeces y el avasallamiento. Puede que
a ella le guste ser humillada, pero ahora no, espera a que sea tu
sumisa .

(47)En tus conversaciones escritas por internet “habla“
pausadamente. No comentas demasiadas faltas de ortografía.
Exprésate sin palabras soeces, aunque no lo creas a las sumisas
no les gustan en los primeros contactos. Tampoco te eternices
componiendo una frase maravillosa, la espera excesiva a que
termines tu frase genial creará irritación en la sumisa. Emplea
un estilo natural. Sé tu mismo .

(48)La mayoría de las veces las sumisas que hablan con dominantes
están aburridas de tener conversaciones aburridas con dominantes
también aburridos, a los que lo único que les interesa es
fomentar su morbo. Sé diferente, dale variedad y si es posible
calidad a tus conversación. Deja el morbo para más adelante .

(49)Es cierto que a la mayoría de ellas les gusta ser cortejadas
de manera dominante, pero hazlo con prudencia. Es un difícil
equilibrio, casi un arte, mezcla de caballerosidad y dominación.
Sus respuestas te irán marcando el ritmo.

(50)Por el contrario, también puede suceder -me sucede a mí- que
tu educación, cortesía o caballerosidad te impidan comportarte de
manera no demasiado dominante durante las charlas preliminares.
Adviérteselo cuanto antes, de lo contrario lo puede interpretar
mal. Muchas sumisas están tan acostumbradas a que la mayoría de
los que las pretenden las trate de manera desconsiderada, que,
cuando alguien las trata con educación es frecuente que confundan
caballerosidad con debilidad de carácter .

(51)Ten paciencia, la paciencia será lo que más te distinguirá de
un adolescente pajillero. Ellos lo quieren todo y enseguida .

(52)No alabes por alabar, fundamenta tus alabanzas. Recuerda, es
sumisa, no estúpida .

(53)Ten especial cuidado de no pedir a la sumisa señas de
identidad relevantes como el domicilio. Se considera de muy mal
gusto y le hará suponer que vas con malas intenciones .

(54)Jamás hables con nadie de lo que una sumisa te ha confiado.
En las conversaciones por el messenger, llegan momentos en que se
hacen confesiones muy personales. Guárdalas para ti. Ser
indiscreto además de una falta de caballerosidad es una redomada
estupidez: si le hablas a una sumisa de las intimidades de otra
sumisa pensará -y con razón- que no serás capaz de guardar lo que
ella te confíe.

(55)NUNCA hables mal de una sumisa a otra sumisa. Si lo haces,
además de persona ineducada y poco fiable, te tomará por
estúpido: si es medianamente perspicaz comprenderá que la próxima
de la que hablaras mal será de ella misma .

(56)No intentes quitarle la sumisa a otro, además de que son
malas maneras dentro de red, generalmente es una pérdida inútil
de tiempo. Resulta más honrado y provechoso buscar una sumisa que
NO tenga Amo .

(57)Si una sumisa te dice no, es que NO. En lugar de eso, y
expresar tu frustración con malas maneras, acumula experiencia y
pregúntale que has hecho mal o qué es lo que no le ha gustado.
Puede que haya algo que no has hecho bien. Aprende .

(58)A veces un rechazo de una sumisa no se debe a que hayas hecho
algo mal, quizá lo que ha sucedido es que tú eras uno más de los
dominantes con lo cuales ella estaba relacionándose en ese
momento y simplemente tú no has salido elegido. No lo tomes a
mal, es lo usual. Nosotros no tenemos la suerte de poder elegir
entre tantas sumisas como ellas dominantes. La vida es a veces
así de injusta .

(59)Una vez que una sumisa te haya rechazado, no tiene porque
dejar de ser tu amiga. Es más, preséntale tus respetos a su Amo.
No tienes porque no ser amigo de los dos. Recuerda la importancia
de crear tu círculo de amigos en la comunidad BDSM .

(60)Si una sumisa te ha rechazado, pero te has comportado
caballerosamente con ella y habéis quedado como amigos, te has
ganado una garante de tu personalidad. Si posteriormente, cuando
hables con otra sumisa interesada por ti, le comentas que has
hablado con la que te ha rechazado, lo más probable es que a la
nueva le falte tiempo para contactar con la antigua para
preguntarle por ti. Entre ellas se ayudan mucho. Y me parece muy
bien que lo hagan .

(61)Si tras la primera sesión y en contra de tu voluntad no hay
ninguna más, no te enfades. Por el contrario pregúntale
educadamente qué ha ido mal. A lo mejor no has aprendido aún a
tratar a una sumisa. Aprende. Con la siguiente no cometerás los
mismos errores .

(62)A veces hay hombres bromistas que se hacen pasar por sumisa.
Tómalo como lo que es, una broma. Se les nota porque ofrecen
sumisión sin límites desde el primer momento. No vale la pena que
te enfades, son un mal necesario. Es el precio del anonimato de
la red del que tú también disfrutas .

(63)Si en tu primera cita la sumisa no es lo que esperabas o la
imagen que has visto de ella estaba demasiado “retocada“ -suele
ocurrir-, no te des la vuelta y te vayas. En lugar de semejante
insulto, habla con ella con naturalidad. Pronto comprenderá que
aunque te comportes caballerosamente con ella, en realidad no
tienes interés en que sea tu sumisa. Si lo haces bien, habrás
ganado una aliada y una amiga .

*LAS PRIMERAS CONVERSACIONES

(64)Primera regla de toda relación BDSM: NO MIENTAS. Puedes
contestar o no a las preguntas de una sumisa, es tu prerrogativa
-y la de ella-. Pero si contestas, NO mientas. La razón es muy
sencilla: la sinceridad es la base de la confianza y la confianza
es la piedra angular sobre la que se construye una relación BDSM
.

(65)Piensa: si esperas que una sumisa se te entregue física y
mentalmente ha de confiar plenamente en ti. Nadie hace “puenting“
si no está seguro de la cuerda que le ata. Tú eres esa cuerda .

(66)Si has caído en la tentación de mentir debes decírselo cuanto
antes. Una mentira es una mina puesta en el campo de vuestra
relación, desactívala cuanto antes. Si has mentido en tu perfil,
que sea por motivos de seguridad, está más que justificado que lo
hagas, pero acláralo en tu primera conversación, cuanto más
tardes en decírselo más desconfiará de ti .

(67)Los primero momentos son los más delicados. Haz que tu
comportamiento y lo que digas sea los más diáfano posible.
Cualquier mal entendido puede convertirse en un cáncer muy
difícil de atajar .

(68)Cuando hables con ella, ten en cuenta que hablar de lo
cotidiano resulta verdadero y creíble, le quita misterio y
aureola a tu imagen, pero da sensación de que eres verdadero.
Recuerda, la confianza es la base del BDSM .

(69)No es necesario que le digas que estás en comunicación con
otras sumisas, ella lo sabe, y tú también de ella respecto a
otros Amos. Es lo normal. Pero deberías estar dispuesto a
despedirte educadamente de las demás una vez hayas (y te hayan)
elegido. Excepto que a ella no le importe, no juegues a dos
barajas, eso se sabe enseguida. Nunca caigas en el error de
suponer que tu sumisa, por serlo, es tonta o estúpida .

(70)No te alabes a ti mismo de manera exagerada, tus virtudes
irán saliendo. Por el contrario expón tan claras tus virtudes
como tus defectos y de manera natural. Dan idea de persona
equilibrada y sana .

(71)Demuéstrale que tienes autodominio, lo último que necesita
una sumisa es un payaso inmaduro. Recuerda esto: antes de ser Amo
de nadie un Amo debería serlo de si mismo .

(72)No te creas lo que te digan que un Amo debe mantenerse frío y
distante, es una estupidez. Muéstrate natural.

(73)No presiones desde el primer momento a la sumisa intentando
imponerte como Amo, por el contrario habla con naturalidad, en
las siguientes conversaciones trata de hacerle ver tu vena
dominante, pero hazlo con elegancia y respeto. Ella te marcará el
ritmo inicial, luego ya llevaras tu la iniciativa como
corresponde a tu papel .

(74)Nunca pidas a una sumisa que te envíe fotos o que ponga su
webcam. Hazlo primero tú. Ten preparadas unas fotos tuyas para
mostrar en tu messenger, hazlas pasar durante la conversación, se
llevará una agradable sorpresa. Ella antes o después se sentirá
obligada a mostrarte las suyas, pero nunca presiones, creerá que
vas con malas intenciones .

(75)No pidas nunca el número de teléfono a una sumisa, puede que
lo considere una agresión a su intimidad. En vuestra primera cita
necesitaréis un número de móvil al que llamar por si os retrasáis
o surgen problemas de última hora. Sé astuto, dale tu número
primero. Normalmente ella te dará el suyo a continuación .

(76)Recuerda: el respeto se gana, no se impone. Si quieres que tu
futura sumisa te respete como Amo trátala con respeto. En tus
conversaciones respétala, si no la respetas en los primeros
momentos ella va a creer que jamás lo harás .

(77)El BDSM no debe ser la tumba del humor y la complicidad.
Muestra tu sentido del humor pero no te pases de gracioso .

(78)No te excuses detrás de la frase “las sumisas, ¿quién las
entiende?“. En un dominante resulta patético. Un Amo DEBE
entender a su sumisa. Es su primera obligación. Sin conocimiento
no hay dominación posible .

(79)Conócela, si ha escrito algo léelo. Los foros sobre BDSM
suelen dar la posibilidad de buscar los hilos y respuestas
escritas por una determinada persona. También puedes usar un
buscador para saber lo que ha escrito en la red, o mejor
aún...Pídeselo a ella, eso la convencerá de tu genuino interés
por ella .

(80)Cuando hables con ella desliza comentarios sobre lo que has
leído de sus escritos. Opina, eso la complacerá mucho,
comprenderá que tu interés es verdadero y le demostrará que estás
dispuesto a trabajar tu futura relación con ella. No es necesario
que mientas...pero sé selectivo de manera positiva en los temas
que más te han gustado de ella .

*CONÓCELA .

(81)Recuerda: sin conocimiento no hay dominación posible. Más
importante que conozcas las técnicas es que conozcas a tu sumisa,
es tu primera obligación: estudia su carácter, su forma de ver el
BDSM, y sobre todo sus necesidades BDSM .

(82)Guarda todos vuestros mensajes y conversaciones. Reléelos, te
servirán para conocerla un poco mejor .

(83)Haz una lista de sus particularidades, de su forma de ser, de
su manera de reaccionar, de lo que le gusta. Cuida esa lista,
cuídala como un pequeño huerto, repásala a menudo, complétala.
Piensa en ella .

*LA PRIMERA SESIÓN

(84)No se te ocurra pedir la primera cita para hacer una sesión.
Está universalmente admitido en la comunidad BDSM que la primera
cita es para charlar y conocerse, preferiblemente en un lugar
público. Ten paciencia .

(85)Antes de vuestra primera sesión, completa con tu sumisa un
play-list lo más exhaustivo posible. Es uno de los pasos clásicos
que marca el BDSM antes de una sesión. Muy a menudo este
requisito se suele obviar o como mucho se suele hablar sólo de
los “limites“. Sin embargo el Play-List es una de las
herramientas más útiles que tienes a tu disposición para evitar
que fracases en las primeras sesiones .

(86)Aunque no lo creas las sumisas no viene con equipo
incorporado. Prepárate un buen equipo de juguetes. Puede que
pronto los necesites. No es necesario que gastes mucho. Lee las
secciones de bricosado que hay en muchas páginas BDSM .

(87)Mientras tu sumisa esté en el juego nunca deberías oír un
“NO“ de sus labios. Si ocurre, es que hay algo que estás haciendo
mal. ¿Habéis fijado bien los límites?. ¿Los has traspasado de
alguna manera?. Quizá no la conozcas lo suficiente. Quizá no
hayáis hablado lo necesario antes de la sesión. Hay una regla que
no suele fallar: NO le pidas nada de lo que no estés
razonablemente seguro que te vaya a dar. Para ello prepara tus
sesiones y prepara tu sumisa .

(88)No hay nada más patético que un Amo que duda o no sabe qué
hacer durante una sesión. Se supone que eres el Amo y Señor de la
sesión, es lo primero que debes dominar. Por supuesto deberías
estar dispuesto a admitir alguna sugerencia de tu sumisa, pero
allí el que manda eres tú. Ésa es la primera regla del juego. Las
sesiones -sobre todo las primeras- deberías prepararlas
concienzudamente. Deberías saber qué hacer, cuándo y según
reaccione tu sumisa.

(89)En las primeras sesiones, si tu sumisa es sensata y conforme
a los procedimientos que son habituales en la comunidad BDSM,
habrá establecido una alarma silenciosa con otra persona. Hazle
comprender antes de empezar que ves normal y sensato que haga sus
llamadas durante la sesión .

(90)La primera sesión os marcará para siempre. La recordaréis
siempre, y normalmente con mucha nostalgia, pero recuerda: más
importante que la primera sesión salga maravillosa es que
simplemente no salga mal. Ya tendréis tiempo de hacer maravillas.
Es una regla de oro que cada sesión os deje con ganas de realizar
la siguiente


*CUIDA SU SEGURIDAD...Y LA TUYA .

(91)El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio
del SadoMasoquismo y la Dominación/sumisión. El BDSM contiene
unas reglas y procedimientos propios, cuyo cumplimiento evita
daños tanto físicos como psicológicos a quien lo practica.
Síguelos .

(92)Lo primero que debes aprender de una técnica es lo que NO
debes hacer. Es más importante que sepas lo que NO se debe hacer
con un látigo que ser un artista con él .

(93)Lo primero que debes consensuar con tu sumisa es la palabra
de seguridad. No paséis por alto este requisito ANTES de la
primera sesión. Personalmente creo que es mejor incluso usar un
código -muy sencillo- de colores .

(94)Si la atas o la inmovilizas de alguna manera deberías hacerte
siempre una pregunta capital mientras lo haces: “¿Que le
ocurriría a ella si en este momento o más tarde yo cayera
fulminado?“. ¿Peligraría su seguridad de algún modo?. Si es así
NO lo hagas. Sea lo que sea lo que estés haciendo, no lo hagas .

(95)No cometas la estupidez de atar y amordazar a tu sumisa al
mismo tiempo sin que ella disponga de una señal CLARA para
avisarte si algo va mal. Ponle en las manos una campanilla o
algún artilugio que produzca fácilmente un SONIDO FUERTE en la
mano mediante el cual puedas darte cuenta enseguida .

(96)Si atas a tu sumisa te encontrarás con la primera paradoja
del BDSM: es muy probable que ella desee experimentar que le es
totalmente imposible liberarse de sus ataduras, que quiera
sentirse totalmente a tu merced. Pero tú sabes que eso NO lo
debes hacer, la seguridad lo prohíbe. Acostúmbrate a convivir con
las paradojas del BDSM. Las encontrarás a menudo, el BDSM tiene
muchas .


(97)No vayas nunca a una sesión bebido, drogado, somnoliento,
irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado
tu personalidad. La seguridad de tu sumisa exige que estés alerta
y con todos tus sentidos. Que seas consciente en cada momento de
lo que haces. Como Amo debes ser capaz de reconocer e interpretar
con claridad cada una de las señales que la sumisa te envía.
Difícilmente lo podrás hacer si tu personalidad está alterada .

(98)En tus primeras sesiones o relaciones sexuales usa SIEMPRE
preservativo. No lo discutas NUNCA, ÚSALO. Lleva siempre
preservativos a una sesión. Aunque hayáis pactado que no habrá
sexo, NUNCA se sabe en qué acabará todo .

(99)Se suele creer que en una sesión la más desprotegida es la
sumisa. No te lo creas. Físicamente puede ser cierto pero
legalmente no lo es. Hoy la gente está muy sensibilizada con la
violencia de género. Una visita de tu sumisa a un médico llevando
las marcas de vuestra última sesión puede desencadenar una
acusación de maltrato en toda regla .

(100)Ten cuidado en la red. Existen personas que no juegan
limpio. Son un porcentaje muy pequeño, pero te puede tocar a ti .

*MÁS CONSEJOS PARA QUE CUANDO LA HAYAS ENCONTRADO...NO
LA PIERDAS

(1)Si has encontrado tu sumisa enhorabuena, pero ten en cuenta
que tu trabajo no ha hecho más que empezar. En primer lugar
estudia tu pareja. Estudia cómo es, qué le gusta, cuáles son sus
necesidades etc. Si quieres llevar una dominación con éxito
cultiva tu relación como se cultiva un pequeño huerto, tan a
menudo y con tanta atención como puedas .

(2)No te pierdas en las técnicas. El arte del bondage y el de los
azotes son importantes, pero el que tú y tu pareja los descubráis
juntos tiene un encanto especial. Piensa que lo más importante no
es lo que sepas ahora, sino lo que sabrás en el futuro y lo que
aprendáis juntos .

(3)No hagas del BDSM una religión. El BDSM está a nuestro
servicio, no al revés. Excepto las tres reglas de oro (SSC), las
demás: los collares, los tratamientos de respeto, las ceremonias
etc, sólo son recomendaciones que no son de obligado cumplimiento

(4)Lo que define al Amo es su “autoridad“, eso se tiene o no se
tiene, no hay medias tintas. Si estás seguro de tu autoridad, no
temas ser amable con ella, manifestar tus debilidades o mostrar
tus emociones. Sólo los Amos débiles e inseguros necesitan
mostrarse bruscos y distantes. Las sumisas suelen darse cuenta
rápidamente que detrás de un Amo que mantiene su autoridad a base
de gritos y palos se esconde un mal Amo y además muy inseguro .

(5)Ten bien claro dónde están los limites, pero dentro de ellos
empléate a fondo para mantener tu autoridad. Usa todos los medios
consensuados a tu alcance para mantenerla. Tienes muchos medios,
pero el medio más fiable será el trabajo por vuestra relación y
el respeto hacia ella. Deberás guardarte de tu propio sadismo
exagerado o no consensuado. Sigue siempre las reglas del BDSM .

(6)Cada Amo tiene su estilo de dominación que a él y a su pareja
les gusta. Piensa en la posibilidad de usar la Pedagogía
Positiva: en lugar de excederte en los castigos para su
educación, anima y aplaude los logros y avances de tu sumisa. Las
sumisas hablan muchas veces del castigo que para ellas supone la
indiferencia y el abandono. Si está acostumbrada a conseguir tu
ánimo y tu apoyo, sólo la falta de ellos ya será un pesado
castigo .

(7)Se constructivo con tu sumisa. Sé positivo. Ayúdala, anímala.
Eleva su auto- estima. Jamás uses tu influencia y autoridad para
degradarla. Hacerlo en una escena puntual como un juego puede que
sea catártico y hasta positivo, pero como forma de vida es
repulsivo y abyecto. Es el auténtico lado oscuro del BDSM. La
humillación pasajera dentro de una escena consensuada puede está
bien. La humillación continua como forma de vida es una
enfermedad y NO es BDSM .

(8)Si estás seguro de tu autoridad no tendrás inconveniente en
poner un poco de humor en vuestra relación. No temas en reírte de
ti mismo, de tus neuras y las de tu sumisa, y hasta de las
sesiones...A las sumisas les encanta. Tiene un olfato muy fino
para percibir la inseguridad que hay detrás de un Amo demasiado
serio que no permite la más mínima irreverencia .

(9)Parece obvio, pero a veces se nos olvida: el deseo más
ferviente de una sumisa -como tal sumisa- es sentir que está
sometida. Haz que lo experimente el mayor tiempo y el mayor
número de veces posible y la harás feliz. Es lo que más les
gusta. Es el equivalente BDSM de aquella célebre frase
vainilla:“Ya sé que me quieres, pero dímelo otra vez“ .

(10)No explotes el masoquismo moral enfermizo de tu sumisa. Ésta
forma especial de masoquismo pertenece al auténtico lado oscuro
del BDSM. No hagas de la humillación y el maltrato vuestra forma
habitual de relacionaros con la fácil excusa de que a ella le
gusta. No es sano. No es BDSM .

(11)Sé un buen Amo, Mostrar un estado de mal humor constante con
tu sumisa, utilizar sólo el miedo, los gritos y los castigos como
forma de dominación es muy fácil, pero es más propio de payasos
que de verdaderos Amos. Lo difícil y lo correcto es lograr tu
autoridad y su respeto a base de autodominio y respeto por tu
parte, mostrando una actitud positiva, esculpiendo en ella una
personalidad creativa, positiva y feliz .

(12)Si tienes la suerte de que tu sumisa te ha hecho su entrega
máxima, si ha decidido entregarse a ti como tu esclava, te está
dando la mayor prueba de Amor que puede darte. Quiere decir que
te pertenece hasta donde le es posible y que sus únicos límites
son los tuyos. TÚ eres su único límite. Ahora es cuando la
palabra respeto cobra su máximo significado. Ella ha hecho su
máxima entrega. Hazte digno de ella. No abuses nunca de esa
ofrenda.

(13)Recuerda que una esclava BDSM no es una esclava en sentido
literal. Su entrega está limitada por las 3 leyes fundamentales
(Sano, Seguro y Consensuado) y por otros límites evidentes en una
sociedad civilizada. A mi entender la finalidad principal de la
relación Amo/esclava BDSM (quizá su única finalidad) es que la
sumisa se SIENTA esclava y disfrute de ese sentimiento, NO que
real y literalmente lo sea .

(14)Los hijos de la sumisa son terreno sagrado. Son inocentes. La
autoridad del Amo termina donde empieza la maternidad de la
sumisa .

(15)Privarse del amor en aras del BDSM es una estupidez. Amar es
uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos
en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que
tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o
menor medida .

(16)No creas que el amor es cosa de Amos débiles. Todo lo
contrario, los Amos seguros de su dominio no lo temen. Amar de
forma auténtica es trabajo de espíritus fuertes .

(17)Aunque vuestra relación sea 24/7, veinticuatro horas son
muchas horas, siempre encontrarás un rincón de tiempo para la
complicidad y el cariño .

(18)Pon un punto de romanticismo en tus mensajes, recuerda y
recuérdale las fechas señaladas. Eso refuerza la unión .

(19)No confundas querer con amar. Se quiere una manzana, un
coche...o una sumisa. Se ama cuando además de querer a alguien
nos preocupa su felicidad tanto o más que la nuestra. Cuando
además de lo que nos pueda aportar nos interesa el bienestar que
le podamos dar. Antes de decirle que la amas, pregúntate cuál es
tu manera de sentir con respecto a tu sumisa .

(20)Por último, si vuestra relación se ha consolidado, anunciadlo
en la comunidad o la página a la que pertenecéis. Normalmente
todo el mundo se alegra de conocer el final feliz de una
búsqueda. Y luego no desaparezcáis, seguid en contacto con
vuestra comunidad BDSM. Si es posible ayudad a otros a recorrer
el mismo camino que vosotros habéis hecho. Contad vuestras
experiencias para que sirvan a los que como vosotros, un día
decidieron poner un anuncio y...


*MÁS CONSEJOS PARA LOS QUE YA NO SOMOS JÓVENES .

(1)A los que ya no somos “jóvenes“ y ya hemos cumplido los 50,
nos cuesta especialmente encontrar sumisa, y por extraño que
parezca NO se debe a que tengamos demasiada edad para ello, pues
las tendencias sumisas también se dan a cualquier edad. La causa
es otra .

(2)El hecho de que la búsqueda de sumisa sea especialmente
difícil a nuestra edad se debe una vez más, a la enorme
desproporción entre Amos y sumisas disponibles. Pero aquí entra
un factor nuevo: las mujeres mayores tienen a su disposición
muchos más Amos jóvenes que dispondrían en el mundo vainilla. La
carestía de sumisas es tal, que a muchos Amos jóvenes no les
importa comenzar su aprendizaje con sumisas que les doblen en
edad .

(3)El problema para ellas (y de rebote para nosotros), es que
antes o después la naturaleza acaba por imponerse cruelmente y
(por lo que yo he visto), las sumisas maduras con Amo, con el
tiempo, suelen verse abandonadas por éstos, que desaparecen en
busca de otras sumisas más acordes con su edad. Esta desgraciada
circunstancia hace que su fracaso amoroso las haga especialmente
susceptibles y desconfiadas cuando llegan a nosotros.

(4)No obstante, a pesar de no tener ese “divino tesoro“ al que
llaman juventud, tenemos ciertas ventajas frente a los jóvenes.
Por ejemplo: la serenidad que da la edad, el buen juicio, la
prudencia, la experiencia...y muchas veces -y no menos
importante- una situación económica estable .

(5)Te recomiendo vivamente que busques tu sumisa dentro de tu
área de probabilidad, te evitarás frustraciones y pérdidas de
tiempo. Si tienes más de 50 años no lo intentes con una sumisa de
18, lo tienes crudo. Además, correrías el mismo riesgo del que
hemos hablado para las sumisas mayores. Una sumisa que haya
cumplido los 40 estará más próxima a tu área de probabilidad .

(6)No compitas en lo que no es tu terreno. No quieras ser más
joven de lo que eres. Juega con las ventajas de tu edad:
fidelidad (tu futura sumisa ha de comprender la lógica de ello:
¡a tu edad ya no estás para muchos trotes!), sentido común,
madurez emocional etc .

(7)Muchas sumisas se quejan de que sus Amos apenas les pueden
dedicar tiempo. Si como suele suceder a tu edad estas jubilado o
pre-jubilado tienes a tu favor el que dispones de mucho más
tiempo que dedicarle a tu sumisa del que suelen tener la mayoría
de aspirantes a Amo. Esto es especialmente cierto en aquellas que
aspiran a una relación 24/7, la que suele exigir del Amo mucha
más dedicación, tiempo y energías. Si dispones de tiempo de sobra
para dedicar a tu futura sumisa, hazlo valer, es una ventaja muy
grande a tu favor .

El Faro
elfarosm@yahoo.es .

sábado, febrero 24, 2007

SUMISION MENTAL . Sumisión perfecta

La sumisión mental es la gran desconocida dentro del BDSM, sin
embargo, en mi opinión, es la sumisión más importante, pues
cualquier tipo de sumisión acaba y empieza en la mente sumisa .

¿QUÉ ES LA SUMISIÓN MENTAL?

*Es ante todo un SENTIMIENTO AMOROSO. Una unión o fusión
intensa con el Amo.

*Es un ESTADO DE LA MENTE. Es decir, no es una entrega material
de algo tangible como ocurre con la “sumisión sexual“. Definir
qué es la sumisión mental es tan difícil como querer definir qué
es la alegría, la tristeza o el amor.

*Es una ACTITUD:Los que hayáis tenido hijos quizás comprendáis la
actitud de una madre con su bebé. Su bebé es “su“ vida. Está
atenta a él, lo siente en cada momento. Pues bien, la sumisión
mental lleva a la sumisa un sentimiento muy parecido con respecto
a su Amo.

*A medida que la sumisión mental aumenta, se produce un
sentimiento de PLENITUD y curiosamente un sentimiento de
LIBERTAD en la mente sumisa. Plenitud porque su mente esta
llena de amor hacia su Amo, y de libertad porque ha llegado a un
estado de sumisión en el que la confianza se ha instalado en su
corazón. Su mente está poseída por su Amo y esto la libera de dudas
y temores. Además la libera -al realizarse- de esa necesidad
profunda de entrega...“Nunca fui más libre que desde que tu
cadena me ata . Nunca volé más alto que desde que a tus pies me
arrodillo” (lena{DR})


*La sumisión mental es casi siempre un ESTADO más PERMANENTE y
que va más allá del ámbito de una sesión. A medida que su mente
está más sometida la persona sumisa se encuentra más llena y
poseída por su Amo en casi todo momento.

*Una sumisa me ha hecho especial incidencia en que el estado de
sumisión mental presupone CONFIANZA; ella dice:“La sumisión
mental yo la relacionaría con la persecución de esa confianza
ciega que borra de la mente las dudas. Una confianza profunda e
instintiva“ (lena {DR}) .

*Aunque siempre que haya sumisión de cualquier clase, habrá
sumisión mental de alguna manera, algún autor asocia la sumisión
mental a un estado de mayor entrega formal, es decir, es más
propio de ESCLAVAS que de sumisas. La esclava se supone no tiene
límites en su confianza y entrega. Se supone por tanto que su
mente esta más cerca de la sumisión mental que la sumisa que aún
tiene barreras en su entrega.

*Algunos autores asocian la sumisión mental a la SINCERIDAD y a
la entrega al Amo de todo lo que sucede en su mente sumisa. Esto
ya se da por descontado. Nadie puede imaginar la sumisión sexual
sin la entrega de su sexo. Nadie puede imaginar la sumisión
mental sin la entrega de lo que pase por la mente sumisa

ALGUNAS CURIOSIDADES QUE AYUDAN A COMPRENDER
QUÉ ES LA SUMISIÓN MENTAL

*LAS COINCIDENCIAS CON EL MISTICISMO RELIGIOSO. Si queréis
comprender con exactitud que es la sumisión mental llevada a su
máxima expresión, estudiad los textos del misticismo religioso.
Algún día, alguien tendría que estudiar las increíbles
coincidencias que hay entre el misticismo religioso -las reglas,
los niveles, el lenguaje, los nombres de algunas ordenes
religiosas etc- y nuestro mundo.

*LAS ESCENAS DE HUMILLACIÓN. Es curioso que algunos coincidan en
que las escenas de humillación aumentan enormemente el “estado de
sumisión“. Se explica porque la persona sumisa, al verse en la
aparente contradicción de disfrutar de humillaciones, la sitúa en
un estado de profunda humildad que posibilita a su vez una
entrega más limpia de dudas y barreras .

¿CÓMO SE LOGRA LA SUMISIÓN MENTAL DE LA PERSONA SUMISA?

Así como hay muchos textos sobre cómo lograr todos tipo de
sumisiones:En el movimiento, en la voz y sobre todo la sumisión
sexual, no he encontrado casi nada sobre cómo lograr la sumisión
mental.

La razón es muy sencilla: La sumisión mental se logra como
resultado de TODAS las sumisiones. No hay un camino o mejor dicho
sí lo hay, es el conjunto de todos los caminos los que al final
llevan a la sumisión mental. Por eso yo digo que la sumisión
mental es la sumisión de sumisiones y el destino final de todas
ellas.

En definitiva, he encontrado pocas TÉCNICAS DE ENTRENAMIENTO
específico de la sumisión mental. Aquí apunto alguna:

*Algún autor incide en la necesidad de INTROSPECCIÓN de la
sumisa, analizando su mundo interior, sus emociones, sus miedos,
sus dudas, meditando sobre cómo mejorar su comportamiento. Los
diarios se apuntan como un instrumento valioso en este sentido.
Estamos hablando de diarios en los que la sumisa refleja su mundo
interior, sus dudas, avances y retrocesos en su camino hacia la
sumisión. Estos diarios son efectivos si son revisados a menudo
por el Amo y la sumisa, comentando los obstáculos, los avances y
retrocesos hacia la sumisión perfecta.

*Las escenas de ADORACIÓN: La contemplación casi mística del Amo
es un ejercicio de sumisión mental.

*Se habla mucho en la red de un estado mental especial llamado
SUB-ESPACIO. Se suele experimentar durante una sesión SM
especialmente intensa y en él la persona sumisa entra en un
estado alterado de conciencia. Hay varios grados de subespacio.
Una sumisa llega a ser mucho más maleable a la dominación en esos
momentos, por ello algunos piensan que es un estado intensamente
sumiso . Tengo mis dudas sobre si esta experiencia aumenta el
grado de sumisión mental de forma permanente después de la
sesión, porque se ha de tener en cuenta que su estado está
provocado por unas substancias dopantes que el mismo cuerpo
segrega (endorfinas). Su discurso mental está alterado . No creo
que una experiencia de este tipo aumentara la devoción hacia su
Amo de manera tan significativa y permanente como el que sentía
durante la sesión .

Personalmente hay un procedimiento que he escogido del misticismo
religioso y que yo recomendaría:La MEDITACIÓN diaria y placentera
sobre el Amo, asociándolo siempre a sensaciones agradables. Las
cibersumisas ya lo hacen:Casi siempre se van a dormir pensando en
su Amo, asociando su imagen al estado placentero en que las ha
dejado la sesión que acaban de tener con Él. Asocian entonces la
imagen del Amo a algo tranquilo, luminoso y sobre todo bello. Es
una sensación de amor intenso .

*Por último quiero hacer especial hincapié en el tema ÉTICO. El
BDSM es un sistema de relaciones personales muy equilibrado. El
Amo recibe la entrega de la mente sumisa pero al mismo tiempo
carga con la responsabilidad de ser el digno recipiente de esa
entrega. Aunque en una relación BDSM el crecimiento personal ha
de ser mutuo, considero que el Amo, al poseer la mente sumisa
está especialmente obligado a ayudar en su crecimiento, de manera
positiva y en todos los aspectos.

Estoy hablando de auténticos Amos, personas responsables y
sanas, que se ganen el respeto de su sumisa por una actuación
ética, digna, no de patéticos payasos -que últimamente pululan
mucho por la red- que creen que ser Amo es escudarse detrás de un
látigo y decirle cuatro palabras soeces a la sumisa vengan o no a
cuento.

La sumisión mental es el estado superior y último de las
sumisiones, la más maravillosa y placentera de ellas, pero
también la más delicada y con más riesgo de sufrir daño.
Recomendaría a las sumisas que antes de hacer esta última y
definitiva entrega se preguntaran si su Amo se la merece por
haber ganado su respeto con una conducta ética y digna hacia
ellas .

ADVERTENCIAS FINALES

Puede que alguien piense que si una esclava se somete mentalmente
a su Amo, éste tiene derecho a usar su mente como quiera. Puede
decirle que piense como Él quiera, lo que Él quiera y cuando Él
quiera . Técnicamente desde el punto de vista de las reglas BDSM,
si la esclava ha hecho su entrega absoluta de manera libre y
voluntaria y el Amo NO actúa en contra de su salud mental, este
argumento es irrebatible.

El problema es que si seguimos por este camino hasta sus últimas
consecuencias entramos en un terreno resbaladizo y peligroso .
Puede que siguiendo esta senda y si se emplea mal, la sumisión
mental acabe convirtiéndose en un lavado de cerebro y entremos en
el lado auténticamente oscuro y deleznable del abuso .

Prefiero el concepto de sumisión mental como la comunión y
confianza absoluta en el Amo . Se trata de ese sentimiento
placentero de estar llena de Él en cualquier lugar, en cualquier
momento y en cualquier situación .

El Faro
elfarosm@yahoo.es

miércoles, febrero 21, 2007

FRASES QUE ME GUSTARON

Este va a ser quizá el único apartado en el que voy
exponer cosas que no he escrito yo (aunque también hay
frases mías) . Iré introduciendo frases a medida que
las vaya encontrando .


"Ningún Amo debería serlo sin ser antes Amo de sí mismo" (El
Faro)

"Mi alma necesita tanto mimo como mi cuerpo castigo" (Sumisa
anónima)

“El Amo seguro de su autoridad es flexible, porque no hay nada
más frágil que la extrema dureza, no hay autoridad más duradera
que la que se dobla pero no se rompe, la que se amolda pero no
cede, la que restringe pero no ahoga“ (El Faro)

“Un Amo es el que enciende velas en los oscuros rincones del alma
sumisa“ (Dragón)

"Una cosa es ser sumiso/a BDSM y otra tener carácter sumiso, las
dos cosas no tienen por qué ir unidas" (El Faro)

“A la tierra donde tu fueres yo iré, tu Patria será mi Patria y
tu Dios será mi Dios“ (Del Libro de Ruth)

“La persona sumisa no es un ser débil y sin opinión propia, su
voluntad no se destruye: se cede“ (lena{DR})

“Nunca fui más libre que desde que tu cadena me ata" "Nunca volé
más alto que desde que a tus pies me arrodillo” (lena{DR})

"No hay mayor esclavitud que la libertad no deseada, ni mayor
libertad que la esclavitud de una sumisa entregada ... "
(sayha)

“El collar mas importante es aquel que es invisible, aquel que se
lleva dentro y que se siente por encima de todas las cosas“ (Sir
Lancelot)

Algunos errores se corrigen a fustazos, otros, se corrigen con
palabras y comunicación (monique[V] )

Una sumisa no falla, sólo está mal educada (monique [V])

domingo, febrero 18, 2007

¿QUE BENEFICIOS APORTA EL BDSM?

El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio
del Sadomasoquismo y la Dominación/sumisión.

El BDSM contiene unas reglas y procedimientos propios, cuyo
cumplimiento evitan daños tanto físicos como psicológicos a quien
lo practica.

El BDSM a través de estas reglas y procedimientos permite la
satisfacción de necesidades profundas de Dominación/sumisión y
Sadomasoquismo que en mayor o menor grado suele tener el género
humano. Estas necesidades pueden tener diversos orígenes, pero su
satisfacción a través del BDSM produce efectos psicológicos mucho
más beneficiosos que su represión, ocultación e ignorancia.

El BDSM no va a curarle a Vd. nada, pero puede ser una válvula
 de escape para aliviar, al menos parcialmente, algún conflicto
 interior permitiéndole una vida más equilibrada y feliz. Si Vd. tiene
tendencia a ser dominante o sumiso se debe a una necesidad muy
profunda en su mente, de cuya causa Vd. seguramente no tiene ni
idea, pero la satisfacción de esta necesidad, si se hace bien,
con las debidas garantías, le producirá más beneficios y
equilibrio interior que mantenerla reprimida haciéndole daño. Es
más probable que le haga más daño el mantener reprimido lo que
realmente es, su verdadero yo, que si saca sus auténticas
necesidades a tomar el aire. Es más sano. El BDSM le permite
hacerlo con las suficientes garantías.

El BDSM le proporciona a Vd. además un espacio lúdico, porque
ante todo se trata de un juego . Un juego en el que cada uno de
los participantes ha adoptado un rol. Este rol termina cuando
acaba el juego . Alguna gente lo pasa tan bien que sigue en el
juego la mayor parte del tiempo, a esto se le llama “relación
24/7“ . Relación en la que una vez más, hay que aclarar, que no
constituye ningún riesgo si se hace bien, con sentido común y
siguiendo las reglas del BDSM .

NO es mi intención dar a entender que el BDSM por sí mismo
constituye un sistema terapéutico. La psicología clínica y la
psiquiatría moderna son las más indicadas para la cura de
auténticas enfermedades mentales. Tratar de curar autenticas
enfermedades mentales con el BDSM es tentar al desastre.

Sin embargo como he dicho, la práctica del BDSM cuando se hace
bien, con las debidas garantías, permite al menos, airear
pequeños conflictos o satisfacer ocultas necesidades que casi
todos -con más o menos intensidad- tenemos escondidas en lo más
profundo de nuestra personalidad, sin atrevernos la mayoría de
las veces a confesarlas, no sólo a los demás, si no sobre todo -y
ese es el auténtico problema- a nosotros mismos.

El Faro
elfarosm@yahoo.es

jueves, febrero 01, 2007

LOS BENEFICIOS DEL BDSM - (I) - La historia de Juan y María - EL CONFLICTO

El relato que sigue describe la historia de una pareja
atrapada en una relación destructiva no sólo en su vida
afectiva sino incluso personal. La pareja consigue superar el
infierno creado por ellos mismos, empleando para ello las
herramientas que el BDSM pone a su disposición.

Por supuesto se trata de un relato ficticio, pero parejas
como estas hay muchas. Son parejas para las que se ha acuñado
la frase “ni contigo ni sin ti“. Son parejas que han creado un
círculo cerrado del que les es imposible salir.

El relato plantea la posibilidad de si el BDSM podría
permitirles salir de ese infierno y hacer que su convivencia
fuera no sólo posible, sino también feliz


Es invierno, la tarde de un día cualquier en una ciudad
grande esta dando paso a la noche. Llueve cansinamente. En la
barra de un Pub elegante de las afueras, Juan, un hombre aún
joven, está sentado en la barra Viste una gabardina muy
arrugada y mojada por la lluvia. A pesar de la calidad de su
atuendo, su actitud, alguna que otra mancha y su barba de
varios días denotan un abandono propio del que ya no le importa
su aspecto. Inclinado sobre la barra con la cabeza apoyada
sobre sus dos manos mira hipnóticamente lo que será su tercer
whisky de la tarde.

En casa sabe que le espera una mujer que nada más entrar le
mostrará una vez más su máscara de odio y rencor, y él, sin
poder evitarlo, le responderá con igual odio. Una odio
cuidadosamente cultivado por años de convivencia desgraciada.
El licor le es imprescindible para enfrentarse a su esposa. Lo
malo es que también se está haciendo imprescindible para cual-
quier cosa.

Ensimismado piensa en el drama sin salida en que se ha
convertido su vida. Lo tenía todo. Había escalado su
privilegiada posición social de manera increíble. ¿Qué había
pasado?.

Cuando se casó con María creía que ya nada más podía pedirle
a la vida. Hasta sus sueños más queridos y los sueños de sus
padres se habían cumplido con creces. Él era de origen humilde,
hijo de uno de los capataces de la fabrica del que ahora era su
suegro.

Aún recordaba con nostalgia las visitas que le hacía a su
suegro de la mano de su padre. El patrono le pellizcaba las
mejillas mientras sonreía y le regalaba alguna chuchería. El
chico le caía bien, era vivaz, despierto. Pronto demostró una
aptitud especial para la mecánica, sin duda heredada de su
padre. Terminó sus estudios con becas y con la ayuda generosa
del patrono.

Cuando terminaba cada curso, siempre con excelentes
resultados, él iba ya adolescente al despacho de su suegro y le
enseñaba las notas con satisfacción Los caramelos habían sido
sustituidos por una estilográfica o un reloj, cosas que su
padre no podía permitirse. Juan veía en el patrono a su
segundo padre y el patrono veía en él al hijo que no había
podido tener.

Cuando llegaban las vacaciones escolares trabajaba en la
fábrica. Pronto demostró su valía. El patrono lo miraba con
ilusión. No se había equivocado al apostar por el chico. Lo
tenía decidido, cuando acabara la carrera lo podría al frente
del departamento técnico .

Cuando terminó sus estudios de ingeniería y como estaba
previsto el dueño puso a Juan al frente del mantenimiento de
la fabrica y lo confirmó con un abrazo en presencia de su
padre, éste derramó alguna lagrimilla de emoción y orgullo al
ver el abrazo que el patrono dedicaba a su hijo.

Pasaron los años. Su ascendencia sobre su suegro fue en
aumento y para su familia se convirtió en una especie de Dios
al que todos acudían. Familiares lejanísimo recordaban de
pronto su estirpe y llegaban hasta su casa pidiendo un empleo
que su hijo seguramente les podía facilitar. En su casa se
hablaba de Juan con respeto.

Un día ella apareció por la fábrica, se llamaba María, era
la hija del patrono, se rumoreaba que había estudiado en uno de
los mejores colegios de Francia y que había terminado una
licenciatura sobre arte y humanidades. Ahora volvía y todos
sabían que su madre tenía grandes esperanzas de casarla con
alguna de las grandes fortunas de la ciudad. Ni por asomo pensó
Juan que algún día sería su esposa, al fin y al cabo él sólo
era un ingeniero sin fortuna.

Lo que Juan no sabía, era que el padre de María hablaba día
sí otro también con admiración de un ingeniero al que incluso
había pagado sus estudios. Un estupendo chico al que no veía
mal como su futuro yerno. Su madre mostraba un mohín de
desprecio cuando su hija le preguntaba cada vez con más
curiosidad sobre él. Después de ella, su madre no habían podido
tener más hijos. Ella era la heredera y estaba destinada a
gente de buena familia, no a un ingeniero procedente de una
familia de obreros. Su padre se enfurecía al oír a su esposa.
Prefería mil veces a “su“ ingeniero, un chico que era capaz
tanto de hacer complicados cálculos como de ensuciarse de grasa
reparando los telares como un obrero más, mientras que esos
pisaverdes con fortuna que tanto le gustaban a su esposa, lo
mejor que sabían hacer era darle a una bolita en un campo de
hierba.

María miraba divertida a ambos. Creían que aún era una niña,
pero ella era una mujer madura y moderna y en cuanto a elegir
un hombre haría su santa voluntad, ni más ni menos.

Cada vez que visitaba a su padre, pasaba disimuladamente para
ver a Juan a través de los cristales de su despacho. María
tenía un aire desvalido que conseguía sacar de él su instinto
protector. Pasó poco tiempo para que ese instinto se
transformara en algo más profundo. Ella, cada vez más, pasaba
por su despacho. Quería demostrar que sus apariciones eran
casuales, pero él sabía que no era así.

Un día María entró en su despacho para decirle que su padre
le llamaba. Él la miró a los ojos, su mirada se mostraba más
sumisa que nunca, sabia que era suya, tenía experiencia, sabía
cuando una mujer se le había rendido. Sin pensarlo la besó,
ella se dejó hacer, sin decir nada, sin mover un músculo,
totalmente entregada.

Tres meses más tarde se casaron aunque con gran disgusto por
parte de su madre: “Ese patán -decía a su esposo hará infeliz
a nuestra hija como tú me has hecho a mí“. Él sin embargo
estaba feliz, era como el hijo que siempre había deseado tener
y que un día dirigiría la fabrica que iba a heredar su hija. No
podía pensar en otro hombre mejor para su María. Su boda fue la
sensación y la comidilla de toda la burguesía de la zona.

Al principio, la pareja funcionó bien, pero bien pronto
empezaron los problemas hasta convertir su convivencia en un
infierno. Pronto el sexo desapareció de su matrimonio y el
afecto o la ternura pasaron a ser sólo un recuerdo lejano en el
tiempo. Cada vez que Juan intentaba acercarse a ella, María
sufría una angustia inexplicable. Sus relaciones sexuales,
mientras las tuvieron, estuvieron cada vez más llenas de
angustia y desasosiego y cada vez más terminaban en gritos y
discusiones.

Juan no podía explicarse qué le pasaba a su esposa. Era una
mujer culta e inteligente, aparentemente sana. No se explicaba
el porqué de su comportamiento, pero lo cierto era, como le
confesó ella en algún momento de tregua, que ni ella misma lo
sabía.

Él no recordaba ya a cuántos consejeros matrimoniales y
psicólogos habían acudido. Nada podía romper el drama que les
atenazaba. Era increíble lo que les ocurría. Muchas veces
tomaron la decisión de separarse, una de ellas incluso llegaron
hasta el bufete del abogado. Pero al cabo de un tiempo ella
volvía dócil, sumisa e implorante apelando siempre a su
instinto protector para seducirlo una vez más. Juan no entendía
por qué misteriosa razón no podía resistirse. Temía además
desilusionar a su suegro, al que tanto quería y que tanto le
había dado. Temía perder su posición social y sobre todo temía
por toda su familia que tanto confiaba en él.

A la misma hora en que Juan se encontraba en el Pub, su
esposa se encontraba en el dormitorio delante de una bebida
dulzona. Era una soldado más de ese ejército secreto de
bebedoras vergonzantes. Al principio bebía por la noche para
escapar al momento en que él llegara, pero ahora bebía por
cualquier cosa. El alcoholismo llamaba a la puerta.

Tras varias tragos de licor intentó dormir, pero no pudo
María recordó una vez más las circunstancia que le llevaron a
la situación actual...

Ella era hija única. Cuando María nació su madre quedó
estéril, no pudo darle a su marido el hijo que tanto esperaba,
el que heredaría su fortuna y dirigiría la fábrica. Aquello
amargó las ya malas relaciones que el matrimonio mantenía. Por
su parte la esposa sabía de las aventuras de su marido con las
empleadas de la fabrica, eran la comidilla de la ciudad. Las
discusiones eran agrias.

A veces cuando María era aún pequeña, los gritos de su padre
la despertaban. Ella presenciaba desde lo alto de la
balaustrada de la escalera, aún agarrada a su muñeca, como su
padre gritaba e insultaba a su madre. La mayoría de las veces
la niña lloraba, espantada por la violencia verbal que su padre
empleaba. Cuando él se daba cuenta dejaba inmediatamente de
gritar a su esposa para subir presuroso a consolar su
“princesa“, la “niña de sus ojos“. La cogía en sus brazos y la
llevaba a su dormitorio en donde con gran ternura y dulces
palabras, la acunaba hasta que se dormía.

Mecida por su padre, la niña se debatía entre dos
sentimientos contrapuestos, odiaba a su padre por el maltrato
al que sometía a su madre, pero al mismo tiempo anhelaba la
calidez y la seguridad de estar entre sus brazos. Se sentía
culpable por recibir tantas atenciones de un padre que había
hecho llorar de humillación a su madre.

Lo que su padre no sabía, es que mientras mecía a su hija,
estaba acunando en ella un gran sentimiento de culpa por
haberle seducido para que la acunara, para que se ocupara de
ella mientras su madre quedaba abajo llorando, al mismo
tiempo que lo odiaba por el maltrato al que sometía a su madre.
Este conflicto por ser repetitivo anidó y se desarrolló en su
interior hasta formar un complejo de amor-odio. Este complejo
marcaría un modelo de conducta que afectaría para siempre su
sexualidad y su manera de amar.

María raramente podía mantener relaciones sexuales con su
marido y si las mantenía estaban llenas de angustia y
terminaban con rechazos, discusiones y hasta peleas. Le gustaba
el juego de implorar su protección (cómo un día hizo con su
padre tras la balaustrada de la escalera), para luego
rechazarlo con odio, el mismo odio que un día sintiera por su
padre. Al final se odiaba también a sí misma por lo que hacía.

Después de cada reconciliación solía haber un corto espacio de
felicidad, pero al cabo de unos días invariablemente volvía el
odio irracional que les consumía.

(Continúa...)

El Faro
elfarosm@yahoo.es

LOS BENEFICIOS DEL BDSM - (II) - La historia de Juan y María - RESOLUCION

Aquella noche fue especial, cuando Juan entró en la casa casi
borracho, tuvo por fin el valor de decirle que esta vez sería
él, el que la dejaría, le gritó a su mujer que definitivamente
habían terminado, al día siguiente él haría las maletas y se
iría a vivir a casa de sus padres, lo tenía decidido.

Aquello enfureció de tal manera a su esposa, que traspasando
las barreras de años de exquisita educación, sus manos aferra-
ron un cojín y golpeó a su marido con él. Cuando Juan notó el
golpe, no se lo pensó dos veces y se lo devolvió con otro cojín
que tenía a mano. Se enzarzaron a gritos como siempre, pero
esta vez había algo diferente, además de violencia verbal había
violencia física. Ambos encontraron un placer desconocido en
desahogar su rabia con los golpes. Así siguieron hasta que
agotados se dejaron caer rendidos sobre la cama.

Ella fue la primera que se dio cuenta que algo había
cambiado. María lo miraba de manera diferente. Obnubilada por
los vapores del alcohol le dio un beso furtivo. Pronto estaban
haciendo el amor de una manera como hacía mucho tiempo ya no
recordaban.

Al día siguiente se repitió la escena pero esta vez ella no
dudo desde el principio en usar el cojín Él vaciló al principio
pero pronto la imitó.

Durante los siguientes días nada había cambiado
sustancialmente, pero la tensión entre los dos había
disminuido.

Al final, e inevitablemente el infierno se desató de nuevo.
Como si de una ceremonia se tratara, los cojines volvieron
hacer su aparición. Esa noche volvieron a hacer el amor, esta
vez sin angustia y sin reproches.

Al día siguiente, María se levanto con una idea fija, sabía
muy bien lo que tenía que hacer. Llamó a una amiga y le pidió
usar su chalet aislado en las afueras. Ella en tono
confidencial le preguntó con quién era la aventura, quién era
el afortunado. Su amiga puso cara de incredulidad al decirle
que era para ella y su marido. Pero lo que verdaderamente le
causó extrañeza fue la pregunta de que si en la casa había
cojines, muchos cojines. Asombrada le dijo que sí y que ese
mismo día le traería las llaves.

Lo que su amiga no sabía es que María, mujer inteligente, se
había dado cuenta que había una conexión entre el relativo
bienestar que ahora disfrutaba con su marido y sus batallas de
alcoba. Estaba dispuesta a explorar este camino, estaba
dispuesta a hacer cualquier cosa para salvar su matrimonio,
pero para ello necesitaban un sitio tranquilo a salvo de las
habladurías de vecinos y del servicio.

Con un gesto que en adelante sería habitual, María fue a
buscar a su marido a la fabrica. Él se extrañó mucho pero no
dijo nada. Su instinto le decía que algo estaba cambiando entre
los dos. Le seguiría la corriente, no tenía nada que perder y
sí mucho que ganar Cuando llegaron, él creyó entender porqué su
esposa le había llevado al chalet de su común amiga. Tenía la
secreta esperanza de que le habría llevado allí para, en un
ambiente muy distinto, prepararle con sus propias manos una
cena íntima que terminaría maravillosamente en la cama. Hacía
mucho tiempo que aquello no ocurría, pero se decía, últimamente
las cosas habían mejorado bastante...

En contra de sus esperanzas, y una vez dentro de la casa,
ella entre risas empezó otra vez el juego de agredirlo con los
cojines. Pronto empezó a insultarlo, primero en broma, para
luego hacerlo con ira.

Exasperado, Juan notaba como la rabia le atenazaba el
estómago. Sus esperanzas se habían esfumado. Ahora constataba
que su esposa le había llevado allí sólo para insultarlo y
agredirlo. Estaba harto del juego. Esta vez la iba a castigar y
no precisamente con cojines, ya no le importaba nada.

Cegado por la ira la empujó de manera tan violenta que ella
cayó en el suelo. Sin pensarlo, se quitó la correa y empezó a
golpearla. La sorpresa de María fue tan grande que no supo como
reaccionar, pero a medida que los golpes caían sobre ella, algo
muy profundo subía de su interior hacia su consciente, algo
poderoso. Era un sentimiento de entrega y sumisión hacia
quien demostraba su poder al final de aquella correa. Sentía
que cada golpe la liberaba más y más a medida que la hacía más
entregada.

Al poco tiempo se apoderó de Juan una sensación horrible que
le heló las entrañas De pronto tuvo la certeza de que acababa
de hacer algo prohibido. Juan paró en seco. Definitivamente
había maltratado a su esposa. ¿Qué dirían sus suegros?. ¿Qué
dirían todos cuando ella fuera a casa de sus padres a
enseñarles las señales que él había dejado en su piel?. Su
suegro al que tanto temía disgustar montaría en cólera contra
él. Su suegra le faltaría tiempo para reprochárselo a su
marido: “ya te lo dije yo, ¿qué podía esperarse de un patán
como ese?“. Sería la vergüenza y el fin de todo. Lo que tanto
temía se había producido, sabía que algún día no podría
contenerse.

Pero de pronto, notó que algo se agarraba con insistencia a
sus piernas. Ensimismado no se daba cuenta que era su propia
esposa la que estaba tirada a sus pies. Al mirar hacia abajo la
vio agarrada a sus piernas mientras gritaba “pégame, hazlo otra
vez“.

Su estupefacción no tenía límites. Pero sobre todo lo que más
le sorprendió era el sentimiento de poder mezclado con el
placer que el azotar a su esposa le proporcionaba. Nunca había
sentido nada parecido, no tenía ni idea que aquellos
sentimientos vivieran en su interior. Además ¿qué tenía ya
que perder?. Y si ella le pedía insistentemente que
continuara...No se lo pensó dos veces...y continuó.

De pronto para su extrañeza se dio cuenta que estaba muy
excitado, su sexo tenía una erección tan fuerte que incluso la
sentía dolorosa. Arrastró a su esposa hacia la cama donde la
tiró violentamente. Asombrado vio la expresión de intensa
excitación de ella. Le urgía que la hiciera suya cuanto antes.
Él no se hizo rogar. María tuvo varios orgasmos antes de que él
tuviera el suyo. Definitivamente había entrado en un mundo
totalmente inexplicable para él. No entendía nada de lo que
pasaba, sólo sabía que le gustaba.

Exhausto sobre la cama, la primera reacción de Juan fue
disculparse con ella, pero cuando empezó a hablar María puso la
mano en su boca para decirle que ella nunca había disfrutado
tanto como en esa noche. Él se calló. Ahora sí que no entendía
absolutamente nada.

De camino a casa los dos estaban pensativos. Ella meditaba
sobre lo que había ocurrido. María, más culta que él, sabía lo
que pasaba, se había dado cuenta de sus necesidades
sadomasoquistas, se había dado cuenta que su marido había
disfrutado tanto como ella. Para ella evidentemente se trataba
de una enfermedad, había oído hablar de ella. ¿Se encontraban
enfermos?. ¿Estarían locos por sentir esas cosas?. Su primera
intención fue visitar al médico de la familia. Si se trataba de
una enfermedad él tendría algo que decir.

De pronto se dio cuenta con terror que no podía hacerlo. ¿Cómo
iba a decirle a un amigo de la familia que ella, la niña
inocente, exquisitamente educada, le gustaba ser golpeada y
humillada, y además -¡Dios mío¡- en el colmo de la degradación,
¡había disfrutado sexualmente de ello¡.

¡Y sin embargo se sentía tan bien¡. Se sentía liberada. Se
sentía nueva, llena de vigor, de buen humor y sobre todo sentía
una gran ternura como hacía mucho tiempo no sentía hacia su
marido. Si aquello era una enfermedad se parecía mucho al
cielo. No, no podía decírselo a nadie, tenía que averiguar ella
sola qué solución tendría su problema, sin ayuda de nadie.

Al día siguiente y tras dar un beso a su asombrado marido
que se fue a trabajar pensando que estaba en un sueño del que
en cualquier momento iba a despertar, empezó a navegar por la
red, no para mirar su correo, si no para averiguar en
profundidad qué era esa “enfermedad“ del sadomasoquismo y hasta
que punto podía perjudicarlos. Estaba preocupada.

Lo primero que encontró, fueron innumerables páginas intensa-
mente pornográficas, que previo pago prometían dejar ver
imágenes increíblemente sádicas. De pronto le entró pánico.
¿Aquello era lo que a ella le gustaba?. ¿Es que llevada por su
enfermedad acabaría consintiendo que le hicieran esas cosas tan
horribles?.

Sin embargo poco a poco se dio cuenta que habían otras
páginas que no le pedían dinero para ser vistas. Su propósito
era más bien didáctico, su contenido era mucho más razonable y
además empezó a encontrar cada vez más unas siglas que le
intrigaron:“BDSM“. ¿Qué era aquello?.

Encontró algunas páginas que lo explicaban. “El BDSM es un
sistema estructurado y seguro para el ejercicio del
Sadomasoquismo y la Dominación/sumisión“, leyó. O sea que
según estas páginas, no sólo no estaban locos, sino que se
podía practicar lo que les gustaba sin peligro para su salud
mental.

Además encontró un montón de gente con sus mismos gustos que
se escribían, que hablaban entre sí en foros y chats,
comentaban cosas que ella sentía, con sus mismas dudas y
certezas, unas veces de manera divertida y otras sesudamente.
Aquella gente no sólo no parecía estar loca sino que además se
hablaban o discutían de una manera educada y respetuosa.

María y Juan fueron conociendo y comprendiendo cada vez más y
mejor esas necesidades profundas que tenían y cuya satisfacción
no sólo no les perjudicaba, sino que además resultaba
enormemente beneficiosa para su matrimonio.

Caminando por los infinitos caminos virtuales de la red,
pronto hicieron amistad con gente de su misma tendencia,
algunos incluso acuciados por sus mismos problemas . Lo que en
principio parecía sólo cosas de locos y depravados se convirtió
en algo normal , cotidiano y beneficioso para sus vidas .

(Continúa...)

El Faro
elfarosm@yahoo.es

LOS BENEFICIOS DEL BDSM - (III) - La historia de Juan y María - ÉXTASIS

Un día de verano, como otras veces, María había ido a
buscarlo a la fábrica. Lo encontró en la sección de telares. Él
la miró, estaba preciosa, llevaba un vestido de tela ligera que
la cubría por completo pero que dejaba adivinar claramente las
formas de su cuerpo, sus zapatos de tacón alto la hacían más
incitadora y sensual.

Los empleados que ayudaban a su marido empezaron a mirarse
sonriendo con complicidad. La hija de dueño había experimentado
un cambio increíble en los últimos meses. De ser un fantasma
doliente se había convertido en una real hembra llena de
sensualidad.

María no dijo nada, se quedo mirando a su marido como hacía
últimamente, con esa mezcla maravillosa de devoción y sumisión.
Se sabía bella, atractiva, pero al mismo tiempo su mirada
prometía a quien iba dirigida, una sumisión y entrega
infinitas. Esta actitud provocaba en su marido un intenso
sentimiento de protección y amor. Y ella lo sabía.

Juan terminó con prisas lo que estaba haciendo y despidió a
los empleados hasta el día siguiente mientras se quitaba a toda
prisa el mono de trabajo. Intuía que su mujer había preparado
alguno de sus “juegos“ y estaba impaciente por saber qué se le
había ocurrido esta vez.

Ella conducía, él tenía curiosidad por saber donde irían hoy.
Condujo el coche por caminos vecinales hasta la zona de los
arrozales. Era agosto, por la ventanilla entraba el olor húmedo
del agua estancada de los campos de arroz en donde ya
despuntaban las primeras plantas formando una inmensa llanura
verde a lo largo de kilómetros. El calor, la humedad, el
atardecer y el olor especial del agua creaban un ambiente de
sensualidad.

Tras un corto viaje llegaron a una casa de campo situada en
el límite entre los campos naranjos y los de arroz que se
extendían hacia la gran albufera. Pertenecía a su familia desde
los tiempos de su abuelo, cuando aún no había huerta y todo era
una mar de arroz. Apenas la visitaban y era un lugar solitario.


La tarde era deliciosa. María conectó el aparato de música
del coche. Bajaron los dos, se quitó los zapatos y se acercó
hasta la orilla del arrozal. Se abandonó a la sensualidad de la
música, moviéndose ensimismada, con los ojos cerrados.
Intencionadamente se puso de espaldas al sol poniente. Él
observó la silueta de su cuerpo que se transparentaba a través
de su vestido. Le excitaba, la deseaba. Al ritmo de la música
ella se quitó lentamente el vestido hasta quedar desnuda.

Moviéndose con sensualidad entró en el campo de arroz. Sus
pies fueron hundiéndose en el barro, saboreando con sus pies la
textura y la humedad de su contacto. Luego pidió a su marido
que se desnudara y que entrara también en el arrozal.

Extrañado, pero al mismo tiempo seducido y excitado, no se
hizo rogar. Dejó la ropa en la orilla y cuando llegó a su
altura la abrazó. María se dejó hacer, pero cuando intentó
besarla él notó su rechazo, notó como ella jadeaba presa de la
contradicción interior que la atenazaba. Una vez más jugaba al
viejo juego de desearlo y seducirlo, para luego rechazarlo.

A pesar de que las cosas habían mejorado mucho, aún a veces,
se oía el rugir del conflicto interior que la impedía gozar
libremente. Como otras veces él noto que su mujer convertía
en rechazo el afecto que le daba.

Pero Juan ya sabía lo que tenía que hacer, sabia cuál era el
juego. Un sonoro bofetón la hizo perder el equilibrio cayendo
de bruces sobre el barro. Dos pasos hacia la orilla le
permitieron recoger su cinturón. Cuando volvió encontró a su
esposa que yacía sobre el fango.

Juan empezó a azotarla con su correa al mismo tiempo que
desgranaba una serie de insultos hacia ella. Sabía que era lo
que ella esperaba.

Ella recibía los golpes con evidente placer mientras su
cuerpo rodaba disfrutando del contacto del barro. Él la
insultaba después de cada azote mientras ella se retorcía como
si quisiera sentir en cada centímetro de su piel el contacto
viscoso del fango .

María experimentaba uno de esos escasos momentos en que se
sentía libre, auténticamente libre. Su culpabilidad se sentía
expiada, redimida por la humillación y la degradación a la que
la sometía su marido, la suciedad del barro y el placentero
dolor que lo azotes le proporcionaban. Por unos momentos, las
barreras de culpabilidad que la impedían gozar plenamente
desaparecieron y le permitieron experimentar una gran
excitación. Se sentía totalmente entregada a su esposo, al
dolor o el placer que él quisiera darle. Ahora todo encajaba,
todo coincidía, el círculo se había cerrado.

Él sintió la necesidad imperativa de penetrarla. Con cada
embestida parecía que quisiera atravesar sus entrañas mientras
ella arrastraba su cabeza por el barro.

El orgasmo les alcanzó casi simultáneamente estallando en sus
gargantas con un enorme grito, un grito de animal herido. Era
el grito de gran monstruo, del gran conflicto interior que
salía por fin a respirar, a tomar aire. Un grito desgarrador
que se extendió por el arrozal provocando que las aves que
contemplaban la escena desde los árboles más cercanos,
emprendieran el vuelo asustadas.

Los dos cayeron exhaustos sobre el barro, inmóviles mirando el
cielo.

Pasado un tiempo él la recogió con sus fuertes brazos y la
llevó a la balsa de riego, en donde, tras descender por las
escalones de piedra, se sumergieron en el agua.

Con el agua fría ella pareció renacer mientras Juan la
limpiaba con ternura Era un acto lleno de simbolismo. María se
sentía nueva, renacida. Ella le correspondió dándole un beso
tierno y suave. Una vez fuera de la balsa él la vio feliz, pero
totalmente desvalida, como una recién nacida incapaz de valerse
por sí misma. Juan la secó y la deposito con delicadeza sobre
la hierba.

Ahora él conducía. María apoyada en su pecho lo miraba
dulcemente, sumisa y satisfecha. Los dos quedaron en
silencio, meditando una vez más sobre la complejidad de su
interior. El monstruo interior seguía allí, pero cada vez se
hacía menos exigente. Ahora dormía tranquilo en lo más profundo
del inconsciente de ella. Algún día volvería a despertar, pero
para entonces otros juegos de placer estarían esperándolo para
conjurarlo una vez más.

Sabían que si sus padres, maestros y algunos amigos supieran
lo que habían hecho, lo desaprobarían.. Pero a ellos no les
importaba en absoluto; esas “cosas” las habían hecho de mutuo
acuerdo, habían salvado su matrimonio, les habían salvado del
alcohol y les habían permitido por fin ser felices juntos.

El Faro
elfarosm@yahoo.es

sábado, enero 27, 2007

LOS BENEFICIOS DEL BDSM - (IV) - El film "La secretaria", historia de una curación .


Como continuación a mis anteriores trabajos sobre los
beneficios psicológicos que aporta la práctica del BDSM,
incluyo un análisis de este maravilloso film bajo la óptica del
BDSM . No es mi intención hacer una crítica cinematográfica de
la película, ni tengo capacidad ni es mi intención hacerlo,
intento sólo hacer un análisis de la cinta bajo el punto de
vista BDSM .


*¿QUÉ ES Y DE QUE TRATA LA CINTA? .
*¿POR QUÉ ES UNA PELÍCULA ESPECIALMENTE INTERESANTE DESDE EL PUNTO DE VISTA BDSM?
*FICHA TÉCNICA




*¿QUÉ ES Y DE QUE TRATA LA CINTA? .

Es una excelente película romántica que narra el idilio
sadomasoquista de una secretaria con su jefe.

Lee Holloway (Maggie Gyllenhaal) acaba de salir de una
institución mental, en donde ha sido internada debido a su
tendencia a la auto mutilación . Ante cualquier frustración Lee
se infringe metódicamente cortes en su piel en la soledad de su
habitación, lo que de algún modo trasforma su dolor interno en
un dolor físico “de más fácil cicatrización“, pues siempre
tiene a mano yodo y tiritas para su piel pero no encuentra
“tiritas“ para su alma doliente y su autoestima .


Para rehacer su vida, Lee (competente mecanógrafa) empieza a
buscar trabajo y entra a trabajar en el bufete del misterioso
abogado E. Edward Grey (interpretado formidablemente por
James Spader), al que curiosamente todas las secretarias
abandonan casi inmediatamente.

Muy pronto Lee comprende por qué el señor Grey emplea
secretarias con tanta frecuencia. El señor Grey goza humillando
a sus empleadas, haciendo exigencias irracionales e ignorando
cualquier intento por parte de ellas de establecer una relación
más aceptable.


Para sorpresa del señor Grey, Lee acepta estas condiciones a
medida que descubre lo agradable que le resulta este trato.
Cuando ella comete los primeros errores como dactilógrafa
recibe la primera sanción: una buena zurra aplicada por el
propio jefe, que le deja las nalgas enrojecidas y el ánimo
extrañamente convulsionado. Es, en los términos de esta
relación SM, el equivalente al “flechazo“, y viene con una
inocultable carga de erotismo. Las nalgadas, las regañinas
constantes por errores de ortografía, entre muchos otros
sutiles tormentos no sólo no la desalientan sino que
incrementan el entusiasmo con el que Lee acepta esta sumisión
.

Así, Lee ha comenzado una nueva y feliz vida en la que ya no
depende de un cuchillo afilado sino de un hombre que le parece
fascinante y por el que es capaz “de adoptar la posición“
cuantas veces se lo exija.

Como suele ocurrir en los comportamientos neuróticos, a pesar
de haber conseguido la secretaria ideal que por fin se pliega a
su arbitrario comportamiento, el señor Grey empieza a pensar
que todo aquello no le satisface, que todo ello es amoral e
inaceptable e intenta frenar sus propios impulsos por
considerarlos vergonzosos.


Por otra parte, la entrega de Lee pone en entredicho la
distancia que él prefiere guardar con su secretaria, ya que la
atracción es mutua y esto es algo que él no se puede permitir,
pues corre el riesgo de perder el control que tanto le ha
costado obtener.


Por todo ello y repentinamente su jefe comienza a ignorarla.
De esa manera, el paraíso y estabilidad de Lee comienzan a
derrumbarse.

Ella trata de re-conquistarlo de mil maneras, pero debido a
sus negativas, la presión de la familia de Lee y del otrora
novio de ésta (Jeremy Davies) que intentará arrastrarla de
nuevo al mundo convencional que nosotros llamamos vainilla, Lee
se deja convencer llegando incluso a vestirse de novia para la
celebración de la boda con su antiguo novio.

Pero se da cuenta a tiempo que nunca será feliz en un mundo
que no sabe satisfacer sus más íntimas y profundas necesidades
. Por ello y aún vestida de novia, volverá a la oficina donde
tan feliz era, y allí aguardará durante días sin moverse la
llegada de la persona a la que verdaderamente siente que
pertenece .

En este cuento de hadas, donde nada demasiado terrible puede
suceder y menos cuando las acciones de los personajes van
acompañadas de la música de Angelo Badalamenti y las canciones
de Leonard Cohen, Cake y Esquivel, no resultará sorprendente
que las cosas terminen bien para todos.



¿PORQUÉ ES UN FILM ESPECIALMENTE INTERESANTE DESDE EL PUNTO DE VISTA BDSM?



Para mí, y desde la óptica BDSM el film tiene unas
características que lo hacen especialmente atractivo. Veamos...

I-La manera respetuosa con que el film trata las
tendencias BDSM


Esta es una de las pocas cintas de contenido BDSM (o de sólo
S/M que suele ser lo más frecuente) en el que se trata el tema
de una manera positiva y con final feliz .

Probablemente una de las virtudes más importantes del film
sea la falta de truculencia y de solemnidad a la hora de
describir los encuentros de sus personajes. Así como evita las
escenas fuertes y de mal gusto, la dirección de Steven
Shainberg también tiene el tino de narrar sin deslizar
prejuicios ni dobles discursos. De esta manera, el
sado-masoquismo aparece como una manera más de vincularse, tan
válida como cualquiera .


En este film, el tema del sadomasoquismo viene despojado de
la acostumbrada lección moral. El director no hará hincapié en
este aspecto. Su interés se concentra en los sentimientos y
conductas de los personajes, retratados con gran cuidado y sin
hipocresía. Los protagonistas encuentran el amor y la felicidad
en prácticas generalmente esquivadas y temidas por la sociedad,
sin que se las haga objeto de burla ni de castigos
ejemplificadores. Es destacable que Shainberg haya elegido el
registro de comedia para contar una historia así, cuando lo
usual hubiera sido el melodrama o el thriller.



II-El crecimiento personal de los protagonistas a través de su relación


Lee pasa, de ser un fantasma doliente a convertirse en una
mujer feliz con su dominante y que sabe muy bien lo que quiere
y lucha por conseguirlo. Está segura de sí misma y lucha por
seducir y conseguir el amor del que será su Amo . A partir de
ahí, la relación se intensifica, en un juego de faltas y
correctivos, de humillaciones y escarmientos cada vez más
libidinosos que ella promueve con visible obstinación; está
dispuesta a todos los sacrificios con tal de asegurarse el amor
del hombre que parece nacido para ser su Amo. Esta es quizá la
parte más agradable de la película .

Es notable la transformación de una chica conflictiva y
acomplejada a una mujer decidida. Shainberg narra el tardío
despertar de una mujer a la vida, la conversión del patito feo
en cisne, renueva el mito de La Cenicienta y narra una comedia
romántica post-freudiana de nuevo cuño en la cual dos personas
encerradas dentro de sus fantasías privadas descubren una
milagrosa armonía erótica que conduce al placer y a la
liberación personal.

Grey es el complemento de Lee: un sádico (aunque lleno de
culpa) que disfruta humillando y castigando a sus secretarias.
En otras palabras, el alma antitética que la muchacha estaba
necesitando. No pasará mucho tiempo antes que comiencen a
liberar sus zonas oscuras. Grey tendrá un gesto inolvidable,
que le ganará el corazón de su empleada, cuando le ordena, con
una mezcla de imposición y afecto, que abandone esas peligrosas
costumbres que su cuerpo herido evidencia. Ella le obedece y,
en un gesto hermoso y muy simbólico, echa al río sus cuchillos,
pues en adelante no va a necesitarlos. Grey y Lee se comprenden
mutuamente. Y cada vez que él necesite una expresión de afecto,
ella encontrará la ocasión de entregárselo .



III-La dinámica de las relaciones es creíble


Por último quiero llamar la atención sobre el hecho de que
muchos de los comportamientos, dudas y certezas, avances y
retrocesos de los protagonistas que se describen en la cinta se
ajustan como un guante y reproducen bastante fielmente los
mismos problemas que suelen tener las parejas BDSM .


Porque el film trata un problema muy frecuente, las dudas
sobre lo acertado de la elección de nuestro estilo de vida .
Porque a cada paso que demos en el mundo vainilla, nuestras
certezas se pondrán a prueba .


A cada paso la sociedad “normal“ tratará de reabsorbernos
principalmente por medio de una educación que nos repite que
“esas cosas“ son malas, sucias y degradantes . Quiero citar
aquí una frase de una sumisa: “cuando se cruza una hora negra
de esas, la cabeza te dice “que eso no es de gente normal, que
no debería gustarte, que estás loca.“ (lena {DR} en “Porqué me
gusta que me azote mi Zeñó“) .


Y esto es lo que le ocurre a nuestro Sr. Grey . Cuando se da
cuenta de los sentimientos sádicos hacia su secretaria (a los
que ella corresponde con evidentes pruebas de agrado) trata de
romper la relación con ella avergonzado de sus auténticas y
profundas tendencias .

Lee por su parte trata de olvidar sus sentimientos
masoquistas y sumisos intentando rehacer su vida con su antiguo
novio al que trata de explicar inútilmente cuales son sus
autenticas necesidades .


Por eso digo que los problemas planteados por los
protagonistas están contados de manera creíble .

Sólo cuando la pareja BDSM está consolidada y constatamos que
la práctica del BDSM no sólo no nos ha vuelto locos, sino que
por el contrario, cuando se práctica bien, con las debidas
garantías nos hace crecer y ser más felices, es entonces y sólo
entonces cuando esas dudas desaparecen .

*FICHA TÉCNICA

Web oficial:www.mangafilms.es/secretary
Año:2002 Nacionalidad:USA
Estreno:16-07-2004
Género:Comedia Duración:104 m.
T. original:Secretary Dirección:Steven Shainberg
Intérpretes:James Spader (E. Edward Grey) Maggie Gyllenhaal (Lee Holloway) Jeremy Davies (Peter) Lesley Ann Warren (Joan Holloway) Stephen McHattie (Burt Holloway)
Guión:Erin Cressida Wilson Fotografía:Steven Fierberg Música:Angelo Badalamenti Montaje: Pam Wise
El Faro

domingo, enero 21, 2007

“NE ME QUITTE PAS“ . ¿El himno de las sumisas abandonadas?



Hoy toca hacer limpieza de antiguos mensajes. Da pena
desprenderse de esos jirones envejecidos de ti mismo, emociones
congeladas en el tiempo que cuestan borrar.

Uno de aquellos mensajes me ha llamado especialmente la
atención.

Me lo envió una sumisa colombiana con la cual mantuve
correspondencia durante mucho tiempo. Nunca llegamos a tener una
relación Amo-sumisa. Mi matrimonio por entonces aún no hacía
aguas, aún albergaba la esperanza de que mi esposa fuera mi
sumisa, cosa que nunca ocurrió. Pero a cambio nos entendíamos a
la perfección. Fui depositario, confesor y testigo privilegiado
de sus vaivenes sentimentales.

Hubo en su vida Amos magníficos, respetuosos -Ciber-Amos casi
siempre-, que la hicieron feliz. Curiosamente la relación con
estos últimos nunca cuajó en una unión duradera. Sin embargo hubo
otros “amos“ -que sí le prometieron una relación “para siempre“-
y que la hicieron desgraciada, a veces muy desgraciada. Decía...

“...después de haber entregado sueños, ilusiones, secretos y
vida, no recibes a cambio NADA, nada mas que engaños, traición,
mentiras y duele, duele mucho...“

“...Ese es el sentimiento, un sentimiento de una soledad inmensa,
de un amor entregado pero nunca correspondido, un amor sin
esperanzas ya y que se doblega y humilla. No quiero imaginarme
como Tu dices vieja y sola mendigando amor...“

Aprendí mucho de ella. Me ayudó a desprenderme de algunos
conceptos e ideas equivocadas sobre lo qué es una sumisa y cómo
ejercer la dominación con responsabilidad. Conceptos e ideas que
supongo tenemos casi todos los dominantes cuando no pasamos de
ser meros aspirantes a “Amo“.

Un día especialmente duro, después de haber sufrido la
bellaquería de un “amo“ especialmente abyecto y para que
comprendiera su estado de ánimo, me envió una melodía
-“ne me quitte pas“- que yo no conocía y que me impresionó
muchísimo. Hoy la he vuelto a escuchar y me sigue impresionando.

Con gran satisfacción he de contaros, que como les suele
suceder a quienes buscan su felicidad ahínco, encontró por fin un
español, curiosamente vainilla, con el que se casó recientemente.

Hoy viven los dos en España y por lo que me cuenta son muy
felices. Cuando le pregunté si con ello había abandonado sus
autenticas necesidades, me respondió que “eso“ nunca se abandona,
es como un balón bajo el agua, siempre acaba por salir con más
fuerza. Acompañado de un gracioso guiño, un día me escribió que
ella sabe muy bien cómo predisponer a su marido para que le dé
unos cuantos azotes cuando tiene ganas de “guerra“.


He guardado esta balada con veneración porque para mí
toda ella es un grito desgarrador de una mujer engañada. Podía
muy bien ser el himno de todas las sumisas engañadas y
traicionadas de este mundo.

Aunque está canción es un clásico que ha sido interpretada por
cantantes como Jacques Brel, Edith Piaf ó Miguel Bosé, la
versión que me envió, fue la interpretada por Nina Simone, cuya voz
cascada, parece la de una mujer vieja, que más que cantar, lo
intenta; lo que le da un tono aún más doliente y patético a toda
su interpretación.

Ne me quitte pas / No me dejes
Il faut oublier / Es necesario olvidar
Tout peut s'oublier / Todo puede olvidarse
Qui s'enfuit déjà / Todo aquello que se escapa ya

Oublier le temps / Olvidar el tiempo
Des malentendus / de los malentendidos,
Et le temps perdu / y del tiempo perdido
A savoir comment / para aclararlos

Oublier ces heures / Olvidar esas horas
Qui tuaient parfois / Que mataron a veces
A coups de pourquoi / A golpe de porqués
Le coeur du bonheur / El corazón de la felicidad
Ne me quitte pas... / No me dejes...

Moi, je t'offrirai / Yo te ofreceré
Des perles de pluie / Perlas de lluvia
Venues de pays / Llegadas de países
Où il ne pleut pas / Donde no llueve

Je creuserai la terre / Cavaré la tierra
Jusqu'après ma mort / Hasta después de mi muerte
Pour couvrir ton corps / Para cubrir tu cuerpo
D'or et de lumière / De oro y de luz.

Je ferai un domaine / Haré un reino
Où l'amour sera roi / Donde el amor será rey
Où l'amour sera loi / Donde el amor será ley
Où tu seras reine / Donde tu serás la reina
Ne me quitte pas... / No me dejes...

Ne me quitte pas / No me dejes
Je t'inventerai / Inventaré para ti
Des mots insensés / Palabras sin sentido
Que tu comprendras / Que comprenderás.

Je te parlerai / Te hablaré
De ces amants-là / de aquellos amantes
Qui ont vu deux fois / Que vieron por dos veces
Leurs coeurs / Sus corazones...
S'embraser / abrasarse

Je te raconterai / Te contaré
L'histoire de ce roi / La historia de aquel rey
Mort de n'avoir pas / Muerto por no haber
Pu te rencontrer / podido encontrarte

On a vu souvent / Se ha visto a menudo
Rejaillir le feu / Resurgir el fuego
De l'ancien volcan / Del antiguo volcán
Qu'on croyait trop vieux / Que se creía demasiado viejo.

Il est paraît-il / Hay, según dicen
Des terres brûlées / Tierras abrasadas
Donnant plus de blé / Que dan más trigo
Qu'un meilleur avril / Que el mejor abril.
Et quand vient le soir / Y cuando llega la tarde
Pour qu'un ciel flamboie / Para que un cielo llamee
Le rouge et le noir / El rojo y el negro
Ne s'épousent-ils pas / no se unen
Ne me quitte pas... / No me dejes...

Ne me quitte pas / No me dejes
Je ne vais plus pleurer / Ya no voy a llorar más
Je ne vais plus parler / Ya no voy a hablar más
Je me cacherai là / Me esconderé allí
A te regarder / Para mirarte
Danser et sourire / Bailar y sonreir
Et à t'écouter / Y para escucharte
Chanter et puis rire / Cantar y reir.

Laisse-moi devenir / Déjame convertirme
L'ombre de ton ombre / En la sombra de tu sombra
L'ombre de ta main / En la sombra de tu mano
L'ombre de ton chien / En la sombra de tu perro
Ne me quitte pas... / No me dejes...

El Faro