martes, julio 14, 2009

100 CONSEJOS PARA ELEGIR TU AMO EN LA RED (Y construir tu relación BDSM a partir de cero)

*PRIMER PASO: INFÓRMATE y CONÓCETE
*¿A QUIÉN ELIJO?
*¿DÓNDE ESTA ÉL?
*LAS PRIMERAS CONVERSACIONES. LA PRIMERA CITA
*LA PRIMERA SESIÓN
*CUIDA TU SEGURIDAD FÍSICA
*CUIDA TU SEGURIDAD EMOCIONAL
*LA RELACIÓN YA ESTÁ EN MARCHA, ¿Y AHORA QUÉ?
*TU COMPORTAMIENTO COMO SUMISA
*¿ESCLAVA o SUMISA?
*AMOR Y BDSM
*SI ESTAS CASADA...
*¿DÓNDE APRENDO?

Por cada 10 dominantes que se anuncian en la sección de contactos de las páginas BDSM, sólo encontraremos una sumisa que lo haga. Lo que significa que los dominantes tienen que BUSCAR, mientras que las sumisas sólo tienen que ELEGIR (de ahí el título de estos consejos).

En principio lo tienes fácil, hay mucha gente que desearía ser tu Amo. ¿A quién elegir?. ¿Dónde elegir?. ¿Cómo elegir?. Estos consejos intentan ser una guía para que elijas el mejor Amo posible para ti y te ayuden a construir desde cero una relación BDSM con él.

*PRIMER PASO: INFÓRMATE y CONÓCETE

(1) Antes de pensar en elegir a tu Amo deberías conocer tus necesidades BDSM reales. La razón es muy sencilla: si no te conoces no sabrás lo que necesitas. El BDSM abarca un mundo muy amplio, por ello antes de explorar tus necesidades, deberías saber qué es lo que te ofrece el BDSM para poder tomar de él lo que verdaderamente necesitas.

(2) Es muy frecuente encontrar sumisas cuya primera experiencia ha sido como mínimo decepcionante, cuando no mala. La mayoría de las veces se ha debido a una falta de información sobre el mundo BDSM, y sobre todo al desconocimiento de sí mismas como sumisas. A la Comunidad BDSM (como a todas partes) han llegado los aprovechados, también los depredadores de sumisas e incluso gente desequilibrada que nada tiene que ver con el auténtico BDSM. Estos consejos intentan ayudarte, dándote la información necesaria para que puedas evitarlos y elegir el mejor Amo posible.

(3) No intentes ser la sumisa que NO puedes ser. No intentes emular a otras sumisas por mucha admiración que éstas te produzcan. Antes de construir tu modelo de sumisión, debes conocer tus auténticas necesidades, por eso es tan importante que conozcas qué es el BDSM y sobre todo cómo encajas en él. Por supuesto tu futuro Amo tendrá mucho que decir al respecto, pero eso vendrá después, ahora deberás elegir tu Amo en función de tu carácter sumiso, tus fantasías, tus realidades, tus posibilidades etc. Sé tú misma en la elección de tu futuro Amo.

(4) Hasta las sumisas más experimentadas siguen formándose y leyendo para ofrecer a su Amo una sumisión cada vez más perfecta, deberías empezar a cultivar el hábito del estudio en este sentido. Si eres principiante evita los relatos y las páginas que sólo ofrecen pornografía y céntrate en las páginas de formación básica en el BDSM, las hay muy buenas. En la primera página de mi blog hay un acceso directo a una lista de direcciones en donde encontrarás conocimientos básicos sobre el mundo BDSM. Han sido elegidas, sobre todo, pensando en aquellas personas que quieran iniciarse en el BDSM.

(5) No te extrañe si en algún momento descubres en ti tendencias diferentes según el momento personal en el que te encuentres. Es lo normal. Todos de alguna manera somos switch, y casi todos pasamos por un tiempo de indefinición. Lo que nos diferencia es el porcentaje que tenemos de dominantes o sumis@s. Hay quienes se quedan en la indefinición toda la vida, se encuentran a gusto siendo switch. Ninguna tendencia es mejor que otra. Como siempre sucede, la mejor tendencia es la tuya, aquélla con la que te encuentres más a gusto. Tus fantasías serán tu principal fuente de información. Jay Wiseman en su obra “BDSM“, Página 467, propone un criterio, que aunque simple, es muy efectivo: “Si quieres saber qué es lo que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando“.

(6) El carácter no define la tendencia. No te inquietes ante la aparente paradoja de tener un carácter fuerte y sin embargo tener fantasías sumisas. Si tienes fantasías exclusivamente sumisas, lo más probable es que tu tendencia principal sea efectivamente sumisa. Puedes perfectamente tener un carácter fuerte y tu tendencia ser sumisa, o viceversa en cuanto al dominante. Además, la sumisión no aparece con cualquier persona y en cualquier lugar, se suele disparar en ciertos momentos y situaciones, no en cualquier momento. De ahí que por ejemplo, una actitud dominante de alguien que no conoces o que esté fuera de contexto, se suele percibir más como algo ridículo, que como algo excitante.

(7) Antes de elegir a tu Amo debes tener claro no sólo el tipo de Amo que necesitas, sino algo mucho más importante: qué tipo de relación quieres y hasta qué nivel quieres llegar en tu sumisión. Todas las relaciones BDSM son respetables si son sanas y satisfacen a ambos, pero tú querrás que tu relación tenga un nivel propio, el tuyo y el de tu futuro Amo. Y debes tener claro que a mayor nivel corresponde un mayor coste en esfuerzo, energías y tiempo para ambos. Debes saber cuánto de ello estás dispuesta a aportar. Díselo bien claro a tu futuro Amo, porque puede que el nivel que quieres para tu relación no sea el suyo. Si es así, agradécele su honestidad para contigo y sigue eligiendo.

*¿A QUIÉN ELIJO?

(8) Lo primero que tienes que tener en cuenta es, que el Amo perfecto NO existe. Un Amo no es muy diferente de cualquier persona. Encontrarás en él cosas que te gustarán y otras que no. No busques el Amo perfecto, busca el mejor Amo posible.

(9) Cada Amo domina con un estilo que normalmente se corresponde con su carácter, educación, experiencia etc. El mejor Amo no es el más famoso, el que más sabe o el que mejor ata. El mejor Amo es el que sea el mejor Amo para ti, que no necesariamente tiene que ser el mejor para los demás. No te dejes deslumbrar por la fama que algunos Amos tienen. Quizá el mejor Amo para ti esté escondido en cualquier rincón del ciber-espacio esperando a que tú lo descubras.

(10) Lo primero que distingue a un buen Amo es el respeto que demuestre hacia ti. El respeto se gana, no se impone. Un Amo NO puede esperar tu respeto, si antes no ha demostrado el suyo hacia ti. Tu Amo debería respetar ante todo tu salud, luego tus hijos, tu familia y amigos, tu trabajo y por último tu economía. Por cierto, tu maternidad es la parte de tu vida que más debería respetar. La razón es sencilla: tus hijos son inocentes, y deberían estar totalmente al margen de vuestros juegos, que según su edad y madurez podrán o no comprender e incluso malinterpretar. El daño puede ser especialmente grave si además de ser tu Amo, es el padre de tus hijos. Por ello tu Amo debería ser especialmente cuidadoso en evitar manifestaciones dominantes en presencia de tus hijos.

(11) Cuando elijas a tu Amo, ten en cuenta que suele haber una correspondencia entre sus valores y virtudes, su calidad como persona en general, y su comportamiento como Amo. Hay muchas cosas de él que te darán una pista sobre cómo será su comportamiento contigo. Su educación, cultura, autodominio, su comportamiento con los que le rodean (el respeto sobre todo), etc. Si un Dominante es un desastre en su vida, es casi seguro que también lo será como Amo y además muy inseguro. Tu seguridad requiere orden y autocontrol y la seguridad es lo primero que necesitas de un Amo.

(12) Los valores más importantes que deberías considerar en la elección de tu futuro Amo son sus Valores Humanos. La razón es muy sencilla: las habilidades con la soga y el látigo se puede aprender (y es bonito que lo haga contigo), pero los Valores Morales: honradez, respeto, paciencia, caballerosidad etc, son virtudes que si no se tenían antes de conocerte, son de difícil aprendizaje. Si quieres entregarte a un Amo, debes hacerlo con confianza. La confianza es la piedra angular del edifico que vais a construir juntos. Y la confianza que un Amo puede inspirarte estará en razón directa a su calidad moral.

(13) Valora tu sumisión. Si tienes auténtica vocación sumisa (lo que últimamente llaman “esencia sumisa“), deberías pensar en que te mereces igualmente un Amo con auténtica vocación dominante. Si te tomas en serio tu sumisión y estás dispuesta a profundizar y trabajar en ella, deberías exigir lo mismo de tu futuro Amo. Los auténticos Amos son difíciles de encontrar. Lo más habitual es encontrar personas que quieren sexo con un poco de SM. Si ése no es el nivel que quieres para ti, deberás ser bastante selectiva.

(14) Si para una relación vainilla se requiere cierta estabilidad emocional, en un Amo la madurez y el equilibrio emocional son imprescindibles. La razón es muy sencilla: en una relación vainilla tu seguridad física casi nunca estará en peligro, en cambio en una relación BDSM, tu salud física y emocional dependen muchas veces de tu Amo. No compares nunca, este es otro mundo y tiene otras exigencias en lo que a seguridad se refiere. Hay quienes no son desequilibrados, pero tienen desequilibrios inducidos por las drogas o el alcohol. Es del todo evidente que un alcohólico o un drogadicto está totalmente incapacitado para ejercer de Amo. Puede que incluso sea un buen amante vainilla, pero NUNCA será un Amo, ni bueno ni malo ni regular.

(15) Hay muchos dominantes que confunden autoridad con prepotencia, un Amo prepotente es ante todo inseguro. Precisamente la autoridad (imprescindible en un Amo) viene de la seguridad en sí mismo, y esa seguridad no necesita de la prepotencia. Por el contrario, un Amo seguro no teme manifestar sus emociones y hasta comentar sus defectos con humor. Sólo los Amos débiles e inseguros necesitan mostrarse bruscos y distantes y lo último que necesitas como sumisa, es un payaso inmaduro que juega a hacerse el duro. Las sumisas suelen darse cuenta rápidamente, que detrás de un Amo que mantiene su autoridad a base de gritos y palos se esconde un mal Amo y además muy inseguro.

(16) Si le pides a un Dominante que habléis sobre la posibilidad de establecer una relación D/s, en casi todos los casos obtendrás una respuesta positiva aunque ya disponga de otras sumisas. No sé por qué extraña razón, casi todos los Amos tienen tendencia a coleccionar sumisas, creando lo que ellos llaman “su cuadra“. Debes decidir si quieres formar parte de esa cuadra o pertenecer a alguien cuya única cuadra eres tú. Deberás elegir entre tener un Amo famoso, con mucha experiencia, pero que sólo te dedicará un poco de su tiempo, o quieres alguien que aunque no sepa mucho, se dedique sólo a ti y a mejorar, profundizar y trabajar juntos por vuestra relación.

(17) Excepto que quieras un Amo sólo para una sesión, la inexperiencia no debería ser un criterio para descartar a tu posible Amo. Una cosa es la inexperiencia y otra la inmadurez. Un dominante puede ser un inexperto en el BDSM, incluso inexperto en la vida misma por ser muy joven, pero ser al mismo tiempo una excelente persona y un buen Amo. Piensa en lo bonito que puede llegar a ser, que adquiera su experiencia contigo.

(18) Si buscas un Amo con el que compartir tu vida, no busques el Amo que sólo te prometa sesiones inolvidables. Busca más bien el Amo que mejore su dominación día a día. El que prometa trabajar con asiduidad por la relación. El que aliente tu progreso, el que te haga crecer no sólo como sumisa, sino también como persona. Busca alguien que te estimule para llegar a ser una persona positiva, creativa y feliz.

*¿DÓNDE ESTA ÉL?

(19) LOS ANUNCIOS: La mayoría de las sumisas que quieren establecer una relación D/s no ponen anuncios, la razón es muy sencilla: si pones un anuncio en una página de contactos BDSM, tu buzón se llenará a rebosar y te encontrarás ante el trabajo titánico de juzgar a tu posible Amo en base a unas cuantas líneas, pues no esperes que se esfuercen más, y en caso de hacerlo llenarán el mensaje de palabras vacías y un montón de lugares comunes que te dejarán sin saber lo que realmente te interesa: una descripción pormenorizada de ellos mismos, su situación personal y sus expectativas en el BDSM, qué pide y qué está dispuesto a aportar para construir juntos una relación.

(20) En lugar de poner un anuncio, resulta más práctico dedicarte a observar los muchos dominantes que hay en la red que buscan su sumisa. Obsérvales, lee sus aportaciones en foros, blogs, chats y sobre todo si lo tiene, su propio blog, en donde seguramente te harás una idea clara de su manera de entender el BDSM, a veces hasta su manera de entender la vida e incluso te puedes hacer una idea de su personalidad. Tómatelo con calma. Si de verdad te interesa un dominante determinado, utiliza un buscador para encontrar todo lo que él ha escrito en la red. Una vez decidida, envíale un mensaje para agregarlo a tu messenger, luego...hablad, hablad mucho.

(21) EL CHAT BDSM: Normalmente los dominantes que buscan una sumisa eligen los chats. Es la manera más fácil de conocer gente de la comunidad BDSM, principalmente porque no requiere apenas esfuerzo, ni saber demasiado de BDSM (es de lo que menos se habla). Cada chat suele tener su propia idiosincrasia. Deberás elegir tu chat en función del tipo de gente con la que te encuentres más a gusto. Allí podrás hacer amigos de todas las tendencias, pero cuenta también con verte asediada por gente de todo tipo, de manera desconsiderada y que no admite un “no“ por respuesta. No obstante, y dependiendo de la suerte y del chat que elijas, es muy posible que encuentres en él a tu futuro Amo. Precisamente los que encajen tu “no“ de manera caballerosa, deberían llamar tu atención.

(22) LOS AMIGOS: Se han formado muchas parejas BDSM a partir de una presentación realizada en real o bien a través de un chat. Una especie de “cita a ciegas“. A medida que vayas haciendo amistades dentro de la red, será más probable que encuentres a tu Amo de esta manera.

(23) FIESTAS, CENAS Y CLUBS BDSM: Sal de casa, no te refugies detrás del ordenador. Déjate ver y acude a las fiestas y comidas que organizan las diferentes páginas BDSM. Además, ello te permitirá conocer en real gente que has conocido en el chat o de la que has leído algo en la red. Suele ser habitual que los que asistan a una comida, lo anuncien en la página. Si un dominante de los que va a ir al evento ha llamado tu atención, es una excelente ocasión para conocerlo en persona.

(24) En las fiestas y en los clubs, suele pedirse que los asistentes vayan vestidos “de código“. El código usual de las sumisas suele variar mucho de un lugar a otro, pero como en los dominantes, el negro suele ser el color oficial. El material con el que están confeccionados los vestidos de las sumisas es muy variable, aunque el cuero (a veces de color rojo), suele reservarse para las dóminas. Lo que no es usual es que una sumisa vaya con pantalones a una fiesta. Las sumisas suelen inclinarse por la falda y los zapatos de tacón alto. Un tipo de falda muy usual para las sumisas que acuden a una fiesta, es la de “vuelo“ (indica disponibilidad inmediata para su Amo). En las cenas el vestido suele ser más informal.

(25) EL BLOG: Hay sumisas que crean su propia página o blog en donde exponen su propio punto de vista sobre el BDSM o sus vicisitudes sumisas. Desde luego es un medio excelente para que te conozca cómo eres y lo que piensas, si algún dominante está interesado por ti. Puedes describir con detalle tus gustos, tus preferencias y hasta tus dudas. Cuando crees tu blog, incluye en él la posibilidad de que alguien lo comente. Por supuesto contesta o comenta los textos o “post“ que se escriban o incluyan. Como mínimo deberías agradecerles la molestia. Si eres una “manitas“ de la informática, puedes hacer de tu blog algo sumamente atractivo y hasta famoso.

*LAS PRIMERAS CONVERSACIONES. LA PRIMERA CITA

(26) Las primeras conversaciones suelen hacerse por medio del teclado y van a continuación de los primeros mensajes. Su manera de expresarse te dirán mucho sobre cómo es él, su inteligencia, su cultura y hasta su manera de ser y pensar. Es un medio excelente para conocerlo. La tecnología moderna nos da los medios para poder hablar por el ordenador de viva voz sin gasto alguno. Si todo va bien, con el tiempo concertaréis la primera entrevista a la que llegaréis antes o después según la distancia que os separe y el interés mutuo por conoceros.

(27) En las primeras conversaciones NO aceptes palabras soeces de nadie. La desinformación de algunos dominantes es tal, que creen que a las sumisas les gusta que se les humille sin más. Por supuesto no han oído hablar de la necesidad de un consenso previo, de un ritmo, de un contexto adecuado etc. Hazle entender que puede que en el futuro te guste ser humillada, pero que ahora eso está fuera de lugar. Lo primero que debería comprender un dominante que aspire a ser tu Amo es, que si piensa respetarte en el futuro debería empezar a respetarte “ahora“.

(28) Habrá gente que en la primera conversación, te pedirán que les des tu número de teléfono, que les envíes fotos, que pongas la web-cam, que le enseñes tus pechos y otras barbaridades. A una persona que hace este tipo de peticiones sin tener en cuenta para nada tu dignidad, podías descartarlo desde el primer momento como posible Amo sin temor a perderte nada interesante. Esta gente no sólo demuestra un desconocimiento total de los protocolos (lo que en sí no sería grave), sino que además, demuestran una evidente falta de la más elemental educación.

(29) Es costumbre en la comunidad BDSM que las sumisas traten a los dominantes de Señor y de Vd. al dirigirse a él. Hacerlo es signo de buena educación sumisa. Este tratamiento se mantiene mientras el comportamiento del dominante sea caballeroso y educado, retirándoselo si el interlocutor las trata de manera desconsiderada. Esta costumbre me parece muy positiva, porque entre otras cosas fomenta el buen comportamiento de los dominantes. Puedes encontrar algun dominante que, por ignorancia, interprete lo que no es más que buena educación y protocolo sumiso, como un signo claro de entrega a él. Una pequeña pero respetuosa aclaración por tu parte debería servir para reconducir la conversación.

(30) Está universalmente admitido en la comunidad BDSM que la primera cita es para charlar y conocerse, preferiblemente en un lugar público. Si algún dominante te pide la primera cita para hacer una sesión, pídele paciencia. Dile que el respeto, la paciencia y sobre todo el autodominio, es lo primero que distingue la calidad de un buen Amo. Antes de dominar a nadie, la primera persona a la que un Amo debe dominar es a sí mismo.

(31) No esperes que la primera entrevista con tu posible Amo sea muy diferente de la primera cita vainilla. Los nervios y las preguntas que uno se hace, son los mismos. Lo que sí puedes empezar a notar es que el galanteo es diferente. Es normal que tu Amo intente hacerte patente de una manera sutil, que desea dominarte. En tu mano está el responderle de manera más o menos sumisa. Una mirada puede dar a entender mas sumisión que todas las conversaciones tenidas antes.

*LA PRIMERA SESIÓN

(32) Ante todo, la primera sesión sirve para conocerse en muchos aspectos, y no sólo físicamente. La primera sesión es para muchas cosas, pero NO para hacer maravillas. Sólo un Amo estúpido desplegará en ella los que él supone extraordinarios conocimientos. Si eres primeriza, lo primero que intentará conseguir un Amo inteligente es que estés lo más tranquila posible en tu entrada a este mundo apasionante, del que tu Amo sabe que has fantaseado mucho, pero que más que tus fantasías, ha de lograr tu tranquilidad y tu confianza. Yo siempre he pensado que la primera sesión debería comenzar con un gran y cálido abrazo.

(33) La gran pregunta que suele hacerse una sumisa ante la primera sesión, es qué debe hacer, cómo comportarse. La respuesta es muy sencilla: nada. Puede que más adelante te muestres activa y creativa en tu sumisión, pero lo más sensato es que en tu primera sesión te muestres cooperativa y te dediques sólo a obedecer. Tu Amo deberá tener muy claro lo que debe hacer en tu primera sesión, él es el Amo y Señor de la sesión. Se supone que primero habréis hablado mucho y que tiene suficiente información sobre ti para lograr que te encuentres a gusto y sobre todo tranquila en su presencia.

(34) Si tienes la sensación de que la sesión se te hace insoportable, que te angustia, no sigas con ella. Dale tu palabra de seguridad a tu Amo y proponle dejarla momentáneamente, proponle salir de la habitación e iros a otro sitio tranquilo para tomar el aire y hablar con calma. Cuéntale a tu Amo lo que sientes, y si lo sabes, explícale el porqué de lo que sientes. Debes hacerlo, porque de lo contrario puede llegar a sentirse culpable pensado que su comportamiento no ha sido correcto. Por su parte él no debería mostrar su desagrado o frustración por tu reacción, la paciencia es una de las virtudes principales que un Amo debe tener.

(35) No cometas la estupidez de ponérselo difícil a tu Amo en tu primera sesión. Ten en cuenta que lo más probable es que él esté tan nervioso como seguramente lo estás tú (sobre todo si es primerizo). El mejor antídoto contra el fracaso de una sesión es hablar suficientemente de ella antes de que se lleve a cabo. Si además tu Amo lleva la sesión con prudencia, avanzando poco a poco y usa el sentido común, es casi seguro que vuestra primera sesión os dejará con ganas de repetirla, que es lo mejor que puede decirse de una sesión.

(36) Es mi opinión personal, que en las primeras sesiones, un Amo debería olvidarse un poco de su propia satisfacción para que ello le permita centrarse más en la sumisa. Precisamente porque es él, el que manda, dirige y sobre todo actúa. A medida que avancen las sesiones ya podrá usar y disfrutar de su sumisa, dejando que ella a su vez disfrute del placer sumiso de hacerle feliz con su entrega.

(37) Si tu Amo es primerizo, estate muy atenta a él en las primeras sesiones. Puede que se bloquee, se venga abajo, o simplemente no sepa seguir. Suele ocurrir. Si te sucede, toma la iniciativa inmediatamente. Debes incitarle a hacer algo fácil que le indique un camino a seguir. Por ejemplo, arrodíllate ante él y ofrécele un látigo o la paleta de manera sumisa (olvídate de la fusta esta vez). Hazle entender que te encantaría que te azotara o te diera una zurra, que lo deseas. Lo más seguro es que eso baste para hacerle arrancar. Luego deja que la naturaleza siga su curso. Créeme, tu gesto hará que te valore mucho más y te lo agradecerá siempre.

(38) La primera sesión os marcará para siempre. La recordaréis siempre y normalmente con mucha nostalgia, pero recuerda: lo más importante de la primera sesión no es que sea maravillosa, lo importante es que simplemente, no salga mal.

*CUIDA TU SEGURIDAD FÍSICA

(39) El BDSM es un sistema estructurado y seguro para el ejercicio del SadoMasoquismo y la Dominación/sumisión. El BDSM contiene reglas y procedimientos propios cuyo cumplimiento evita daños tanto físicos como psicológicos a quien lo practica. Síguelos.

(40) Las normas de seguridad que el BDSM pone a tu disposición NO se discuten, cúmplelas y sobre todo EXÍGELAS. Saltarte las normas de seguridad para demostrarle a tu Amo lo entregada que estás a él, no te hace más sumisa, sino más estúpida. Puedes demostrarle la calidad de tu sumisión a tu Amo de muchas maneras, pero NUNCA a costa de tu seguridad.

(41) Antes de la primera sesión, tu Amo debe consensuar contigo la llamada “Palabra de Seguridad“. No pases por alto este requisito ANTES de la primera sesión. Personalmente creo que es mejor incluso, para las primeras sesiones, usar además un código (muy sencillo) de colores. Si a tu posible Amo se le olvida el requisito de la palabra de seguridad...empezamos mal.

(42) La palabra de seguridad es sagrada, si se la das a tu Amo, la sesión debe parar inmediatamente, desatarte si lo estás, esperar unos momentos y hablar con la mayor tranquilidad posible sobre lo que ha ido mal. Antes de comenzar asegúrate que tu Amo ha comprendido este pequeño proceso.

(43) Te recomiendo que tu primera sesión la hagas en un hotel. Si tu Amo es un completo desconocido, nunca deberías hacer la primera sesión en casa de él o en la tuya, por el contrario deberías exigir hacerla en una habitación de hotel, y que sea él, el que se registre.

(44) En la primera sesión (mejor en la primeras sesiones), deberías contar con la ayuda de una persona amiga. Sería conveniente que permaneciera en las cercanías o en el hotel mismo, esperando tus llamadas. Deberías darle instrucciones muy claras y precisas de lo que tiene que hacer. Si no recibe tus llamadas durante la sesión, ella te llamará por teléfono a ti, si no respondes, el siguiente paso es que llame a la puerta de la habitación. Generalmente las cosas no pasarán de ahí.

(45) Los fallos de la seguridad, casi sin excepción, son debidos o bien a una planificación incorrecta de los protocolos de seguridad o a que se experimentan sensaciones tan fuertes en las primeras sesiones, que la gente se olvida de todo. Hazle saber a tu Amo las llamadas que debes hacer y las normas de seguridad que le exiges, él lo necesita para programar la sesión de manera que no te encuentres atada y además estés serena en el momento de hacerlas. Si es un Amo sensato no debería tomárselo con acritud, por el contrario, lo más normal es que se alegre de tener una sumisa tan responsable. Es mas, deberia recordarte las llamadas si se te olvidan.

(46) La mejor norma de seguridad es el sentido común. Si a eso tu Amo le añade el ir paso a paso a medida que va conociendo tus respuestas a sus estímulos y además habéis tenido vuestras conversaciones preliminares, incluso con la ayuda de un “Play List“ (lista de prácticas BDSM), entonces el éxito de las primeras sesiones está casi asegurado. Además, todo ello os dará confianza a ti y a él en el desarrollo de la sesión.

(47) Por motivos de seguridad evidentes, en la primera sesión no te dejes atar sin que exista la posibilidad de desatarte fácilmente. Tampoco te dejes amordazar al mismo tiempo que eres atada. Tu Amo debe comprender que si la relación sigue, habrá ocasiones y tiempo de sobra para hacerlo en el futuro, cuando lo conozcas mejor y con ello tengas suficiente confianza en él.

(48) Un Amo no debe ir nunca a una sesión bebido, drogado, somnoliento, irascible o en cualquier otra circunstancia que haya modificado su personalidad. La seguridad de su sumisa exige que esté alerta y con todos sus sentidos intactos. Que sea consciente en cada momento de lo que hace. Como Amo debe ser capaz de reconocer e interpretar con claridad cada una de las señales que la sumisa le envía. Si tu Amo llega en malas condiciones a una sesión, hazle comprender respetuosamente que la sesión no es posible. Si estás eligiendo tu Amo, acuérdate de ponerlo en el último lugar de la lista.

(49) En tus primeras sesiones o relaciones sexuales pide a tu pareja que use SIEMPRE preservativo. NO lo discutas NUNCA, pídelo como condición imprescindible. Lleva siempre preservativos a una sesión. Aunque hayáis pactado que no habrá sexo, NUNCA se sabe en qué acabará todo.

*CUIDA TU SEGURIDAD EMOCIONAL

(50) Seguramente tu primera intención será entregarte totalmente a ese dominante, del que tú estas segura, es maravilloso y desde el primer dia. Por desgracia NO debes hacerlo. Es una estupidez. Tómatelo con calma. En los consejos que siguen en este capítulo trataré de explicar el porqué de ello, y además, cómo debes hacer tu entrega emocional.

(51) Vas a entrar en un mundo mágico de la mano de tu Amo. Sentirás cosas que no pueden ser descritas, sino solo sentidas. Es frecuente que algunas sumisas, incluso las ya maduras, digan que la práctica del BDSM ha supuesto para ellas una segunda adolescencia amorosa. Es probable que por ello quedes emocional y hasta puede que moralmente, en manos de tu Amo. Es evidente que debes elegir bien, alguien que te dé confianza. Tómatelo con calma.

(52) Haz tu entrega por etapas. A medida que vayas conociendo a tu Amo iréis profundizando en tu sumisión. De hacer la primera sesión hasta llegar a ser su esclava (si tienes deseo, vocación y aptitudes para ello) tenéis mucho camino por recorrer. Debéis explorar juntos tus auténticas necesidades, no sólo tus fantasías. Y también las de él.

(53) A una sumisa se le azota, o se le humilla porque así lo acepta, o porque lo quiere y le gusta, pero NUNCA se le maltrata. Un mal Amo confunde ambas cosas, y NO es lo mismo. Una intensa sesión de azotes deseados por ti no constituyen maltrato, en cambio, un simple bofetón no consentido puede convertirse en una terrible ofensa, un maltrato. No consientas ser maltratada. El maltrato NO es BDSM.

(54) Si un Amo te maltrata más cuanto más sumisa te muestres, es signo evidente de que se trata de una personalidad enferma. La reacción natural del ser humano (como especie) ante la sumisión, es la de producirle un efecto de apaciguamiento, que en el Amo suele traducirse en sentimientos más o menos afectivos hacia la sumisa, no de estimular un sadismo que para nada es erótico. El mecanismo de esta respuesta natural, en su vertiente positiva, es la base de lo que yo llamo la “Espiral Positiva“, un sistema de dominación que esta descrito en mi blog.

(55) El “amo“ más temible y el que debes evitar a toda costa, es el que usa como estilo de dominación y sin ninguna pericia y/o maldad, el masoquismo emocional (emociones negativas) y sobre todo el masoquismo moral (ataque directo a la autoestima de la sumisa). Es un método de dominación fácil y que suele ser mal usado por gente abyecta y sin escrúpulos, capaz de hacer un enorme daño emocional a la sumisa sin pestañear. Los detectarás enseguida por sus carencias afectivas y de todo tipo, sobre todo por su falta de respeto. Son muy egoístas y no se preocuparán en absoluto de hacerte crecer. Es muy raro conseguir de ellos una palabra de aliento, en cambio te culpabilizarán por cualquier cosa, convirtiéndote en un ser triste, asqueado y con baja autoestima.

(56) Dejarte humillar o jugar con tus emociones en una escena puntual, como un juego, puede que sea catártico y hasta positivo, siempre que tu Amo sea muy cuidadoso con lo que tiene entre manos y termine con lo que se ha venido en llamar el “after care“ (cuidado emocional posterior). Pero la humillación constante, como forma de vida, es algo repulsivo y abyecto. Es el auténtico lado oscuro del BDSM. La humillación pasajera dentro de una escena consensuada puede estar bien. La humillación continua como forma de vida es una enfermedad y NO es BDSM.

(57) No te preocupes demasiado si tu Amo comete pequeñas transgresiones de las normas y los límites de manera esporádica, siempre que él te pida disculpas (sí, has leído bien, tienes derecho a que tu Amo se disculpe cuando rebase los límites) y confiese que se ha equivocado. Lo malo es, si ese comportamiento anómalo se convierte en habitual o las transgresiones leves se convierten en graves. Si percibes que ese comportamiento se convierte en una norma en lugar de una excepción, haz tus maletas y vete. No es tu Amo, no es ni debería ser, el amo de nadie.

(58) Tu Amo tiene que contribuir a que estés a gusto en tu papel de sumisa. Es su principal logro. Puede lograr que seas muy sumisa, que aguantes lo indecible, que tengas un comportamiento impecable, pero si no logra que experimentes el placer de la entrega de todo ese esfuerzo por él, ha fracasado. Tú estás a sus pies para ser feliz en tu sumisión, no un ser desgraciado.

(59) Tu misma sumisión puede ofuscarte y forzarte a ver correcto lo que no lo es. La mejor manera de contrastar comportamientos, es el intercambio de experiencias con otras sumisas. La amistad con otras sumisas te será utilísima, cultívala, no la pierdas, y si tu Amo te las prohíbe, empieza a desconfiar de él. Aunque discutible, resulta hasta cierto punto normal que tu Amo te prohíba relacionarte con otros dominantes, pero es muy sospechoso que te prohíba hablar con otras sumisas. Por el contrario un Amo orgulloso de su dominación, no teme que su sumisa intercambie experiencias e inquietudes con otras sumisas.

(60) No tengas nunca el sentimiento de que por ser sumisa eres una persona inferior, o lo que es peor, que por creerte inferior debes adoptar el papel de sumisa. Solo eres una persona normal que en el juego BDSM adoptas el papel de sumisa. Tu Amo debería por el contrario fomentar tu autoestima. Huye del Amo que haga lo contrario.

(61) En tu sumisión no olvides nunca esto: La única obligación real de una sumisa (como el de todo ser vivo) es la búsqueda de su felicidad. Nada ni nadie (y mucho menos tu Amo) deben apartarte de este objetivo.

*LA RELACIÓN YA ESTÁ EN MARCHA, ¿Y AHORA QUÉ?

(62) Ya has elegido a tu Amo, vuestra relación se afianza, la idea de hacerla estable se va abriendo camino. Enhorabuena, pero ahora es cuando empieza vuestro verdadero trabajo. No dilapidéis estos primeros días en que todo es maravilloso y la relación se llena de alegres burbujas. Aprovechad el momento para trabajar por vuestra relación afianzando el edificio que estáis construyendo. Es el mejor momento para establecer los objetivos, los límites, las normas y los recursos para afianzarla: comenzad ya a cultivar el hábito de hacer algún alto en el camino para analizar, valorar y aumentar juntos la autoestima por vuestra relación. En el futuro surgirán tormentas que la amenazarán, es inevitable, pero si vuestra unión está bien cimentada, no importará lo fuerte que soplen los vientos. Que el éxito no os enmudezca, hablad, hablad mucho.

(63) Conoce a tu Amo. Haz una lista de sus particularidades, de su forma de ser, de su manera de reaccionar, de lo que le gusta. Cuida esa lista, cuídala como un pequeño huerto, repásala a menudo, complétala. Guarda todos vuestros mensajes y conversaciones, reléelos, te servirán para conocerle un poco mejor. Piensa en él. Busca un momento tranquilo al día, relájate y medita sobre vuestra relación. Quizá no haya mejor tiempo invertido que aquél que dediques al cuidado de vuestra unión.

(64) El 99% del éxito de vuestra relación depende de vosotros mismos, es muy frecuente echar la culpa de lo que no funciona a cualquier cosa antes de reconocer las propias carencias, y si no las reconocéis, nunca podréis mejorar. La responsabilidad del éxito o el fracaso de una relación BDSM no depende del rol. Podéis hacer de vuestra relación un cielo o un infierno, sólo depende de vosotros. Cuanto más trabajéis por vuestra unión, más se convertirá en algo gozoso en vuestras vidas, quizás vuestra mayor fuente de placer y bienestar. Nada es gratis, el paraíso tampoco lo es.

(65) Si le pides a tu Amo una relación 24/7, ten en cuenta que le estás pidiendo una atención muy grande. Si queréis vivir una relación 24/7 lo más sensato es que al principio experimentéis con ella durante períodos cortos de tiempo, para ir alargándolos posteriormente hasta lograr que tu sumisión se imbrique en tu vida diaria. La relación 24/7 puede ser muy hermosa, pero puede llegar a ser agotadora tanto para ti como para tu Amo. No cometáis el error de lanzaros a ella sin preparación, podéis hartaros.

(66) Una relación 24/7 oscila entre el protocolo estricto en un extremo y situaciones vainilla en el otro, en el intermedio se sitúa la vida diaria. Depende del estado de ánimo, del humor, del clima de la pareja. Somos personas, no máquinas, y el BDSM está a nuestro servicio, no al revés. Lo importante de una relación 24/7 es el SENTIMIENTO continuado de posesión/pertenencia, no los protocolos y las normas en sí mismas. No hagáis del BDSM una religión. Compartid experiencias con otras parejas BDSM, eso os ayudará a evitar el aburrimiento y el hastío, y sobre todo, os ayudará a evitar que inadvertidamente lleguéis a extremos malsanos en vuestra relación .

(67) El aburrimiento, la monotonía, es el cáncer que corroe cualquier relación, y las parejas BDSM no son una excepción. La vida diaria desgasta mucho. El mejor antídoto contra el aburrimiento es la imaginación, y si no la tienes busca, en la red encontrarás incontables prácticas, variaciones y maneras de disfrutar del BDSM para sugerir a tu Amo. Podéis hacer que vuestra relación sea más apasionante que cualquier otra actividad y sólo depende de vosotros. En ello tú puedes colaborar tanto como tu Amo. El BDSM tiene enormes recursos para crear situaciones muy hermosas y emotivas. Pero además tienes todos los recursos vainilla a tu disposición, ¿por qué no?, hay un tiempo para cada cosa.

(68) Quedarse quieta como una estatua, esperando siempre las órdenes de tu Amo, es una manera de manifestarle tu sumisión, pero no es necesariamente la mejor. A los Amos nos gusta la iniciativa en nuestras sumisas, solemos apreciar las sumisas creativas, con imaginación, y especialmente las sexualmente imaginativas...

(69) Practicad la autoestima de vuestra relación. Hablad sobre ella. Hablar de la relación es muy importante, sea del tipo que sea. Estableced canales de comunicación que os permitan hacerlo abiertamente. Procurad recordar lo positivo que haya en vuestra relación y superad lo negativo buscando estrategias y mutuas promesas de mejorar. Como en toda relación personal, lo que la mediatiza es el “clima“. Lo mejor del clima en la pareja es que puede crearse. Es el resultado de la actitud y el momento. Crear un buen clima es un buen objetivo para una sumisa.

(70) El buen humor es algo natural en una pareja que sabe crearse un buen clima. Sea una pareja BDSM o vainilla. Creer que en una pareja BDSM, incluso en las parejas que llevan adelante una relación 24/7, no puede haber humor, que todo momento ha de ser serio y ceremonial, es una estupidez. El humor es la consecuencia lógica de un sentimiento mutuo de seguridad y confianza .

(71) Los Amos también necesitamos de nuestra autoestima. Al igual que a las sumisas, a los Amos nos gusta que nuestro comportamiento como tales, nos sea reconocido. La mejor manera de darle a tu Amo ese reconocimiento consiste en mostrarle una sumisión cada vez mayor y de mejor calidad, haciéndole entender que ello es consecuencia de su autoridad, de su buen hacer, de su comportamiento caballeroso contigo. Y sobre todo, que su dominación te hace feliz, esto último debería ser el mayor de los halagos para tu Amo.

(72) Todos lo dominantes pasamos etapas de debilidad, incluso algunos llegan a dudar de su papel. En esos momentos es cuando tu ayuda se hace inestimable para tu Amo. Sin romper el rol, deberías ayudarle a superar esta etapa y mostrarte más sumisa que nunca. Y más que sumisa, amiga afectuosa. Mantente cerca de él, sé su sostén hasta que el momento pase. Luego recuperarás a tu Amo, el Amo de siempre. No te extrañe si, cuando haya pasado todo, tu comportamiento en esta etapa haga que tu Amo se muestre particularmente cariñoso contigo y te valore mucho más. Sería una reacción normal en un Amo sano.

(73) En el mundo BDSM existe la hermosa tradición, de que cuando la pareja quiere comprometerse mutuamente, el Amo imponga el collar a su sumisa. No es obligatorio, de hecho muchas parejas no lo usan. El collar es el símbolo y el recordatorio del compromiso que une a una pareja BDSM. Es frecuente que algunas parejas organicen el acto de imposición como una boda, con padrinos, amigos escogidos, comida etc. Debería ser un momento muy hermoso para recordar siempre. El collar es el recordatorio físico de tu sumisión, pero no olvides que el mejor collar es el que se lleva dentro, en tu mente y en tu corazón, el que hace que sientas la sumisión a tu Amo en cualquier situación, en cualquier momento y en cualquier lugar.

*TU COMPORTAMIENTO COMO SUMISA

(74) Ser sumisa consiste sólo en eso: SER sumisa, es decir, que ante la presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre todo, que se note tu felicidad de ser sumisa junto con la satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión, pero NO es sumisa. Este tema está descrito con más detalle en mi blog bajo el título “¿Cómo llega una sumisa a “ser“ sumisa?“.

(75) No creas que los grandes gestos de entrega te harán una gran sumisa. Los grandes gestos pasan y se olvidan, por el contrario la auténtica sumisión se demuestra día a día, mostrando tu actitud sumisa en los pequeños detalles, los pequeños gestos y entregas diarias que reforzarán vuestro vínculo. Deberías valorar mucho más el Amo que aprecie los pequeños gestos diarios, que el que te pida un gran gesto (a veces muy sospechoso).

(76) El principal enemigo de tu sumisión está en ti misma. El principal problema de una sumisa no es cómo debe comportarse. Tu principal enemigo es creer que eres sumisa exclusivamente para tu propio placer, el placer de usar a tu Amo para tus juegos de sumisión. Dependiendo del nivel en el que quieras vivir tu sumisión, cuanto más te despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Esta es la gran PARADOJA de la sumisión. Cuando la comprendas, la interiorices y la lleves a la práctica (según tu nivel), habrás superado el principal reto que tiene una sumisa. Todo ello, con la condición de que tu Amo sepa reconocer tu entrega. Es tu derecho.

(77) Que no te vendan la idea de que eres mala sumisa porque no aceptas todo lo que tu amo te pida; “todo“ no debe ser aceptado o asumido. Es un error fruto de la ignorancia. Mala sumisa es la que miente a su Amo cuando la pregunta es pertinente, la que incumple sus compromisos de sumisión cuando estos están dentro de los límites pactados, la que falta al respeto hacia su Amo si este lo merecía etc. Pero una sumisa no es mala sumisa si se niega a obedecer una orden que está fuera de límites.

(78) No te consideres menos sumisa por usar tu palabra de seguridad. Si una sesión se te hace insoportable la culpa no es tuya sino de tu Amo, y eso te legitima para usarla. Es lógico que tu Amo quiera que avances pero con la condición de que respete tu ritmo. Además forzar la sumisa más allá de sus posibilidades, va contra el principio general de que la sumisa debe estar a gusto en su papel. Una sumisa debe esforzarse si, pero NO odiar lo que hace.

(79) Antes de obedecer una orden de tu Amo, lo único que tienes derecho a preguntarte (como sumisa) es, si la orden está dentro de los límites consensuados, si va contra tu salud, tu familia, tus hijos, la ley, si perjudica tu vida de algún modo, etc. Si no contraviene ninguna de estas normas no tienes derecho, como sumisa, a negarte a cumplirla, y además deberías experimentar el placer de darle esa satisfacción a tu Amo.

(80) La mentira hacia tu Amo puede hacer que el sentimiento de dominio que él tenga hacia ti (un tesoro que deberías cuidar), se convierta en un castillo de arena. Toda su autoestima y su orgullo como Amo se vendrán abajo. La mentira y su hermana pequeña, la ocultación, son las peores faltas que una sumisa, como tal sumisa, puede cometer. Si tu Amo te pregunta cosas que están fuera de los límites tienes derecho a contestar o no, es tu prerrogativa. Pero si contestas, NO mientas. No te extrañe si tu Amo ante una mentira reiterada te quite el collar y te dé la libertad sin tú pedirla.

(81) En contraposición a la ocultación, la transparencia (dentro de los límites de tu sumisión) debería ser tu gran virtud como sumisa, tu mejor entrega. La transparencia supone la entrega de tus estados de ánimo, tus sentimientos más íntimos, tus temores, esperanzas etc. Tu Amo debería saber apreciarla y valorarla como la más bella de tus entregas. Además, sin conocimiento no hay dominación posible, por ello la transparencia es un medio excelente para que tu Amo te conozca mejor. Con ella ayudarás a que su dominación tenga mejor calidad y sea más segura. Además gracias a ella conseguirás que confíe más en ti.

(82) No es lo mismo comportarse como sumisa que “ser“ y sobre todo “sentirse“ sumisa. La sumisión verdadera es un sentimiento profundo, gozoso e intensamente deseado. Solo un Amo estúpido puede creer que ese sentimiento puede ser ordenado. Por el contrario a la sumisión hay que darle tiempo para que florezca. El Amo no ha de hacer más que sembrar, cuidar y esperar que crezca si su comportamiento ha sido correcto y la dedicación suficiente para que ello ocurra.

*¿ESCLAVA o SUMISA?

(83) La esclavitud es un estatus muy atractivo para la mayoría de las sumisas, sobre todo para las recién llegadas al BDSM. Como en todos los aspectos del BDSM, lo más importante es saber si el ser esclava está a tu alcance, si realmente tienes vocación y aptitudes para serlo y sobre todo, si vas a ser feliz siéndolo, o se trata sólo de una fantasía. Sumisas hay muchas, esclavas verdaderas muy pocas. Son joyas difíciles de encontrar.

(84) Hay varias definiciones de lo que es ser esclava. Ante todo la definición más evidente: esclava es la sumisa en su mas alto nivel. La más conocida es la que dice que es esclava la sumisa que no tiene límites, sólo tiene los que su Amo pueda tener porque confía plenamente en él. Otros opinan que es esclava aquella sumisa que no tiene ningún derecho excepto el de hacer feliz a su Amo. También hay algunos que dicen que es aquella que tiende al absoluto en su entrega, un absoluto que nunca es alcanzado, pero que en la esclava es constantemente deseado.

(85) Una sumisa ama desde el mismo momento en que lo es, puesto que (según su nivel) su principal empeño en la relación es lograr su felicidad a través de la de su Amo. En el caso de una esclava esto es especialmente cierto. De hecho la esclavitud es la mayor prueba de amor que una mujer sumisa, como tal sumisa, puede darle a un hombre.

(86) Una esclava BDSM no es una esclava en sentido literal. Su entrega está limitada por las 3 leyes fundamentales del BDSM: Sano, Seguro y Consensuado, y por otros límites evidentes en una sociedad civilizada. A mi entender la finalidad principal de la relación Amo/esclava BDSM (quizá su única finalidad) es que la sumisa se SIENTA esclava y disfrute de ese sentimiento, NO que real y literalmente lo sea.

(87) La esclavitud no debería ser entregada al día siguiente de ser sumisa. Sería señal evidente de que la relación no se toma con seriedad. Entre otras cosas porque la máxima entrega necesita de la máxima confianza, y esta confianza sólo se logra con el conocimiento mutuo que da el tiempo. Además, se trata de una decisión muy importante en la vida de la sumisa que puede tardar meses en ser tomada, a veces necesita años de estrecha convivencia.

(88) Después de ti, el factor más importante en tu esclavitud es tu Amo, a él va dirigida. Y no sirve cualquier Amo. Sin un Amo adecuado la esclavitud no es posible. Ante la esclavitud de su sumisa, la primera actitud de un Amo debería ser la del máximo respeto. Tu Amo debería percibir tu entrega como un gran honor, el mejor homenaje a su dominio, y eso debería marcar su comportamiento contigo. Ser esclava necesita de una gran madurez como persona y como sumisa...Y también de un Amo emocionalmente maduro, sano y responsable.

(89) Suele decirse que el poder absoluto corrompe absolutamente. La entrega total de la esclava puede hacer que el Amo se abandone en el cuidado y cultivo de la relación o que su moral se resquebraje fácilmente ante la obediencia sin sombra de duda que la esclava le ofrece. Además deberás estar segura que respetará tu salud, tu familia, tus hijos, etc. Si quieres un Amo para tu futura esclavitud elige con sumo cuidado. Elígelo sobre todo por sus valores morales.

(90) Un Amo que le exige esclavitud a su sumisa, resulta patético. La esclavitud es un paso tan importante en la vida de una sumisa, que debería nacer de una decisión personal muy meditada, profunda y totalmente voluntaria. En realidad es un honor inmenso que se le hace al Amo, es el reconocimiento de muchas cosas, la principal de las cuales es que ha sabido hacerla feliz mientras era sumisa y ahora quiere hacerle el hermoso regalo de su esclavitud. Los regalos se aceptan, no se piden, y mucho menos se ordenan.

(91) Por definición, a la esclava (como tal esclava), sólo le queda un derecho, el derecho a procurar la felicidad de su Amo por medio de su esclavitud, por eso, la única petición que una esclava suele hacer, es que al menos, esa entrega total sea aceptada, reconocida, alentada. Si ésa es tu vocación, deberías asegurarte de que el Amo que elijas sea digno de esa ofrenda, que sepa valorar lo que vas a ofrecerle, y sobre todo, que te dé la suficiente confianza, porque la entrega total no es posible sin la total confianza.

*AMOR Y BDSM

(92) Privarse del amor en aras del BDSM es una estupidez. Amar es uno de los mayores placeres humanos. Todas las personas estamos en mayor o menor medida dotadas para dar y recibir amor. Los que tenemos tendencias BDSM también tenemos esa necesidad en mayor o menor medida.

(93) No confundas querer con amar. Se quiere una manzana, un coche...o un Amo. Se ama cuando además de querer a alguien nos preocupa su felicidad tanto o más que la nuestra. Amamos cuando además de lo que nos pueda aportar una persona nos interesa el bienestar que le podamos dar. Por ello, para mi, resulta evidente que una sumisa ama desde el mismo momento en que lo es.

(94) Resulta frecuente encontrar Amos que creen que amar a su sumisa les impedirá dominarlas, que los convertirá en Amos débiles en manos de ellas. Todo lo contrario, los Amos seguros de su dominio no lo temen. Amar de forma auténtica es trabajo de espíritus fuertes. Generalmente la confusión viene de que algunos creen que todo ha de hacerse a la vez.

(95) Aunque vuestra relación sea 24/7, veinticuatro horas son muchas horas, siempre encontraréis un rincón de tiempo para la complicidad y el cariño. Hay un tiempo para cada cosa. Hay un tiempo para azotar y otro para acariciar, hay un tiempo para humillar y otro para amar. Todo eso está dentro de nosotros. No tiene sentido exteriorizar sólo las tendencias BDSM. Es absurdo reprimir la parte de nuestros afectos porque creamos que sólo así podemos llevar a cabo con éxito nuestras tendencias BDSM.


*SI ESTAS CASADA...

(96) Si estas casada o tienes pareja estable, el primer lugar donde debes buscar tu Amo no está muy lejos, está en tu propia casa. Se trata de tu esposo. No hay nada más lógico que el hombre al que amas, el padre de tus hijos, con el que compartes tu vida, sea el Amo que buscas. Algunas dicen que someterse a la persona de la que conoces todas sus debilidades le quita la aureola del Ser Todopoderoso que algunas necesitan. Éste suele ser un síntoma de sumisión inmadura: a medida que vayas madurando como sumisa, esa fantasía irá siendo sustituida por tu admiración hacia el esfuerzo que por amor a ti hará para convertirse en el mejor Amo que le sea posible. Quizá entonces descubras en él al hombre que no conocías: tu Amo.

(97) Aunque creas que es imposible que la persona con la que vives albergue sentimientos dominantes, dale al menos el beneficio de la duda. La mayoría de las personas tenemos tendencias dominantes y/o sádicas, pero en su mayor parte las reprimimos en aras de una moral que no se plantea, que lo mejor que se puede hacer con ellas es airearlas de manera sana y segura (ésa es la mayor utilidad del BDSM), en lugar de reprimirlas.

(98) Es frecuente encontrar parejas en las que, por desconocimiento mutuo, ambos han buscado información o la práctica BDSM a la vez fuera del matrimonio. Antes de llegar a esta situación absurda, asegúrate de que tu Amo no esta esperando a ser descubierto dentro de tu propio marido. Si de verdad te ama, lo intentará con la misma intensidad que tú lo hagas. Tú lo conoces mejor que nadie, y tienes muchas ocasiones para intentarlo, aprovéchate de esas ventajas.

(99) Si eres casada y estás decidida a encontrar tu Amo fuera de tu pareja, debes tener especial cuidado en elegir. Tu Amo debe ser alguien muy especial. Debe ser no sólo caballeroso, sino además, especialmente discreto. Tener muy claro que él está después de tu familia, de tu trabajo, de casi todo. Que sólo le podrás dedicar un rincón de tu tiempo aunque sea dueño de casi todo tu corazón. Debe estar dispuesto a hacer kilómetros para verte a escondidas. Tener mucho autodominio, responsabilidad y hasta azotarte de una manera especial para evitarte problemas con tu marido.

(100) Tu Amo deberá estar dispuesto a hacer mutis por el foro si ocurre que, algún día, encuentras a tu Amo en quien más derecho tiene a serlo: tu propio marido. Entonces deberá estar dispuesto a salir de tu vida haciendo el menor ruido posible, sin alharacas ni derramando lágrimas por la red. Seguramente si te has hecho merecedora de que este hombre excepcional te prodigue sus atenciones, es porque de verdad te ama. Dejarte en brazos de otros hombre será especialmente doloroso para él. Todo un hombre y todo un carácter, algo bastante difícil de encontrar. Si éste es tu caso, ten paciencia y elige bien.

*¿DÓNDE APRENDO? En la primera página de mi blog hay un acceso directo a una lista de direcciones en donde encontrarás CONOCIMIENTOS BÁSICOS sobre el mundo BDSM. Han sido elegidas, sobre todo, pensando en aquellas personas que quieran INICIARSE en el BDSM.

Mi agradecimiento a las sumisas que me han hecho sugerencias en este trabajo: felina{SK}, lena{DR} y mavie de AmoDark. También a las esclavas monique[V] y seda[JP] .

El Faro
http://elfarosm.blogspot.com
elfarosm@yahoo.es

lunes, mayo 18, 2009

¿CÓMO LLEGA UNA SUMISA A “SER“ SUMISA?

La primera pregunta que se hace una mujer que cree tener
tendencias sumisas es si realmente tiene vocación sumisa, si ES
sumisa o es sólo una fantasía .

Una sumisa lo es, cuando al menos se cumplen los siguientes
requisitos:

1)Que se sienta sumisa.
2)Que quiera ser sumisa.
3)Que quiera esforzarse en ser sumisa.
4)Que no haya nada que le impida finalmente SER sumisa.


*QUE SE SIENTA SUMISA:¿Cómo sabe una sumisa que es sumisa?, éste
es el primer problema con el que se enfrenta una sumisa, no sabe
si realmente es sumisa, no sabe realmente lo que quiere y de dos
maneras:
-Si es algo pasajero o profundo.
-Si sus sentimientos son sumisos, dominantes o ambos a la vez.

Se podría decir que una mujer “se siente“ sumisa si percibe,
siente, experimenta, sentimientos y necesidades sumisas en su
interior. Lo que primero se suele percibir, las vivencias sumisas
iniciales más conocidas e inmediatas son las FANTASÍAS sumisas.
Normalmente se suele partir de ahí. La lectura de los relatos
BDSM puede ser un buen instrumento en la exploración de las
propias fantasías, con la condición de no perder de vista que son
sólo eso: fantasías.

Lo que realmente define la sumisión y lo que primero debes
preguntarte si tienes, es lo que ha venido en llamarse la
“esencia sumisa“, que en resumen es el deseo profundo de
conseguir la propia felicidad a través de la felicidad del Amo.
Es decir, cuando se da el hecho paradójico de que cuanto más te
despegues de tu propia satisfacción para entregarte a conseguir
la de tu Amo, más feliz serás en tu entrega. Ésta es la gran
PARADOJA de la sumisión . La otra gran paradoja la constituye el
hecho de que, la mayoría de las sumisas, experimentan una
sensación de mayor libertad cuanto más sumisas, sujetas y
entregadas se sienten.

Esta primera y aparente paradoja además, parece ir en contra del
Principio del Placer, por el cual, todo ser vivo tiende a la
satisfacción de sus necesidades y el placer que ello le
proporciona. Porque la sumisa como todo ser vivo, tiende a
conseguir su propia felicidad. Nada ni nadie, ni mucho menos su
Amo, deben apartarle de este empeño vital.

Pero además parece que va en contra del principio fundamental de
la sumisión por el cual, ésta debe proporcionar placer en sí
misma. No tiene sentido someterse a alguien, si esa sumisión no
va a darle satisfacciones a la persona sumisa.

El secreto de esta aparente paradoja y sus contradicciones está
en el RITMO y el NIVEL. Cada sumisa tiene un ritmo y un límite en
su entrega, límite a partir del cual ya no le resulta placentera.
Piénsese por ejemplo, que todas las sumisas no tiene vocación de
esclava, ni tienen porque tenerla. Suelen encontrarse Amos, que
estúpidamente se empecinan en lograr que sus sumisas superen un
nivel para el que su sumisa no tiene capacidad ni posibilidad. Su
nivel está muchas veces limitado simplemente por sus propias
circunstancias personales. A veces la impaciencia e inmadurez del
Amo le hace exigir a su sumisa un nivel superior demasiado pronto
y demasiado rápido.

En realidad si una persona tiene tendencia a la sumisión, tiene
la necesidad más o menos desarrollada de procurar la felicidad de
su Amo. Pero cualquiera puede comprender, que a una sumisa no se
le puede pedir desde el primer día que la satisfacción de hacer
feliz a su Amo supere la natural tendencia a conseguir su propio
placer inmediato.

Pero lo que sí puede pedírsele a una sumisa es que haga su
entrega a su RITMO. Un ritmo guiado y dirigido inteligentemente
por su Amo que poco a poco le ayudará a superar esta aparente
contradicción y a buscar y encontrar en su interior el placer de
la entrega. Y todo ello hasta un NIVEL, “su“ nivel, el que ella y
su Amo antes o después encontrarán, y que éste deberá respetar
como uno más de sus límites.

Todo esto no viene por arte de magia, porque sí. Para que la
sumisa encuentre su felicidad en la aparente negación de la suya,
necesita ante todo que su entrega sea reconocida y apreciada por
su Amo, necesita de su apoyo y estímulo positivo, además de un
comportamiento correcto de su Amo, con trabajo, dedicación,
honestidad etc.

Ocurre frecuentemente que los Amos olvidan que lo primero que un
Amo debe lograr de una sumisa es que sea feliz en su sumisión, lo
que a su vez redundará en un mayor deseo de ella de darle toda la
felicidad y satisfacción posible. Este maravilloso método de
dominación lo llamo “la Espiral Positiva“ y no me extiendo en él
porque está perfectamente descrito en este blog.


*QUE QUIERA SER SUMISA: Una sumisa puede que tenga deseos sumisos
pero puede que no quiera dejarlos salir, practicarlos. Las causas
pueden ser muchas. Quizá porque su necesidad no es lo
suficientemente perentoria para....

*QUE QUIERA ESFORZARSE EN SER SUMISA: Ser sumisa -como el ser
Amo- conlleva esfuerzos y renuncias que quizá una mujer no esté
dispuesta a hacer. También implica a veces riesgos físicos,
emocionales y de todo tipo que no le compense afrontar.

*QUE NO HAYA NADA QUE LE IMPIDA FINALMENTE SER SUMISA: Puede que
la sumisa tenga a su favor los tres requisitos anteriores, pero
es posible que no pueda llevar a cabo su sumisión de manera
práctica por motivos ajenos a ella. Las razones pueden ser
variadísimas: No encontrar el Amo que a ella le parezca
apropiado, su situación familiar, minusvalías físicas, etc .

En definitiva, no basta la fantasía de ser sumisa. Para SER
sumisa, se necesita sentirlo, querer serlo, esforzarse en ello y
que no haya nada que le impida finalmente SER SUMISA.


¿PERO, REALMENTE SOY SUMISA O TODO LO CONTRARIO?

Muchas veces he oído de Amos: “¡Bah!, mi sumisa no sabe lo que
quiere“. Sin pensar que éste es un proceso normal. Ocurre
frecuentemente. Al principio la sumisa no sabe identificar muy
bien lo que le pasa. Es labor de su posible Amo guiarle (sin
forzarle jamás), primero en la elección del lado de la fusta en
el que quiere quedarse y después en qué nivel quiere vivir su
tendencia. A veces ocurre que la mujer en cuestión, realmente no
tiene necesidades BDSM de ninguna clase. En este caso, un Amo
honesto y responsable debería expresarle su opinión en este
sentido.

El problema es, que todos somos switch, sólo que tenemos un
porcentaje mayor de una tendencia u otra. Decidirse a qué lado
quedarse a veces lleva tiempo.

No te inquietes ante la aparente paradoja de que tener un
caracter fuerte y sin embargo tener fantasías sumisas. Si tienes
fantasías exclusivamente sumisas, lo más probable es que tu
tendencia principal sea efectivamente sumisa. Esto ocurre porque
EL CARÁCTER NO DEFINE LA TENDENCIA. Puedes perfectamente tener un
carácter fuerte y tu tendencia ser sumisa, o viceversa en cuanto
al dominante.

Además, la sumisión no aparece con cualquier persona y en
cualquier lugar, se suele disparar en ciertos momentos y
situaciones, no en cualquier momento. De ahí que por ejemplo, una
actitud dominante de alguien que no conoces, que no te atraiga o
que esté fuera de contexto, se suele percibir más como algo
patético que como una situación excitante.

Jay Wiseman en su obra “BDSM“, Página 467, propone un criterio,
que aunque simple, es muy efectivo: “Si quieres saber qué es lo
que te va, presta una atenta mirada a qué es lo que estás
fantaseando justo antes del orgasmo cuando te estás masturbando“

Ser sumisa es en principio muy sencillo, consiste sólo en eso:
SER sumisa, es decir, que mientras desees serlo y ante la
presencia de tu Amo, tu cuerpo y tu mente reflejen una ACTITUD
sumisa, tener pensamientos sumisos, obedecer sumisamente, y sobre
todo, que se note tu felicidad de ser sumisa, junto con la
satisfacción de aumentar el bienestar de tu Amo. Una sumisa que
no es feliz de serlo, es una mujer que escenifica su sumisión,
pero NO es sumisa.
http://elfarosm.blogspot.com/
elfarosm@yahoo.es